La universidad como ágora

Rocío Solís

Si miramos esta foto deprisa vemos a unos jóvenes rodeando a dos personas encima de una tarima. Parece un aula y parece que los chicos, que empiezan a parecernos alumnos, están escuchando.

Si agudizamos un poquito más la mirada podemos reconocer, quizá, que quien habla es Antonio López, uno de los pintores españoles más importantes de nuestra época. La foto es mala, cogida por la cámara mala de un móvil viejo. Pero el momento es inconmensurable y eso es lo que quiere atrapar esta fotografía: la sabiduría que surge en los pliegues de lo cotidiano y que no está colapsada por el flash de una instantánea, que no tiene la calidad estética para pasar el filtro de fugacidad y sorpresa de ninguna red, quiere colarse en la vida universitaria cuando esta es lo que dice ser.

Si agudizamos el oído, como están haciendo los alumnos que vemos, comprendemos que el pintor Antonio López, llevado de la mano del catedrático Pablo López Raso, estaba haciendo universidad, es decir, estaba enseñando a otros a través de la palabra, la experiencia y el conocimiento. Invitado a impartir un curso a los alumnos de Bellas Artes lo clausuraba con una conversación con el director del grado y lo hacía en el aula, sin focos, hablando de lo que sabe y vive, el misterio de la creación a través del arte de la pintura.

Sigue leyendo

Tumbas que nadie visita

Isidro Catela

En mi charra tierra natal la muerte forma parte de la vida. De un trágico y unamuniano sentimiento vital, si quieren, pero parte insoslayable de una vida digna de entenderse como tal. A la generación que se está marchando se les hace un nudo en el estómago solo con oír hablar de eso del cremar y no se encuentran del todo a gusto en los asépticos y eficaces tanatorios de las afueras. Este ADN tan mortal ha dejado en algunos de nosotros huellas indelebles que, con el paso de los años, componen un cuadro que – a grandes rasgos – da gusto verlo. 

Uno de los episodios frecuentes, y contra pronóstico felices, que urden la trama de mi herencia intangible se remonta a la niñez, en torno a la edad del uso de razón, cuando mi madre y mi abuela me empezaron a llevar a hacer la visita a nuestros muertos en el cementerio. La liturgia, que sigo celebrando, ahora ya más de Pascuas a Ramos, comprendía emocionados padrenuestros y avemarías, y sobre todo, una limpieza de las lápidas como Dios manda. Mi madre, mi abuela y alguna que otra tía abuela que venía en la comitiva siempre tenían hueco para, entre tanta aparente desolación, ensanchar la mirada y hacer una discreta y rotunda afirmación de la vida: consistía en apiadarse de las tumbas vecinas, aquellas que nadie visitaba, aquellas que lucían sucias y abandonadas, de las que solo conocíamos nombres, epitafios, fechas y alguna foto de carné de los difuntos. Mi madre fregaba la lápida llena de tierra, mi tía abuela se privaba de alguna flor fresca para su madre y se la colocaba a una madre desconocida, mi abuela extendía los rezos para fueran también por todos los ignorados del cementerio. Me enseñaron así, por la vía de los hechos, una primera forma de compasión cristiana, de esa de la que tan bien habla el profesor Alejandro Rodríguez de la Peña cuando afirma que la verdadera compasión se da con el extraño.     

Este fin de semana pasado se me agolparon en el corazón y en la memoria unos cuantos cementerios infantiles y un número indeterminado de vidas ocultas. Fue al sobresaltarme con la nueva matanza de católicos en Nigeria. Lo hice contra la indiferencia y el silencio reinante en algunas parrillas de programación, que prefirieron hace tiempo ocultar la verdadera compasión y darnos a cambio un líquido sucedáneo de solidaridad que apenas nos vincule y comprometa. Lo hice releyendo aquellas palabras que corolan “Vida oculta”, la película de Terrence Malick sobre el beato Franz Jagerstatter: “el bien del mundo depende en parte de actos no históricos. El hecho de que a ti y a mí las cosas no nos hayan ido tan mal como pudiera haber sido, se debe, en parte, a aquellos que vivieron fielmente una vida oculta y descansan en tumbas que nadie visita”. 

Rafael Álvarez, El Brujo: “Las grandes obras siempre giran en torno al significado de la vida”

El famoso dramaturgo Rafael Álvarez, más conocido como «El Brujo», ha participado en una tertulia organizada por el Máster de Humanidades de la Universidad Francisco de Vitoria  en colaboración con el Instituto Newman el pasado 19 de mayo, en compañía del periodista El Debate, Ricardo Franco, y la coordinadora del Grado en Humanidades, Victoria Hernández Ruiz.

Sigue leyendo

Cada día

Rocío Solís

Cada día arranco mi furgo y cada día me doy cuenta de que a pesar de las amenazas sigue sucia y llena de papelitos que los niños han desperdigado como migas para volver a casa. Cada día esa furgo me lleva a través de una carretera de curvas, que cojo porque es más bonita que la autopista, a mi lugar de trabajo, y cada día lo encuentro disponible para que lo asuma, para que haga cosas, para que labore, para que las cosas sucedan. Cada día hay personas que me esperan y que a mí me parece que se alegran de que esté, yo desde luego mucho de que ellas permanezcan. Cada día empiezo el día suplicando, junto a otros, que el Misterio de la vida no decaiga, y luego me tomo un café con un buen compañero de ese viaje. Cada día veo esto y me pregunto por qué ese árbol no se tuerce y por qué el Cielo no cae sobre nosotros. 

Y muchos días escucho voces que enseñan detrás de esos cristales a un puñado de alumnos que sentados lo esperan todo de la vida aunque ellos no lo sepan. Cada día pido no dejar de esperarlo yo tampoco. Cada día, un rato al menos, me quedo mirando esas nubes, u otras, ya me entienden, y por un momento siento que son ellas las que me vigilan. ¿Cambiaré yo tan rápido como ellas? ¿Pasaré yo tan rápido como ellas pasan? ¿Alguien jugará a interpretarme a mí y darme forma? Cada día, dice Google, que respiro 23.000 veces, ¡y yo sin enterarme! Y las mismas veces, ¡qué armonía!, son las que parpadeo. Y mientras, hago otras cosas, porque estas, las que hace mi cuerpo, es como si no las hiciera yo, no tengo que preocuparme. Cada día hay una conversación que no esperaba, una confidencia que no me he ganado, un agradecimiento que sé que no me corresponde, quizá también algún disgusto que me despierta y no me permite abstraerme. Cada día, cada día…. Solo pido estar atenta.

Una declaración de intenciones

Juan Serrano

La semana pasada un viejo amigo invitó a muchos viejos amigos a cenar asado. Un jueves, a cenar, con muchos exámenes por corregir y levantándome el viernes a las 6 de la mañana.

Últimamente, la respuesta automática para mí, cuando se me plantean planes tras la puesta de sol —los niños— es la negativa. En esta ocasión me animó mi mujer y dije que sí. Era una convocatoria atípica donde el denominador común era el Departamento de Humanidades de la universidad. Tiendo a anticipar el resultado de las cosas antes de que sucedan y a menudo me privo a mí mismo de la posibilidad de que algo me pueda sorprender.

Sigue leyendo

El eco del folio

Alejandro de Pablo Martínez
Profesor de Humanidades de la Universidad Francisco de Vitoria

Enfrentarse a un folio en blanco es un reto. A veces lo asumimos y en ocasiones intentamos postergarlo aludiendo a incapacidad para ello. Pero desde luego ante un folio, proyecto, vida, experiencia, ante la verdad desnuda, nos encontramos con nosotros mismos.

Sigue leyendo

Tertulia con Rafael Álvarez, El Brujo.

El Máster de Humanidades de la Universidad Francisco de Vitoria, en colaboración con el Instituto Newman, organiza una tertulia sobre la búsqueda del sentido de la vida y la convivencia con el misterio a través del teatro. Tendremos el privilegio de contar con el actor y dramaturgo español Rafael Álvarezmás conocido como «El Brujo«. Acompañarán a nuestro invitado en el diálogo Ricardo Franco, periodista de El Debate y Victoria Hernández Ruiz, profesora de humanidades de la Universidad Francisco de Vitoria.

Día: Jueves 19 de mayo de 2022.
Hora: 19:00 hrs.
Lugar: Pecera del Edificio H de la Universidad Francisco de Vitoria. 
Es necesaria la inscripción en este enlace

*Está actividad no otorga créditos ECTS a los alumnos de la UFV.

Captura de pantalla 2022-05-09 a las 12.49.01

Cristianismo y cultura contemporánea

Licenciado en Pedagogía y doctor en Filosofía, Gregorio Luri es autor de una veintena de libros, el último bajo el título “La mermelada sentimental”. Durante el coloquio que lleva por título “Cristianismo y Cultura Contemporánea: ¿Podemos esperar?”, expresó que se trata de una pregunta urgente que implica una diversidad de respuestas. Con este encuentro de la Universidad de Navarra se quiere reflexionar sobre los retos de la cultura contemporánea y cómo afrontarlos desde una perspectiva cristiana.

No se puede esperar que la solución venga de fuera, empezó argumentando Gregorio Luri, quien afirmó que no se trata tanto de contar lo que dice el cristianismo, sino de contarlo en relación con el mundo contemporáneo. Por dos razones: porque al transmitir la realidad le debemos el elogio del rigor, “Cristo no fue un cenizo y puso las cosas en su sitio”, y porque tiene un carácter de diálogo con esa realidad que es un requisito imprescindible.

En el coloquio también intervino Lupe de la Vallina, fotógrafa especializada en retrato. Dijo que no había que esperar nada porque ya está ocurriendo, y el cristianismo no necesita que vuelva Cristo, la oportunidad de expresar el evento cristiano es el mismo que el del año primero. Expresó que es fascinante la relación que existe con la contemporaneidad: “Si Rosalía o Tangana graban donde graban no es por algo exótico, sino por la potencia histórica de tantos siglos”, declaró.

Junto a ella, Ricardo Piñero, catedrático de Estética en la Universidad de Navarra, afirmó que hay que liberarse del miedo para responder a lo que podemos esperar, para que haya una convivencia serena con la realidad. El proyecto intelectual del máster busca atajar la incertidumbre y transformar la desesperanza actual. “No quiero hacer filosofía cristiana, sino vivir la experiencia real de ser profesor de filosofía, al mínimo problema tomamos un analgésico y no miramos el valor salvífico del dolor”, afirmó.

La aportación del cristianismo para Luri se resume así: frente al presente perdido ante el viento del futuro, la mirada correcta es la del pasado que se proyecta hacia el presente. Ante el cansancio del hombre de sí mismo que le lleva al ideal transhumano, “basta con recordar que hemos conocido el amor de Dios”.

Lupe de la Vallina constató dos mundos en el arte: el moderno vanguardista y el de la experiencia religiosa. Sin embargo, la necesidad de buscar lo infinito le ha llevado a amar la libertad que da el arte como profeta, en el sentido de decir las cosas como son, pese a las apariencias, ya que la poesía es el único lenguaje con el que se puede decir lo eterno: “La cultura cristiana que puede ser transformadora es la que surge del enamoramiento y la necesidad de palpar el misterio último surge de una experiencia, no de un programa”, confesó.

El mundo está para amarlo, insistió G. Luri, pero las cosas grandes, si no se aman, no se conocen. Se puede pensar que la Teología es una ciencia excéntrica, incluso los expertos de otras religiones se sorprenden ante la falta de leyes en el cristianismo, pero hace falta caridad cristiana para tener una mirada adecuada sobre la realidad. “Estamos esperando el analgésico que nos libre de las asechanzas del mal mientras lo bello se oculta tras lo útil”, afirmó.

¿Por qué hay que renunciar a hablar de la belleza? El profesor Piñero se lo preguntó porque, en su opinión, existe un deseo amoroso en el hombre que no encierra un efecto de centrifugadora no saciante, sino que su fin es Cristo. Lamentó que los académicos e intelectuales recientes nieguen esta dimensión en el arte y la ciencia. “Nuestra forma preferida de vivir en el mundo es la belleza, incluso en la favela más miserable te encuentras un tiesto”, manifestó con contundencia.

Gregorio Luri reflexionó que incluso en la fragilidad hay intensidad de belleza, como en el abrazo, el beso, el sol, la comida…, son bellezas efímeras, pero que aportan grandeza porque sabemos que junto a ellas hay una belleza especial: “No hay espectáculo dramático más bello que una Misa que anuncia la victoria de la muerte”, observó, “el hombre se mueve entre el animal y el ángel, puede degradarse y sublimarse, para lo primero solo hay que seguir la inercia, lo segundo exige esfuerzo, precisa llevar la belleza a la vida”.

Ricardo Piñero añadió que eso tiene que ver con la condición de Dios como Belleza absoluta y si somos hijos de Dios por naturaleza es una “estupidez” huir de esa armonía y magnanimidad. “La persona más inteligente y buena con la que he trabajado se llama Josepth Ratzinger, y hablando con él sobre por qué se había apuntado al cristianismo y no al hinduismo, me contestó que por amor, el amor es tumbativo, aunque no se entienda a veces”.

La fotógrafa respondió a las preguntas de los estudiantes asegurando que no hace falta traducir el cristianismo para hacerlo atractivo, solo necesita ser encarnado para que se transmita por ósmosis, por lo que “generar cultura cristiana contemporánea es vivir apasionadamente la fe”.

 

G. Luri finalizó el coloquio animando al auditorio a no vivir como el erizo, encorvado sobre sí mismo, y a reivindicar el alma sin complejos porque no tiene sustitutos. “No hay una manera única de conocer la realidad, hay una parte que demanda una mirada ampliada si se quiere comprender en su singularidad y tenemos pocos instrumentos que ayuden más a esto que la propia fe”, concluyó.

Pablo Delgado, profesor de Fisioterapia UFV: “Una gran mentira es que la felicidad está en la salud”

El profesor Pablo Delgado de la Serna celebró el pasado miércoles 1 de diciembre el Café Newman sobre el sufrimiento y ese mismo viernes le detectaron un cáncer. Un mes y medio después este minicurso iba a ser online, pero Pablo prefirió ver las caras de los universitarios y seguir su vida normal. Aunque le da vergüenza hablar de su libro, propone “Diario de un trasplantado” como base para el trabajo de reflexión universitaria. En este libro relata cómo ve su vida y una de las cosas que más le ayuda, lo que él llama el equipo SAP: Sara (su mujer), Amelia (su hija) y Pablo (él mismo).

El día que se enteró del cáncer, Amelia le preguntó si estaba enfermo: “lo estoy todos los días, pero hoy un poco más”, pero ella le quitó la prótesis de la pierna porque sabía que eso le relajaba y descansaba. Pablo considera que el sufrimiento es lo que hay, se transmite por el sistema nervioso, pero es la interpretación de ese dolor lo que lo cambia. Cuando él le pregunta a la niña si quiere que tenga dos pies ella lo que quiere es a Blas, como llaman al muñón: “tiene una mirada más profunda de la realidad que no deja de emocionarme”, expresa Pablo Delgado.

Son las cosas más pequeñas las cosas más grandes

El psicólogo y psiquiatra Víctor Frankl decía que lo más importante de la vida no es el placer ni el poder, sino la capacidad de darle sentido. Pablo Delgado asegura que buscar sentido a una vida enferma es difícil, pero al final lo tiene: “son las cosas más pequeñas las cosas más grandes y, aunque a los Reyes Magos les pedimos cosas materiales, de lo que siempre no acordamos es de lo que no es material: abrazos, besos, experiencias… esa pequeñez las hace enormes. Pasamos media vida enredados en cosas que no nos van a llenar, no pretendamos que las grandes metas sean grandezas momentáneas, es cierto que un viaje puede ser maravilloso, pero cuando miro hacia atrás me acuerdo de otras cosas invisibles”, sostiene.

El prólogo del libro es del periodista Carlos Herrera y Pablo Delgado exclama que fue una suerte contar con él: “me impresiona cuando dice que con el libro descubrió ‘una forma de afrontar la vida llena de fuerza y cómo resurgir una y otra vez de la ciénaga del dolor’. Esto nos dice que la vida no son solo triunfos, es complicada, todos tenemos una mochila que pesa, lo que hay que intentar es facilitar los momentos con cosas pequeñas. La enfermedad me quita planes de futuro, por ejemplo, yo no puedo salir a cenar porque tengo que conectarme a la máquina de diálisis, pero esto me obliga a vivir en el presente, como si cada día fuera el último. En diciembre me pusieron la prótesis definitiva, pero el mismo mes me anunciaron el cáncer, no tenemos el lujo de esperar para ser felices porque no sabemos si van a venir esos días. Necesitamos momentos duros para ser conscientes del peso profundo que tienen las personas, sus gestos, que no es accesible a los ojos”.

La felicidad está en la actitud de comerse la vida todos los días

Pablo Delgado cuenta que la sensación que tuvo al estrenar un coche nuevo adaptado fue maravillosa, pero advierte que a partir de ahí todo fueron gastos, en cambio, la convivencia con las personas es más duradera. Le ha ayudado mucho a entender esto el hecho de no centrarse en las cosas que la sociedad vende para ser feliz, como los likes de Instagram, y remarca que “una gran mentira es que la felicidad está en la salud”: “yo no recuerdo un solo día de mi vida sano y me considero feliz, pleno y digno, porque es una cuestión de actitud, me quiero comer la vida todos los días y, aunque sería más cómodo quedarme en casa, prefiero complicarme y venir aquí; reconozco que a partir de las seis de la tarde es una tortura, pero ya tendré tiempo de descansar, mi hija no tendrá 3 años nunca más y es un regalazo que me salte a caballo aunque me pueda hacer daño, cuando tiro el cojín al suelo ya viene corriendo porque sabe que ese tiempo es para jugar. Hay que tener unas ganas locas de vivir”.

Me siento equilibrado mental y espiritualmente para morir

Una enfermedad crónica nunca para y Pablo Delgado confiesa que no sabe lo que es encontrarse bien, no recuerda un día sin dolor, sin estar cansado y encontrarse mal: “a mí me ha hecho crecer mucho como persona mi enfermedad, gran parte de lo que soy se debe a que dependo de una máquina y cuando me anunciaron el cáncer, aunque lo primero que pensé fue ‘no me puedo morir ahora’, lo cierto es que me siento preparado para la muerte, en un equilibrio mental y espiritual muy bueno, de hecho, hace años arreglé algunas cuentas pendientes y a la gente a la que había hecho daño les pedí perdón, en fin, es un camino que todos tenemos que hacer para prepararnos, sin que esto sea un agobio, pero que tampoco sea algo que relacionemos únicamente con la edad, yo me sigo viendo joven con 44 años”.

A Pablo le cambió la vida cuando dejó de importarle morir: “tomé conciencia de que toda la angustia que tenía podía servirme para ayudar a los demás y dar luz a otros enfermos”. Así fue como empezó a idear el libro y a usar las redes sociales: “he respondido a 700 mensajes sobre mi post del cáncer y el primero que sale ganando soy yo porque hay más placer en dar que en recibir”. Argumenta que regalar algo con 5 euros es más difícil que con 2.000, ya que hay que pensar que sea adecuado y dedicar atención al otro, mientras que una vida de grandes lujos la tiene cualquiera con dinero. Del mismo modo, lo difícil es ser feliz en momentos adversos, pero se puede perfectamente jugando bien las cartas que tienes, intentando ayudar a los demás.

Los valores hacen fuerte al débil

Pablo Delgado lamenta que la sociedad se haya individualizado y vaya haciéndose cada vez más fría: “hay que hacer la sociedad más humana para que no esté vacía, para que no triunfen los paradigmas de ‘guapo, rico, cachas, sano o famoso’, yo tengo un 81% de minusvalía y no serviría para nada en esa sociedad; el mundo actual no está hecho para el débil, sino para el que aparca en una plaza de minusválido porque solo es un minuto”.

También le gusta la imagen del Papa Juan Pablo II cuando aparecía en público en una silla de ruedas y se le caía la baba para reivindicar una sociedad con valores: “JPII tenía mucha fuerza por dentro, mientras que hay gente que pasa muchas horas en el gimnasio que es muy débil por dentro”. Pone el símil de un edificio en construcción que durante los primeros cinco meses parece que no pasa nada, pero está poniendo unos buenos cimientos sobre los que construir.

“Ante una mala noticia puedes llorar”, afirma, “pero no puedes recrearte en ella porque serías egoísta siendo enfermo, al final amargas al otro y es feo valerse del victimismo”. Aristóteles decía que el hombre feliz es el virtuoso, a lo que Pablo añade que “los placeres inmediatos son fuegos artificiales que generan insatisfacción, puesto que la felicidad de un proyecto familiar que dura toda la vida es mucho más grande. Por eso, es posible ser feliz estando enfermo, porque la clave es el camino y no el destino”.

No se cansará de repetir que “la vida hay que bailarla cada día” y recuerda a los asistentes al Minicurso Newman que asistir a la oferta cultural de la UFV es una suerte: “Carlos I de España y V de Alemania no tenía ni luz, ni agua caliente, con todo su poder iba en carroza, y murió de gota. Hoy en día somos unos afortunados, podemos comer tres veces al día, yo mismo puedo tener diálisis diaria gracias a no vivir en EE. UU. porque no podría pagarla, estamos sobrepasados de bienes y corremos el riesgo de no valorarlos”.

El silencio ayuda a saber quiénes somos

Respecto a la pregunta sobre quiénes somos, con nombres y apellidos, y circunstancias, se precisa muchas veces de silencio. Ahí es donde alguien conoce si es feliz y por qué, sobre todo, porque en algún momento fue infeliz, y también donde se valora la realidad tal como es: “yo soy Pablo Delgado de la Serna, mido 1,68 y estoy enfermo, podemos vivir con caretas, seguir teniendo los roles que adoptábamos en el colegio con los amigos, pero lo importante es ser quiénes somos siempre y en todo lugar”.

Junto a esto, el paciente crónico es agresivo consigo mismo, por lo que Pablo Delgado recomienda imaginarse cómo sería la respuesta que se daría a un amigo que pasara por la misma situación: “le diríamos ‘no te tortures’ y, sin embargo, a nosotros nos machacamos porque vivimos una lucha interna, es brutal la capacidad de autodestrucción, el paciente crónico no da tregua, yo a veces vivo como el protagonista de la película ‘Una mente maravillosa’ que convive con su enfermedad mental aprendiendo a no escuchar cierto discurso y a ignorar el sentimiento de carga”. Y confiesa: “si pienso en que la edad de cuidar a un marido enfermo es de 80 años me pesa que mi mujer lo elija, incluso a veces, furtivamente, me preguntaba si iba a salir corriendo, si no calculó bien las consecuencias cuando dijo ‘en la salud y en la enfermedad’”, bromea.

El acompañante es un héroe al que también hay que cuidar

De cara al enfermo, es difícil la vida del acompañante que, según Pablo Delgado, son los héroes de la historia: “una semana antes de que me amputaran la pierna llamé a dos amigas de Sara y les pedí que cuando nos llamaran preguntaran primero por ella. Es importante atender al acompañante, yo a veces pienso cómo sería la vida de mi mujer sin mí, pero sé que mi enfermedad le ayuda a vivir con empatía, o si mi hija deja de ser niña en algunos momentos por mí, pero hay que dejarse caer y llorar es maravilloso, ¡qué buenas siestas después de una llorera!, te vacías por dentro y luego estás como nuevo. Lanzar la queja, sin encariñase con ella, evita muchas ansiedades y depresiones”.

Precisamente, un 5% de los trasplantados acaban en depresión y la asistencia psicológica solo se desarrolla si se solicita. Pablo Delgado considera que la asistencia integral del enfermo pasa por ofrecer esa ayuda sanitaria en todo caso: “el enfermo debe ser como el junco, una planta que se tumba cuando viene la corriente y cuando se va vuelve hacia arriba sin romperse, y además tiene un líquido dentro que se puede beber. Es decir, la persona que sufre debe tener la capacidad de adaptarse al momento, de dejarse llevar si vienen mal dadas y de reponerse con valores internos, de tal forma que si le pisan tenga la fortaleza para no dejarse destrozar”.

Armstrong sabía que si se rendía el dolor quedaría para siempre. Igualmente, Pablo Delgado tampoco quiere rendirse: “no estaré sano, quizá esto no tendrá solución, pero la enfermedad ha sido un aliciente, va a hacer un año de la amputación y he hecho más deporte que en los últimos 20 y he visto más veces a mis amigos que en los últimos 20”. La clave es sacar la parte buena, en vez de creer que es un horror: “puedo dar clase, impartir charlas, escribir mi segundo libro, montar en bici con mi hija…, son cosas pequeñas, pero miro atrás y veo que lo que más feliz me hace no tiene nada que ver con los paradigmas del siglo 21, mi padre tiene 80 años y, cuanta menos fuerza tiene aparentemente, más fuerza ejerce sobre su nieta”.

Estar a gusto con nosotros mismos pasa por un orden de prioridades acertado

Pablo Delgado es consciente de que los momentos con menos salud le permiten a llegar a muchas más personas porque ha aprendido a resplandecer sin aparentar: “he tenido la suerte de conocerme, de puertas hacia adentro, en el interior del corazón. Hoy en día todo es rápido y las decisiones que tomamos pueden cambiar en una hora, los contratos que firmamos no valen de nada con tantas cláusulas, y la palabra que damos a otros la incumplimos fácilmente por falta de integridad. La solución es ser quienes somos, no lo que nos dicen que debemos ser, y donde de verdad podemos ser nosotros es donde de verdad podemos ser felices. No necesitamos ser extraordinarios, puede haber miles de mujeres más guapas que la mía, pero que me quiera tanto y me entienda tanto solo hay una, lo maravilloso es que somos únicos y así se ilumina todo alrededor. Solo estaremos a gusto con nosotros mismos cuando tengamos un orden de valores adecuado. Es una pasada comer, viajar, comprar…, pero eso no nos llenará tanto como ser personas íntegras y coherentes entre lo que pensamos y hacemos, debemos ser la mejor versión de nosotros mismos ya que somos seres inacabados, en potencia, y siempre podemos mejorar”.

Igual que el gusano de seda se hace capullo y luego crisálida porque se ha renovado, así el hombre debe evolucionar hasta dejar de necesitar el aplauso y el reconocimiento, de tal manera que se mire al espejo y vea que, después de haberse arrastrado en la prueba, llega a ser alguien especial con tenacidad. También los pajarillos tienen que echar a volar y los padres deben irse para que salten: “mi padre, que es muy reservado en sus sentimientos, una vez paseando le pregunté cómo estaba y se derrumbó, estaba preparado para morir con cinco hijos ya criados, pero ahora que me habían cortado una pierna y voy a perder el riñón le resulta difícil ver a su hijo sufrir, es la imagen del papá pájaro viendo al hijo saltar, sin saber si desplegará las alas. La vida es aprender, a base de ensayo y error, el problema es que según nos hacemos mayores nos cansamos del desaliento y esto es muy triste”.

Sobre el inicio de la civilización hay una historia que dice que hallaron un fémur roto que murió 25 años después. Esto en una sociedad nómada era un lastre, pero así es la vida cuando existe una mirada profunda, de encuentro, con una misión común por cuidar al que está enfermo, al que no se abandona. Pablo Delgado sostiene que ese hueso demuestra que el ser humano tiene una ética y se pregunta qué pasaría si encontraríamos ese fémur hoy, en una sociedad que se “mira el obligo”, aunque este paradójicamente este estuviera unido a la madre al nacer.

La humildad al reconocer los errores aumenta la grandeza del hombre

Humildad y grandeza no se dan si cuando se hace algo incorrecto nadie se entera. Por ejemplo, en el ámbito de la aviación, el piloto tiene que dejar por escrito lo que ha hecho mal para solventar el error y con esa humildad busca ser más grande.

Otro ejemplo es el de Benedicto XVI, como lo califica el mismo Pablo, “una gran cabeza de la historia de la humanidad y paradigma de humildad, un teólogo sin parangón que no da lecciones”. En definitiva, se trata de reconocernos como somos, con los fallos y aciertos, para ser más grandes y felices, y en este proceso pedir perdón por los errores: “la vida nunca va a poder conmigo porque soy positivo, busco lo bueno, hace 70 años estaría muerto y hoy estoy aquí, me dejaron mis novias y gracias a eso estoy con mi mujer”. Pablo Delgado anima a sobreponerse a la queja y no anclarse ni enrocarse en ella, como el burro que solo veía la cuerda y no se daba cuenta de que la silla era de plástico o el canario que no volaba porque se sentía preso y no sabía vivir sin su jaula.

Soy “el pata de palo” más orgulloso del mundo

Hay personas que restan, negativas, que agotan, y personas que multiplican la fuerza, renacen para los demás y ven la vida como una fiesta: “un compañero de mi clase que sacaba sobresalientes murió en un accidente de tráfico con 18 años, sin embargo, yo solo puedo dar gracias, cualquiera lo daría todo por tener una familia, por vivir 44 años, pero estamos acostumbrados a ver lo malo o darle más fuerza; seré ‘el pata de palo’ más orgulloso del mundo que no oculto mi prótesis porque pueda contrariar al que la ve, hay que aprender a ser lo que somos, yo no puedo vivir de lo que no soy porque no podría ser todo lo feliz que puedo llegar a ser; sinceramente, estoy viviendo la época más feliz de mi vida cuando estoy viviendo momentos atroces. A veces, me pregunto si me he creído este discurso, pero enseguida sé que es real, que hay unos cimientos fuertes que hacen que esto tenga sentido, incluso si fuera más fácil no sería tan bonito”.

Junto a ello, revela que el mejor momento que para él era la ducha se ha convertido en el peor porque le recuerda que es minusválido: “tengo un tubo en la tripa y me falta una pierna, es brutal cuando no te ves entero, aunque mi problema es el riñón que no lo veo, si me centrara en eso viviría amargado, pero aprendo de otros, por ejemplo, de la subcampeona de windsurf del mundo, que le salió una mancha en el brazo y le diagnosticaron una meningitis perdiendo después los cuatro miembros, no uno como yo, y ella aceptó el reto y fue campeona. Esto nos indica que hay que relativizar la desgracia y saber que es posible una vida plena, yo conduzco y he venido solo aquí, hace 6 meses no podía quedarme solo en casa. Los frenos están en la cabeza, no en nosotros. ¿Quién pone el límite? Hay que darle la vuelta a la tortilla y ver lo bueno de la vida, a pesar del dolor”.

La oración te permite atravesar el cascarón hasta el interior

Por último, recuerda que lo más importante es la calidad de la persona, lo que hay dentro de ella. Igual que se dedican muchas horas a estudiar o a ejercitarse, así hay que cuidar el corazón: “lo de fuera no deja de ser un cascarón, pero el verdadero regalo es el interior, que casi nunca escuchamos, tenemos puesta la radio, no paramos de hablar, hacemos muchas actividades, pero, salvo quien haga meditación u oración, no se dedica tiempo a saber quiénes somos”.

Hay que ser personas faro: “que la gente acuda a nosotros cuando necesite apoyo, que inspiremos bondad y cosas buenas, que edifiquemos un mundo mejor y nos quitemos las caretas. Yo he vivido una cosa cruel, pero sé lo que se siente al andar. Tú eres el protagonista de tu vida y está en tu mano aceptar el reto y multiplicar lo recibido, construyendo una vida feliz y plena. Os lanzo una última pregunta: ¿cómo creéis que está en vuestra mano hacer que la vida valga más y que cada día se multiplique por 10?”.

DEBATE Y COLOQUIO 

Estudiante 1: ¿Tiene algún ejemplo de persona en su vida, algo o alguien que le haya hecho sobrellevarlo mejor?

Simplemente, no haber sido un niño mimado, me ha ayudado mucho que me trataran como una persona normal, buscar ser yo mismo con 60 primos hermanos y 16 tíos ha sido fundamental.

Estudiante 2: ¿Necesitas tener un sentido para que el sufrimiento se convierta en un aprendizaje?

No dejo de buscar nunca, pero te podría decir que lo he encontrado y tengo la suerte de darle al sufrimiento una trascendencia. Aunque solo que me oigáis ya tiene un sentido, una persona ayudada hace que valga la pena. Para mí, esto es un regalo del cielo. Doy gracias a Dios por mi enfermedad: sé lo que es dar un paso, después de tres meses aprendiendo a andar.

Estudiante 3: ¿Qué papel ha jugado la fe en tu enfermedad?

Ha habido serias discusiones entre Dios y yo. Mi madre me decía que Dios escribe recto en renglones torcidos, pero yo le reprochaba que siempre usaba el mismo cuaderno. Hasta que entendí que la fe, como me dijo un amigo jesuita, es como el año meteorológico: he vivido las cuatro estaciones y he comprendido que yo no estaría aquí sin la fe y sin el sentido de la trascendencia. De hecho, estoy seguro de que si todo acabara el día de la muerte nada tendría sentido. Me consuela mucho pensar en la vida eterna, es el principal baluarte de mi vida de enfermo.

Estudiante 4: Sobre las personas que están cerca de las personas que sufren, ¿cómo se puede ser un buen acompañante?, ¿qué buscas tú en un cuidador?

 

Es una pregunta que no tiene respuesta porque cada circunstancia tiene su aquel. A mí me aconsejaron muy bien que tocara cuanto antes el muñón. También recuerdo que el médico que me amputó la pierna me tocó el hombro al acabar la operación y eso fue un acto de acompañamiento brutal. Sin embargo, me impresionó cómo me dio la noticia y no me gustó nada. Yo creo que la clave está en hacer algo que el otro acepte bien, pero existen diversas capacidades de abrazar, hablar, mirar…, por ejemplo, yo pasé muchas horas en silencio en el hospital con mi madre y mi mujer, y pocas veces me he sentido más acompañado. Depende de la persona que acompaña y de la acompañada.

Entrevista con el vampiro

Isidro Catela

Hay un tipo calvo, con un fino sentido del humor, que habla con los ojos y baila sevillanas en su silla de ruedas. Dice de sí que es como un muñeco hinchable. Se llama Jordi Sabaté, padece ELA, tiene casi 90.000 seguidores en Twitter y aparece, de vez en cuando, en las noticias porque desde su vida postrada es capaz de encender la llama de otras vidas y hasta de hacer rugir los leones del Congreso para que sus señorías (algunas, al menos) no hagan oídos sordos al clamor de sus rayos infrarrojos. Sin apenas moverse de la cama, ha conseguido que el Congreso de los Diputados tramite una ley para mejorar la vida a los enfermos de ELA y ha recaudado ya más de 300.000 euros para que la ciencia investigue esta enfermedad, todavía tan desconocida, que mata a un español cada ocho horas.

El movimiento de sus ojos le permite utilizar un teclado virtual para escribir y un reproductor de voz para hablar. Jajajá, escupe una voz electrónica sin pizca de gracia y que, sin embargo, te hace reír como si no hubiera un mañana.

Jordi es un tipo con Gracia. Sabe que, en efecto, tiene alguna posibilidad más que el común de los mortales de que no haya un mañana para él en este mundo. Se yergue, sin embargo, como yerba entre el cemento y pone el grito el cielo para que el derecho no sea a morir sino a vivir, para que nadie atropelle la palabra dignidad, ni sea tan necio de confundir valor y precio cuando de hablar de calidad de vida se trata.
Escribe el gurú de los tanatófilos, Peter Singer, barbaridades tales como que no podemos esperar de una persona con Síndrome de Down que toque bien la guitarra, que sea una estrella del baloncesto, o que hable con fluidez unos cuantos idiomas. Todo para acabar sosteniendo que puestos a elegir entre los chimpancés o algunos humanos, él podría quedarse con los monos. Es cierto que los principios desencarnados lo aguantan todo y que, para pasar la prueba del algodón, Singer tendría que tener delante al infante del infanticidio y al bonobo de sus amores. O por qué no, a Jordi Sabaté. Ya que Jordi lanza la caña para tratar de entrevistar a todo humano viviente que pueda dar visibilidad al ELA, aquí hay materia para una gran exclusiva. Se la ha pedido hasta al Rey y está esperando contestación, así que, anímate amigo, pídesela a Peter Singer, a ver si, teniéndote enfrente se atreve a sostenerte la mirada, mientras te recomienda -vivamente – la eutanasia.

Minicurso Newman: “La cuestión de Dios va de saber utilizar la razón para aprender a vivir”

El director del Instituto John Henry Newman, el Padre Florencio Sánchez LC, y la coordinadora IJHN, Rocío Solís, impartieron el pasado miércoles 20 de abril el Minicurso Newman, señalando la importancia de profundizar en una cuestión como la de Dios. Tras haber despertado algunas preguntas en el Café Newman, Rocío Solís aseguró que se trata de un asunto existencial ante el que todos acaban enfrentándose tarde o temprano.

El título, quizá “grandilocuente”, se afrontó desde una perspectiva universitaria, con un poema de Luis Alberto de Cuenca que enfatiza en el vacío que siente cuando percibe una avería sin operario capaz de arreglarla: “¿Qué me pasa Dios mío?, ¿qué me pasa?”. El escritor expresa la inquietud de un hombre que está despierto ante las cosas. R. Solís matizó que cuando sentimos el “taller roto” o la “ansiedad sin causa” del poeta se puede censurar la emoción o dar una respuesta inadecuada que problematiza aún más lo que sucede. Pero también se puede utilizar la razón para aprender a vivir.

“Dios no es un tema, sino Alguien que tiene que ver conmigo”

El deseo de arreglar la confusión es universal, unos lo hacen a través de las palabras, otros con la profusión de los sentimientos y habrá quienes huyan hacia adelante, pero “buscar la respuesta al sentido es usar bien la razón”: “Si Dios solo es un tema no entenderemos nada”, explicó el P. Florencio, “tiene que ver con una sed, un vacío que nos posiciona ante Dios de otra manera”.

El novelista Ernesto Sábato, tras la muerte de su hijo de 8 años, escribía que nunca pudo calmar su nostalgia: “Es una añoranza jamás cumplida, lo que hubiéramos querido ser (…), un telón de fondo invisible”. El filósofo tenía nostalgia de otra cosa, algo que también se experimenta cuando todo va bien, ya que hay esperanza de que las cosas sean eternas.

Sin embargo, para conocer el misterio de Dios el método es diferente al de las ciencias experimentales, la cuestión de Dios se juega en otro campo de la razón que no se reduce a lo demostrable empíricamente. Ahora bien, ¿se conoce menos a un familiar porque se le quiere? ¿Hay menos objetividad en este conocimiento? Rocío Solís apuntó a los signos, por un lado, y la confianza, por otro, como aspectos que ayudan al hombre a abrir su razón para conocer a Dios.

A. La sed de algo no se calma por mirarse a uno mismo, sino porque las cosas que pasan producen una reacción. La búsqueda de sentido se da porque la vida saca del hombre las preguntas que lleva dentro.

B. La religiosidad es la necesidad que tenemos de mirar afuera para entendernos dentro, de caer en la cuenta de que las cosas son dadas. Despertar con lo que sucede. Igual que un padre de familia desea que su hijo haga propia la tradición, así también la religiosidad responde a la verificación de la tradición de manera particular.

“Nosotros somos los ausentes de la presencia de Dios cuando no estamos despiertos”

El erudito italiano Giacomo Leopardi dejó por escrito su experiencia de soledad inmensa y su experiencia de límite. Ante esto, Dios se revela como hipótesis última de significado. El P. Florencio animó a los estudiantes universitarios a poner la potencia en verificar la verdad del cristianismo y la respuesta de Cristo para ver si satisface el anhelo del corazón que siente una ausencia. La respuesta de encarnación está en la línea de flotación de la necesidad humana de acompañamiento. Rocío Solís añadió que cuando Jesús aconseja al hombre no inquietarse le hace consciente de que no se puede darse a sí mismo ni un grano de trigo ni un minuto más de vida, y es así como debe trabajar la razón.

La tristeza, la frustración o el sufrimiento no son un castigo, sino signo del misterio que está detrás de todo, como escribió Enrique González Martínez. El poeta mexicano buscó en las cosas un sentido oculto sin ceñirse a la apariencia: “¿Sabes tú si las lágrimas son un oculto rocío?”.

DEBATE Y COLOQUIO

– ¿Cómo dejar que Dios llene completamente al hombre si es imperfecto? En boca del profeta Jeremías la imperfección humana se simboliza como una “cisterna rota”. Pero Dios al entrar en la cisterna no solo sobrepasa su capacidad, sino que la cura y sana, respondió el Padre Florencio, Dios llena tanto como puede Dios, no tanto como cabe en la cisterna. Además, sabe vencer la resistencia y proponerse ante cualquier resquicio del alma. Añadió que los planteamientos a modo de ecuación sobre Dios no ayudan porque cuando se encuentra se cae de rodillas: “A algunos nos pasa”, bromeó.

– ¿Aceptamos el amor en función de lo que creemos merecer? ¿Es un duelo el vacío interior del hombre? La religiosidad no es algo aparte, sino que se sitúa dentro de lo que sucede al hombre, como signo de lo que espera. Jesús es una hipótesis carnal, no una teoría que no puede acompañar. El Padre Florencio contestó: “No eres una persona huérfana, tienes un padre que te da la vida, te acompaña y te espera al final”. Puede que el golpe de sentir que falta algo sea un duelo, pero también hay felicidad en la belleza de la vida: “La espiritualidad es una lente para buscar la religiosidad, a través del Evangelio se encuentra al Padre cercano que perdona y consuela”. Por otra parte, hacer preguntas sin ninguna respuesta es agotador: “Dios no es un terapeuta, sino un Padre que cura, y la pregunta solo es el método para encontrar despierto una respuesta”. Hay muchos mitos como el de Sísifo, pero la respuesta es que Alguien acompaña, una presencia, no una explicación: “Si no lo has experimentado di a Dios ¡revélate!, y si lo has experimentado pisa el acelerador”, exclamó.

– La clave es predicar con el ejemplo… La fe que se ve en la vida habla de una alegría especial, pero no consiste en ser ejemplo de lo que se cree, sino de hacia dónde se mira: “Podemos ser débiles, pero lo importante está en la búsqueda de la verdad”, matizó Rocío S.

– ¿Cómo pisar el acelerador para ir más allá de la curiosidad? El libro sobre el diálogo que mantuvieron el filósofo italiano Marcello Pera y Joseph Ratzinger llega a la conclusión de que lo mejor es vivir como si Dios existiera. El Padre Florencio aseguró que, si existe una sospecha, lo mejor es vivir como si fuera cierto para comprobarlo en la vida, viviendo de una forma concreta: “Si es verdad, llegarás a verificarlo, si no, te quedarás igual, pero en todo caso, no hay nada que perder”. Recomendó que para iniciar este proceso es importante contar con alguien que acompañe: “Yo también tengo razones para no creer, porque tengo más años y he visto más cosas en las que no se ve a Dios por ninguna parte”, confesó, pero para relacionarse con Dios y formarse se puede empezar leyendo un libro o haciendo un acto de caridad, sin vivir a la defensiva, teniendo la seguridad que la fe pueda dar y no más: “Fe… la justa, no demasiada”, concluyó.  

José Luis Parada, profesor UFV: “Que dure el amor no significa que todo sea perfecto”

¿Puede el amor envejecer? El amor: ¿Para siempre? Son las dos preguntas del Café Newman que tuvo lugar el pasado día 9 de febrero en la Pecera del Edificio H de la Universidad Francisco de Vitoria, con la temática fundamental del amor. El profesor de Humanidades, José Luis Parada, preguntó primero entre el público quién albergaba el anhelo de un amor para siempre, y rescató para el debate un capítulo de la serie “Todos mienten” en el que una hija le dice a su madre que las parejas se matan de aburrimiento por la visión patética del amor.

En su opinión, es común la frase “fueron felices y comieron perdices”, pero da la sensación de que detrás de ella existe un profundo inconformismo: ¿Tendemos a idealizar la realidad? ¿Hay demasiadas expectativas? Lo cierto es que al príncipe se le cae el pelo, se pone gordo y quizá desatiende las tareas domésticas. José Luis Parada advirtió que hay algunos aspectos de la sociedad que hacen la guerra al amor: la falta de mimo en la rutina, la carencia de comprensión, la ausencia de reconocimiento personal, alimentar las etiquetas, fomentar el llamado “postureo”, obviar las diferencias…

Añadió que el hecho de que dure el amor no significa que todo sea perfecto, sino que cumpla unos mínimos, es decir, que haya diversión, fidelidad, honestidad y compromiso. Esto afecta, tanto al descubrimiento de la identidad personal, como a la necesidad de fusión con el otro, y debe haber un equilibrio entre ambas dimensiones.

Por su recorrido personal y profesional, empezó a tomar conciencia de la permanencia del amor tras el suicidio de cierto pensador existencialista, André Gorz, quien, pese a apostar por la autoconstrucción del individuo, escribía: “Nuestra unión ha sido lo más importante de mi vida, ¿por qué no dije lo que me fascinó de ti? (…) Me enseñaste que el placer es una forma de darse, nos entregamos mutuamente por completo (…) Si por imposible que parezca tenemos una segunda vida querría que la viviésemos juntos”. A su juicio, aquel filósofo vivía algo muy contrario a lo que escribía y la idea de un proyecto común que se mantiene hasta el final es fundamental, tal como refleja la película de animación “Up”.

 

Pregunta 1: Están bien estas características del amor, pero ¿por qué no dar más valor a los amigos o a otra relación de parentesco?

¿Qué tipo de cosas serían necesarias para que esa relación sea para siempre? Cariño, comprensión… Pero la idea de permanencia tiene unos requisitos. No puede basarse en la sexualidad por la propia evolución biológica. Dar el paso del enamoramiento al querer y del querer al amor es otro nivel. La exclusividad es evidente en pareja porque hay una entrega total, no se reparte, pero también pasa con la amistad íntima. Los jugadores que son siempre del mismo equipo llaman la atención y tienen muchos seguidores porque sienten afinidad y una misión compartida. ¿El tiempo actual impide perseverar, complicarse la vida por algo que tiene valor?

Pregunta 2: ¿Qué deberíamos salvar o sepultar del tradicional amor romántico?

Se debería salvar el romanticismo, o sea, la idea de que el amor puede durar mucho tiempo, que es plausible, que no ninguna tontería. Por otro lado, hay que aprovechar el concepto de caballería, ya que, si alguien no ha tenido experiencia del amor duradero en su familia, siempre le queda ser un caballero y tratar honestamente a la persona que ama. Un refrán popular dice que “donde hay buey el establo no está limpio”, lo que quiere decir que en las relaciones personales el éxito pasa por gestionar la imperfección y los defectos. Es un bien arduo, pero conquistable.

Pregunta 3: Las personas anhelamos el amor, pero la sociedad conduce al consumo de personas. ¿Es la cultura la que nos cambia los esquemas?

Una de las cosas que afecta al consumo es que no hay tiempo. Son modelos de vida sin vínculos de proximidad. El sueño moderno de ser autónomos nos ha traído la inmediatez en la satisfacción de los deseos y esto dificulta la fidelidad y facilita el cambio cuando algo no es agradable.

Pregunta 4: ¿Qué piensas de una relación que se rompe cuando hay una enfermedad mental?

Las dificultades serias ponen cualquier relación a prueba y cuánto amor se tiene por el otro. Superarse en situaciones duras es un acto de heroísmo, quizá no exigible, pero sí admirable, concluyó.

José Luis Parada en el Minicurso: “No es posible el amor sin construir antes la propia identidad”

“El cambio es la única permanencia y la incertidumbre la única certeza” escribió Bauman hace una década en “Modernidad líquida”. Precisamente, el tiempo actual se hace especialmente líquido por encuadrar al ser humano en un mundo global inmerso en una maraña de cambios que se suceden sin pausa.

Para saber cómo ubicarse, el profesor de Humanidades, José Luis Parada, desarrolló la cuestión del amor en el Minicurso Newman del 16 de febrero, después de que tuviera lugar el Café Newman la semana anterior, en el que se plantearon algunas preguntas relacionadas sobre la durabilidad del amor incondicional. Esta vez lo hizo sirviéndose de algunos mensajes personalizados que había recibido de sus propios estudiantes.

Laura: ¿Por qué queremos compartir la vida con alguien si los mensajes que nos llegan desde fuera resaltan la importancia que tenemos nosotros mismos como individuos?

José Luis Parada contestó que hablar del amor es hablar de la propia identidad, pero esta se complica cuando se abre a la fusión con otra persona. Es decir, ¿cómo fusionarnos sin confundirnos? La respuesta pasa por crear una identidad conjunta, pero construyendo antes la propia identidad: “Si no, ¿qué identidad se va a formar con alguien? ¿Cómo se va a querer a otro si no se quiere uno a sí mismo?”, preguntó a los asistentes.

Igual que existe liquidez en la economía o en la política, en el sentido en el que entendía Bauman el término, la sociedad también basa en el consumismo y el exhibicionismo el triunfo de la individualidad, algo que, a juicio del profesor Parda, pone la felicidad muy lejos de lo que transmite la palabra hogar o vocación. Así, el opio del pueblo pasa a ser la red social, y el postureo, palabra que ya está reconocida por la RAE, representa la superficialidad de una cultura que retoca su perfil y aparca la intimidad en un segundo plano: “Estamos ante un individuo desenfocado, que quiere emanciparse y ser libre, pero a la vez sabe que sus deseos son livianos”. Paradójicamente, constató que en una época de hiperconexión se pierden habilidades sociales: se conecta con los lejanos, pero se desconecta con los cercanos.

·         En la película “La Ola” el profesor hizo un experimento donde el protagonista consigue sentirse vinculado a algo, pero cuando finalizó aquel proyecto de ficción se ve cómo su vida real se va desmoronando.

·         Rosa Montero en su artículo “Los samuráis y la guerra de las galaxias” señaló que los jóvenes son conscientes de derechos, pero no de los deberes asociados. Lo curioso es que son los primeros que consumen guerra de galaxias, marvel y señor de los anillos, con guerreros estoicos para los que la clave es el esfuerzo, pero no lo llevan a sus vidas. Buscan referentes culturales antiguos ante la necesidad de sentido.

·         En la película “Solos en la madrugada” se dice que la lástima por uno mismo se acaba cuando se tiene el valor de enfrentarse al mundo y luchar por la libertad y la felicidad: “Para alguna cosa tendrá que servirnos el cambio (…) para vivir como un ser humano y no como un robot (…) hay que comprometerse con uno mismo (…) se ha terminado ser víctimas de la vida (…) debemos darnos la libertad los unos a los otros, aunque sea condicional, el caso es empezar (…) habremos recuperado el amor, la convivencia, la ilusión”. Cambiar la vida y empezar por uno mismo es la gran temática del locutor de la película, que encarna el actor José Luis Sacristán.

Diego: Colocando el compromiso como un valor relacional consecuencia de la diversión compartida se corre el riesgo de no alcanzarlo. ¿Puede ser idealismo el compromiso con algo incumplible? Poner estándares altos puede conllevar problemas. Hablar las cosas está sobrevalorado.

José Luis Parada animó a acoger la oportunidad de exclusividad al inicio de la relación cuando se vive con mayor intensidad y se mostró a favor de ser honesto desde el primer momento. Es decir, comenzar con la fidelidad por bandera y dejar las cosas claras para no tener que echar mano del refranero: lo que mal empieza, mal acaba. Sostuvo que optar por estar con alguien no es dejar de actuar con libertad, sino ordenar esa libertad de otra forma y no por ello se debe minusvalorar diciendo que no es natural.

Anónimo: ¿Los vicios pueden afectar en el futuro a la pareja?

Tras recordar entre bromas la popularidad que obtuvo la saga “Cincuenta sombras de Grey” en un mundo exótico y surrealista, el profesor de Humanidades advirtió a los estudiantes sobre la gravedad de los contenidos sexuales que se difunden en la actualidad sin que haya conciencia de la problemática que llevan aparejada.

“Una cosa es un desnudo y otra que el video más visto en Internet sea el de una violación, da igual que sea un fake, es algo muy grave”, señaló. En su opinión, hay prácticas e imágenes que afectan a la relación de pareja y es preocupante que se crea que la mujer ha de satisfacer al hombre porque se convierte en normal lo que es cruel y perverso. ¿Quieres el bien de tu pareja?, preguntó entre el público. Eso incluye todas las dimensiones de esa pareja y estar dispuesto a respetarla, incluyendo los tres ámbitos de la sexualidad: afectivo, unitivo y reproductivo.

Explicó que la pareja ha de encontrar su forma creativa de vivir la relación y el noviazgo es el periodo fundamental para entender al otro. Siempre se ha dicho que “no se ama a quien no se conoce” y de la misma forma que con los estudios el interés aumenta en función del amor o atracción que generan, así es necesario conocer a alguien más allá de la mítica expresión “comieron perdices”. Puso dos ejemplos complementarios sobre la creatividad del amor:

A.      Luis y Eva hicieron la carrera juntos y cuando acabaron ella se fue a París y él la siguió allí mientras estudiaba la oposición. Era un enamoramiento continuo. Tuvieron una hija sin separarse nunca.

B.      José y Ana se conocieron por unos amigos en común, pero ella estaba en 1º y él en 5º cuando se dieron su primer beso. Se fueron a Suecia y a Roma por separado. Tuvieron una hija teniendo cada uno su vida.

 

También es importante tener en cuenta las diferencias que existen entre el cerebro de los hombres y el de las mujeres. El ponente, por ejemplo, no vio cumplidos en su mujer los estándares que tenía de altura y ojos claros, pero admiraba que fuera la mejor profesora de infantil. Sin embargo, la segunda semana que ella le trasladó la misma problemática de su trabajo no entendía que no cambiara nada, hasta que comprendió que la necesidad de hablar de la mujer no va ligada a la necedad de solución, mientras que en el varón la practicidad es prioritario. Así, toda negociación requiere algún tipo de renuncia. “No se pueden poner líneas rojas al encuentro, hay que ir predispuesto a ceder de alguna forma”, confesó.

·         En el programa “Trece Noches” en el que el periodista Jesús Quintero entrevista al literato Antonio Gala, el deseo de unión total es una de las definiciones que arroja el dramaturgo sobre el amor. Durante la conversación, Gala cree en un amor que triunfa, invencible, cuyo enemigo no es el odio, sino el desamor. Ironiza también con la prisa de querer comer el postre antes del consomé: “¿Quién puede luego volver atrás?”.

Para concluir, José Luis Parada despidió el Minicurso Newman con cinco claves contra el cansancio del corazón, aludiendo a la responsabilidad que tiene para cada una de las personas el acto de amar:

ü  el amor requiere presencia,

ü  el amor es un don fortuito,

ü  el amor se demuestra con lo que se hace,

ü  el amor tiene que ver con la ética,

ü  el amor necesita antes conocer,

ü  el amor tiene que querer, y

ü  el amor no se construye mañana, sino aquí y ahora.

Victoria Hdez. Ruiz, en el Minicurso Newman: “Si la vida tiene sentido es por la muerte”

Durante la jornada del Minicurso Newman sobre la cuestión de la muerte, la profesora del grado de Humanidades, Victoria Hernández Ruiz, se hizo eco de las preguntas suscitadas durante la celebración del Café Newman del día anterior, bajo el lema «Te hago spoiler: te vas a morir».  

El hecho de que la vida presente tenga fecha de caducidad no deja de ser un drama para el ser humano: “No soy teóloga ni filósofa, sino profesora de Literatura, pero la vida me ha hecho vivir de cerca la muerte con experiencias familiares muy dolorosas en momentos muy tempranos de mi vida”, confesó, y “esa puerta que se me abrió me trajo una esperanza que ha acabado siendo un gran don”.

En la universidad, donde se estudian todos los aspectos de la realidad, la muerte se engarza dentro de los temas imprescindibles de abordar. Sin embargo, cuando alguien se ha muerto puede haber cierta incomodidad a la hora de hablar con las personas que pierden a sus seres queridos sobre qué mensaje será más adecuado. De hecho, los tanatorios no existían hace 40 años, los difuntos se velaban en las casas. Cuando esto ocurría la familia era la encargada de “amortajar”, es decir, lavar, vestir y preparar el cadáver para que los amigos que fueran a visitarles en las próximas 24 horas “presentaran los respetos”. Además, en los tanatorios los ataúdes suelen estar cerrados y si están abiertos sigue costando acercarse al cristal, incluso la sensación de que el cuerpo está frío suele resultar impactante.

Se da la espalda a la rigidez de la muerte, y no solo a la muerte, también a la enfermedad o al sufrimiento”

Desaparición del imaginario colectivo

Actualmente, las fechas hasta las que se retrasa la posibilidad de abortar se acercan a los días del parto y la ley orgánica 3/2021 del 24 de marzo, sobre la llamada “muerte digna”, pone los “pelos de punta” en su preámbulo, exclamó Victoria Hdez.

¿Por qué morimos? ¿Por qué sufrimos? ¿Por qué enfermamos? ¿Por qué perdemos a los seres queridos? Realmente, morimos porque vivimos y la belleza de la vida reside en que es efímera, añadió. Pero, sobre todo, si Dios existe, ¿qué tiene que decir? Es preciso tomar una actitud concreta ante ello.

En un primer recorrido académico, previno de instalarse en la negación, propia del joven invencible: hay profesores de aulas hospitalarias para enfermos de larga duración que presencian historias tan dolorosas que se ve claramente cómo la muerte pone al hombre en una encrucijada.

Las encrucijadas son opciones de vida y negar la muerte es tozudez, en cada momento hay que hacer lo que toca

Tampoco conviene instalarse en el miedo, porque paraliza y hace que el ser humano deje de vivir la vida como merece ser vivida. En el extremo contrario, se puede pensar que la vida posterior es tan maravillosa que se desprecia la presente, pero es preciso entender que el regalo eterno empieza aquí y ahora.

La literatura, espejo de la muerte

En la antigua Grecia ya surgió el género de la tragedia en el que los desenlaces eran fatales. Para los que vivían en esa época la muerte era un final abrupto e injusto. Aristóteles en el año 340 a.C escribió que la muerte servía para purificar las pasiones a través de las acciones nobles de sus protagonistas.

Después, en la Edad Media la muerte era lo que igualaba a todos los hombres. Se veía como algo irremediable: “Recuerda que vas a morir”, “el tiempo vuela”. Todo estaba en relación con el carpe diem que hace referencia a aprovechar el momento. Era una visión de que un día más es un día menos y a la vez se veía a la muerte como liberadora de ataduras.

Representación de las danzas de la muerte medievales

En la posmodernidad, la muerte normalmente se ve de espaldas. Lo invisible no resulta fiable y solo cuenta lo medible y lo que se puede pesar. Ante esta realidad, la coordinadora de Humanidades plantea tres hilos argumentales sobre la muerte: como un absurdo, como algo imposible sin la vida, y como experiencia límite.

1.ABSURDO

El escritor Javier Marías, hijo del filósofo Julián Marías, reflexionó mucho sobre la muerte:

Es inconcebible lo que tiene uno para sí y guarda en su casa. Con la muerte pasa a ser inútil y a carecer de historia. Desaparecen también los recuerdos, tejido discontinuo fabricado con paciencia. No querer ya querer, ni querer nada. Adiós risas, no os veré más.

En el ejemplo de la película Soul se ve claramente cómo a veces se vive sin sentido y es necesario replantearse las dedicaciones cotidianas a la luz del momento final.

2.NO ES SIN LA VIDA

El texto clave es de Jorge Manrique, poeta del siglo XV que murió muy joven al servicio de la Reina Isabel La Católica. En Coplas a la muerte de su padre escribe de manera optimista sobre otra vida mejor:

Recuerde el alma dormida cómo se pasa la vida y se viene la muerte tan callando. Nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar, que es el morir. Este mundo es el camino para el otro que es morada sin pesar. Cuando morimos descansamos. Ved de cuán poco valor son las cosas tras que andamos y corremos. Esperad el galardón que en este mundo ganasteis con las manos, partid con buena esperanza.

Una vida con sentido, en relación con la muerte, se observa cuando el protagonista de Soul llega a casa tras el concierto soñado y ve un objeto del pasado. Entonces entiende que su vida tenía valor sin el éxito profesional y que otros momentos también eran maravillosos. Recuerda tiempos felices de la infancia, la compañía de sus padres, la ilusión de sus alumnos, el agua del mar…

“Los pequeños momentos no serían tan magníficos si no supiéramos que son únicos en el discurrir del tiempo”

En la película Coco, el niño Miguel aparece en el mundo de los muertos en el que conoce a alguien que no puede visitar a su familia porque nadie le recuerda. Esto tiene que ver con el concepto de la fama del que hablaba Manrique y con las pequeñas historias de los objetos de J. Marías. ¿Qué ocurre cuando nadie recuerda las historias vividas?  

3.LÍMITE

Considerar la muerte como límite -principio, fin o cambio- necesariamente recuerda al poeta Miguel Hernández cuando escribió una elegía a su amigo fallecido, Ramón Sijé:

Quiero ser llorando el hortelano de la tierra que ocupa. Tanto dolor se agrupa en mi costado que por dolor me duele hasta el aliento. Hachazo homicida. No hay extensión más grande que mi herida. Lloro mi desventura y siento más tu muerte que mi vida. Temprano levantó la muerte el vuelo. No perdono a la tierra ni a la nada. Volverás al arrullo de los enamorados labradores. Tu corazón llama a un campo de almendras espumosas mi avariciosa voz de almendro enamorado. Que tenemos que hablar de muchas cosas, compañero del alma, compañero.

Si la vida tiene sentido es por la muerte, recalcó Victoria Hdez. Cuando el músico de Soul toma conciencia de que el gran concierto se repite igual cada día siente que su expectativa se frustra por volver a hacer otra vez lo mismo.

No seamos como el pez que busca el océano sin darse cuenta de que está en él, la vida son fragmentos pequeños, una clase más, un viaje más en metro

¿Y qué hay después?

Los momentos únicos y cotidianos que conforman la vida llevan a preguntarse si el alma es inmortal. Pascal fue un matemático francés del s. XVIII que murió muy joven y durante su vida se preguntó repetidamente por la existencia de Dios. Y escribió:

Hay que apostar. Veamos qué interesa menos. Hay dos cosas que perder: verdad y bien, y dos cosas que comprometer: conocimiento y felicidad. Si lo único que se me pide a cambio es creer voy a creer. Si no hay nada, nada perderé, pero ¿y si gano la apuesta? La ganancia es total. Optad por el hecho de que Dios exista sin vacilar.

A veces, un razonamiento tan sencillo puede dar la pista sobre cómo situarse frente a la cuestión de la muerte. Al final de Soul se agradece que el personaje haya sido inspirador y se le da otra oportunidad: ¿Cómo vas a pasar tu vida? Voy a vivir cada minuto.

Debate y coloquio

– Tengo miedo a la muerte, pero ¿es mejor ser consciente o vivir en la ignorancia? Pensar en ello todo el rato no sería vivir.

No se trata de pensar en eso todo el tiempo, sino de pensar en cómo es la propia vida. Los días no tienen que ser espectaculares porque cada uno consiste en hacer lo que toca. Lo cotidiano hace que la vida cobre sentido, si todo fuera luminoso nada lo sería. Los momentos gloriosos son así porque los cotidianos les dan ese valor, respondió.

– ¿Las siguientes generaciones cambiarán la percepción de la muerte?

No se sabe. En las ponencias que hubo en la UFV sobre el transhumanismo se habló de la forma en que la ciencia puede cambiar al hombre en un futuro, aumentando la esperanza de vida exponencialmente o abriendo la posibilidad de descargar los recuerdos en una nube. Parece ciencia ficción. Pero la literatura es reflejo de la vida y el autor de la literatura no deja de ser un hombre de su tiempo.

– Si nunca es un momento adecuado para morir, siempre es un momento adecuado para vivir…

Exacto. Lo importante es plantearse qué hacer con la vida que uno tiene y preguntarse qué pinta Dios en todo esto: “La muerte solo es el comienzo de algo Grande con G mayúscula”, concluyó.

Victoria Hdez. Ruiz: “Si no somos conscientes del regalo de la vida, la muerte nos sorprenderá en el momento más inoportuno”

La cuestión existencial de la muerte ha centrado la temática del último Café Newman de este curso académico, que tuvo lugar el 27 de abril en la Universidad Francisco de Vitoria. Este asunto se puede abordar desde muchos puntos de vista, como ha señalado la profesora de Literatura, Victoria Hernández Ruiz, pero si se atiende a la frase del cartel “Te hago spoiler: te vas a morir” hay que tomar conciencia de que se trata de una gran certeza.

¿Quién entiende mucho de la muerte?

Con esta pregunta presentó la figura de los verdugos, presentes en las sociedades antiguas y actualmente en países donde la pena de muerte está en vigor. Junto a ellos, los enterradores son los últimos que quedan en los cementerios haciendo honor a las rimas de Becquet. También los médicos son profesionales que lidian con los últimos minutos de los pacientes: “He visto de cerca dramas familiares terribles, pero no quiero darle un cariz científico”. En el ámbito de la ficción y novelístico el tema es recurrente. Ahora bien, el experto en la muerte puede ser cualquiera: Victoria Hernández Ruiz, como filóloga, pero también cualquier universitario, por su mortalidad y finitud existencial, común a todos los seres humanos. En la Universidad se estudian todos los aspectos que atañen a la vida del hombre y este tema concreto se toca pocas veces, pero en el foro adecuado es un buen aliciente.

¿Qué pasa con la muerte?

En las antiguas danzas de la muerte los personajes eran esqueletos y siempre la han representado de forma alegórica con la guadaña y la capucha, segando vidas. En la Edad Media, las Coplas de Jorge Manrique hacen alusión a la muerte como la ministra de Dios. En cualquier red social se observan expertos en aspectos cotidianos: comida, deporte, cine, etc. Pero, “¿seguís a alguien en Instagram que hable de la muerte?”, preguntó irónicamente a los asistentes: “Solo se habla cuando llega o toca de cerca”. En Francia incluso no se usa la palabra morir, sino “se ha ido” o “ha desaparecido”, ya que el eufemismo puede resultar muy cómodo. Incluso a gente de avanzada edad el tema le rechina y prefiere que el asunto pase desapercibido. Se trata de saber por qué no se habla de esto: ¿por miedo, prudencia, desinterés? Se vive un momento histórico en el que las propias leyes la permiten, propician y animan en algunos momentos a participar del final de la vida sin hablar de la muerte.

La película de animación “Soul” de Pixar aborda la cuestión desde el inicio. El protagonista consigue, después de muchos años de intentarlo, un concierto como pianista en una sala seria de jazz, y es feliz porque va a tocar con una estrella del momento. Presa de esa emoción va esquivando los obstáculos que se le presentan hasta que cae en una alcantarilla. Lo interesante es que no acepta el trance, no quiere morir y echa a correr en sentido contrario. En su opinión, Pixar deja pasar una gran oportunidad para hablar más en serio de la muerte, pero sirve como aperitivo para introducir la cuestión del miedo cuando repite que no le venía nada bien ese momento de gran oportunidad profesional.

“No vivimos pensando en la muerte”, expresó Victoria Hernández, “pero si no somos conscientes del tesoro inmenso que es la vida y la pasamos esperando el fin de semana, el verano, acabar la carrera, casarnos, tener hijos, encontrar un trabajo…, no disfrutaremos de ese regalo y la muerte nos sorprenderá en el momento menos oportuno”. Es importante vivir pensando que hoy podría ser el último día.

Hace falta enfrentarse a la muerte con conciencia, ¿por qué es de mal gusto hablar de la muerte? La coordinadora de Humanidades se mostró convencida de que la muerte rompe el canon de la falsa felicidad en la que se intenta convencer de que vive la sociedad: “Puede que nos hayamos acostumbrado a ver la muerte en series o películas, pero se produce la paradoja de que se inserta de forma ajena en la propia vida y cuesta hablar de ella en primera persona”. Insistió en que es algo que no puede ocurrir si no es relación con la vida y esta es un regalo que hay que aprovechar.

Debate y coloquio

-Vivir como si fuera el último día puede llevar a extremismos: no estudio para el examen por si me muero. El presente condiciona el futuro. No puede ser premisa de estilo de vida.

No se refiere a vivir en el extremo del disfrute absoluto, contestó. Todo depende de la concepción que se tenga posterior a la muerte, de si hay una esperanza de vida eterna, porque así se vive preparado para lo que pueda ocurrir después. No hay que beberse la vida de golpe, ya que si hay una idea clara de la trascendencia se vive en consonancia con esa creencia.

-Creo que hay que hacer cada día lo mejor que se puede lo que corresponde a ese día.

-La gente no tiene miedo a morir, sino a no sentirse orgulloso de lo que ha hecho.

-Nadie quiere morir sufriendo, no sabemos si hay algo después, yo creo que es más el miedo a la incertidumbre que a la muerte en sí porque es un proceso natural. Hay que aceptar que para el resto de la humanidad ya no seré protagonista.

Si cada día se hace lo que corresponde de la mejor manera posible y de forma satisfactoria ese miedo se minimiza cada vez más con la edad, continuó Victoria. En la película Soul hay tres personas ancianas que llevaban tiempo esperando el momento, la incertidumbre es inversamente proporcional a la juventud y con la madurez se alivia el miedo, sostuvo.

-El miedo a la muerte no es propio, sino por la muerte de los seres queridos. El dolor está relacionado con el otro.

-La muerte hace que te preguntes: ¿Lo vivido ya no está? ¿Cómo se recoge la historia personal? ¿Desaparece?

Efectivamente, hay un recuerdo que uno deja de sí en esta tierra. Si los que quedan tienen amor es porque las obras han dejado ese amor, este es el concepto de la fama que había en la Edad Media. En la película de “Coco” se muestra la celebración del día de muertos de México y el terror es que no haya nadie en la tierra que recuerde a los protagonistas, “es un tema bonito porque el dolor de los que quedan se suple con la buena memoria”, respondió.

Por su parte, el Padre Florencio LC añadió que “una de las grandes preguntas que suscita la muerte es sobre Dios, es decir, si Él puede hacer algo con el miedo, con la muerte propia, con el fallecimiento del ser querido”. El problema es tratar la muerte como un tema y no como algo más importante ante lo que hay casi que callar: “Es algo que me va a pasar a mí o a otros, entonces ¿qué tiene que ver Dios con esto? No es para vivir con pavor, sino para comprender cómo tengo que vivir, ya que si tiene que ver con uno mismo no es fácil decir que Cristo ha resucitado y seguir igual”, matizó.

-El dolor por la muerte de otro viene por su desaparición y porque no se puede continuar compartiendo experiencias, no sufres por la muerte sino por la pérdida.

-San Francisco de Asís habló de la “hermana muerte”, puede ser vista como el pago del pecado original, pero a partir de Cristo permite alcanzar una plenitud que no hubiéramos podido soñar, si no existiera seríamos muy infelices.

-Hay veces que la muerte alivia, no tiene un sentido negativo.

 

La coordinadora de Humanidades y profesora de Literatura concluyó la exposición del Café Newman enfatizando que el dolor que queda por la ausencia de un sostén familiar es tremendo y en esto es crucial la fe. “¿Si Dios existe qué papel juega en la pérdida de mi madre con 13 años?”, confesó cuando finalizaba el evento: “Hay que ser serios con un asunto que nos envuelve a todos”.

Somos humo, ¿lo sabes?

Ana Lucía Olivero Agón

Este artículo pertenece a las #ColaboracionesNewman de alumnos de la Universidad Francisco de Vitoria.

Había un viejo fumando que preguntaba por la hora desde el banco en que estaba sentado. 

Nos mueve cualquier cosa, nos atrapa una botella durante años, nos esparcimos en incontables fragmentos, nos contaminamos de otras cosas. Pero sobre todo nos respiran y nos espiran. 

Sigue leyendo Somos humo, ¿lo sabes?

Café y Minicurso Newman sobre la muerte con Victoria Hernández, profesora del grado en Humanidades

El Café Newman es un encuentro de una hora que abre un ponente durante 15 minutos para presentar la pregunta y el tema en cuestión. Luego se da paso a los asistentes para que planteen sus propias preguntas o reflexiones. Esta actividad no pretende ser un ejercicio teórico-reflexivo sino más bien un ámbito de coloquio que suscite las preguntas que tocan la propia existencia. 

Sigue leyendo Café y Minicurso Newman sobre la muerte con Victoria Hernández, profesora del grado en Humanidades

Gonzalo Barriga en el Café Newman: «En los momentos límite te encuentras con alguien que es distinto de ti que rompe toda lógica y que no es fruto de un razonamiento»

“¿A mí qué?”. Con este título arrancó el Café Newman del pasado miércoles 23 de marzo de 2022 sobre la cuestión de Dios. Gonzalo Barriga, director de Alumni UFV, fue el encargado de abordar esta pregunta última para el posterior diálogo con los estudiantes. A pesar de la posible exigencia teológica del tema, reconoció que desde su trabajo con antiguos alumnos y siendo él también uno de ellos como periodista, se sentía agradecido de recoger las inquietudes universitarias en torno a esta inquietud común.  

Sigue leyendo Gonzalo Barriga en el Café Newman: «En los momentos límite te encuentras con alguien que es distinto de ti que rompe toda lógica y que no es fruto de un razonamiento»

El segundo episodio del podcast ‘Mirada Newman’ pone el foco en la amistad en la vida universitaria

La amistad en la etapa universitaria es una vivencia intensa para todo aquel que mire a su alrededor y se dé cuenta de que tiene un «otro» a su lado compartiendo la aventura de ser universitario. Rocío Solís, Juan Serrano y Gonzalo Barriga nos ayudan a mirar esta realidad a fondo: ¿por qué la amistad es tan importante para la vida universitaria?, ¿tienen algo que ver la amistad y la educación?, ¿cómo reconocemos a los que son amigos de verdad?.


Escucha»T1 E02 | La amistad» en Spreaker.


(más…)

20 de abril: Minicurso Newman sobre la cuestión de Dios con Gonzalo Barriga

El Minicurso Newman es un curso de dos horas. Su misión es profundizar en las preguntas que surgen a partir del Café Newman, buscando un camino hacia las posibles respuestas. El Minicurso se basa siempre en una obra literaria o artística de la mano de un profesor de la casa. La cultura es la expresión del hombre y de su drama, por eso movernos en las expresiones artísticas es adentrarnos y comprender un poco más de qué estamos hechos y qué deseamos.

Sigue leyendo 20 de abril: Minicurso Newman sobre la cuestión de Dios con Gonzalo Barriga

Ciclo Horizontes de Razón Abierta: «La pandemia y sus consecuencias: ¿cuestión de números?

El próximo Ciclo Horizontes de Razón Abierta lo organiza el Grado en Biotecnología de la Universidad Francisco de Vitoria en colaboración con el Instituto Newman y el Instituto Razón Abierta de la misma universidad. El ciclo consta de dos sesiones (9 y 23 de marzo) en donde se profundizará de un modo transdisciplinar sobre la pandemia y sus consecuencias.

Sigue leyendo Ciclo Horizontes de Razón Abierta: «La pandemia y sus consecuencias: ¿cuestión de números?

Estrenamos nuevo podcast: Mirada Newman, 30 minutos para volver(te) a mirar

Escucha»T1 E01 | El regalo» en Spreaker.

Hoy, lunes 20 de diciembre, lanzamos «Mirada Newman», el nuevo pódcast del Instituto John Henry Newman producido por Onda Universitaria. El primer episodio tratará sobre el sentido y el significado del regalo. Buscamos volver sobre las realidades cotidianas con una mirada nueva.

Las preguntas que nos suscita la realidad pueden quedarse en pensamientos fortuitos o pueden llevarnos por un camino de descubrimiento si las volvemos a mirar con seriedad. Pararse ante esas preguntas e ir hasta el fondo es un gran desafío a nuestra razón y estamos convencidos de que esto no podemos hacerlo solos.

La descripción del podcast juega con esta triple mirada: volver a mirar con atención la realidad que tienes delante para desvelar qué preguntas te suscita / volverte a mirar hacia una realidad concreta que podemos dar por descontada, como es el hecho de regalar en la época navideña y volverte a mirar a ti mismo en relación con eso: ¿quién soy yo que hago esto? y ¿quién o qué eres tú que me interpelas aquí y ahora?

Por eso empezamos así este primer episodio: transitando y ahondando en la experiencia de regalar y ser regalado, para descubrir esas «esencias comunes» que nos ayuden a vivir con una mirada renovada el día a día, lo más concreto, lo más cotidiano. ¿Qué hay más concreto que los regalos en esta época navideña?

Teaser del primer episodio de Mirada Newman

Y como cualquier cosa que se precie, nos hacemos preguntas de la mano de amigos: Gonzalo Barriga, director de Alumni UFV, Chema Alejos y Álvaro Abellán-García (ambos profesores de humanidades de la UFV) nos acompañan en este primer episodio en el que nos preguntamos por qué hacemos lo que hacemos cuando regalamos. ¿Regalar debe ser siempre algo gratuito? ¿Por qué de algún modo esperamos algo a cambio? ¿Qué es la reciprocidad y de dónde viene? ¿Por qué regalamos en Navidad, cuál es su origen y sentido? ¿Qué pasa con esos regalos que hacemos por compromiso? ¿Dice algo de nosotros mismos aquello que regalamos? Estas y otras preguntas son las que abordaremos en el primer episodio.

El primer episodio de Mirada Newman, además de en nuestra página web, en la de Onda Universitaria y en las principales plataformas de distribución: Spotify, Apple Podcast, Ivoox y Spreaker.  

¡Te esperamos!

Guadalupe Arbona: «En cada fragmento de la realidad se puede percibir una fisura a través de la cual se abre una posibilidad de ser iluminado»

La lectura es un diálogo permanente entre la obra y los autores que salen al encuentro de quien los busca, un horizonte que permite agrandar la propia vida, como expresa Guadalupe Arbona, profesora de literatura española de la Universidad Complutense de Madrid, quien ha participado en la jornada de lectura literaria de autores contemporáneos españoles, organizada el pasado 26 de noviembre por la Asociación Cultural Miguel Mañara de Leca.

Sigue leyendo Guadalupe Arbona: «En cada fragmento de la realidad se puede percibir una fisura a través de la cual se abre una posibilidad de ser iluminado»

Sophie Grimaldi en su defensa de tesis: “La compasión, como anhelo metafísico, pasa por un uso ampliado de la razón que se abre a la trascendencia”

El pasado 10 de diciembre tuvo lugar en la Sala de Grados de la Universidad Francisco de Vitoria la defensa de la tesis “La compasión en Simone Weil” de la profesora de humanidades, Sophie Grimaldi d’Esdra, quien obtuvo la calificación de sobresaliente por unanimidad. Además, Sophie ha sido por muchos años colaboradora del Instituto Newman aportando siempre artículos llenos de hondura y belleza.

Sigue leyendo Sophie Grimaldi en su defensa de tesis: “La compasión, como anhelo metafísico, pasa por un uso ampliado de la razón que se abre a la trascendencia”

Pablo Delgado de la Serna: “Lo que nos mata no es el dolor, sino la interpretación que hacemos del dolor”

El pasado miércoles 1 de diciembre tuvo lugar el segundo Café Newman del curso 21-22, centrado en la temática del sufrimiento. Alrededor de 100 estudiantes se reunieron en la Pecera del Edificio H de la Universidad Francisco de Vitoria para aproximarse a una de las grandes cuestiones del ser humano, como es la existencia del mal y del dolor en el mundo. 

Sigue leyendo Pablo Delgado de la Serna: “Lo que nos mata no es el dolor, sino la interpretación que hacemos del dolor”

19 de enero: Minicurso Newman sobre el sufrimiento con Pablo Delgado de la Serna

El Minicurso Newman es un curso de dos horas. Su misión es profundizar en las preguntas que surgen a partir del Café Newman, buscando un camino hacia las posibles respuestas. El Minicurso se basa siempre en una obra literaria o artística de la mano de un profesor de la casa. La cultura es la expresión del hombre y de su drama, por eso movernos en las expresiones artísticas es adentrarnos y comprender un poco más de qué estamos hechos y qué deseamos.

Profesor: Pablo Delgado de la Serna

Día: 19 de enero de 2022

Lugar: Salón de grados / Formato online: publicaremos el enlace de zoom cuando se acerque la fecha.

Créditos: 0,5 ECTS (asistencia presencial + trabajo). La asistencia online no dará créditos.

Inscríbete aquí

Apúntate a nuestra newsletter y no te pierdas las actualizaciones.

Así fue el seminario El Sentido Busca al Hombre

El viernes 26 y sábado 27 de noviembre se celebró en la Universidad Francisco de Vitoria el seminario El Sentido Busca al Hombre. Asistieron alrededor de 65 alumnos y contó con la presencia de ponentes de la talla de Marcelo López Cambronero, Salvador Antuñano, Pablo Aledo, Ruth de Jesús y Rocío Solís.  A continuación ofrecemos un breve resumen de lo cada conferencia.

Sigue leyendo Así fue el seminario El Sentido Busca al Hombre

¿Por qué San Agustín es actual para la universidad de hoy?

El pasado viernes 19 de noviembre el profesor Amerigo Barzaghi, doctor en filosofía y biólogo, profesor de la UFV y Comillas, miembro de SOFIC (Sociedad de Filósofos Cristianos), impartió una conferencia sobre San Agustín con motivo de la celebración del patrono del Vicerrectorado de Formación Integral de la Universidad Francisco de Vitoria.

La Universidad es el ágora para que se dé la grandeza del diálogo de la razón con unos planteamientos que lleven a engrandecer al ser humano. Tener una mirada ampliada de la filosofía y la teología no es sencillo, y de ambas con la ciencia aún menos. Como al niño que quiere entender grandes misterios decimos con Agustín: “Toma y lee”.  

Sigue leyendo ¿Por qué San Agustín es actual para la universidad de hoy?

1 de diciembre: Café Newman sobre el sufrimiento con Pablo Delgado de la Serna

El próximo Café Newman sobre el sufrimiento se celebrará el 1 de diciembre a las 15:00 h. Lo introducirá Pablo Delgado de la Serna, profesor de Fisioterapia de la UFV. La actividad está dirigida a toda la comunidad universitaria y a todos aquel que, sin formar parte de la Universidad Francisco de Vitoria, esté interesado en unirse. No hay que inscribirse previamente para participar.

Sigue leyendo 1 de diciembre: Café Newman sobre el sufrimiento con Pablo Delgado de la Serna

¿Qué nos puede dar fuerzas en nuestros peores momentos?

David Rodríguez Marín

2021 no ha sido (o no está siendo – todavía quedan casi tres meses para cambiar de calendario) un buen año para mí. “No hay problema en reconocer cuando las cosas no te van bien”, digo a quienes se preocupan por mí, autonombrado adalid de la lucha por visibilizar también los malos momentos. Aun así, soy consciente de que, si volviera a encontrarme con el reto que siempre nos proponía el profe de inglés de resumir en 150 palabras nuestro verano, escribiría la redacción más tediosa que hubiera leído. 

Sigue leyendo ¿Qué nos puede dar fuerzas en nuestros peores momentos?

Marcelo López en el Minicurso: «Solo tenemos poder de aquello que deseamos”

Almudena Collado

El profesor de Humanidades, Marcelo López Cambronero, ahondó en la cuestión fundamental de la libertad humana que propuso durante el pasado Café Newman, a través de un atractivo itinerario de preguntas y respuestas con testimonios audiovisuales. Alrededor de 225 estudiantes universitarios en el Aula Magna y más de 60 en formato online participaron en el acto, salpicado con una veintena de intervenciones que confirmaron lo mucho que nos jugamos en el ejercicio libre de nuestros actos. 

Marcelo López Cambronero se sirvió del famoso programa de entretenimiento televisivo de los 80, que empezaba con el original saludo “yo soy Emilio Aragón y usted no lo es”, para introducir la idea de que cada uno tiene su propia experiencia de la libertad. Todas las palabras tienen su asiento en una experiencia y hay que profundizar en ellas para comprender qué significan. Por ejemplo, afirma que quizá no haya un hecho como tal que explique la relación con una madre, pero el vínculo descansa en un conjunto de experiencias únicas que demuestran que nos quiere. De la misma forma, todos tenemos el deseo de ser cada vez más libres y es preciso buscar la base común de las experiencias de libertad entre la variedad de biografías. 

Sigue leyendo Marcelo López en el Minicurso: «Solo tenemos poder de aquello que deseamos”

Las preguntas de fondo en «Lo que de verdad importa»

Almudena Collado

Este es un momento para soñar en grande, para repensar nuestras prioridades y replantear nuestro futuro, comprometiéndonos a actuar cada día de acuerdo con lo que hemos soñado. Esta es la inspiración del Papa Francisco para la Cumbre del Cambio Climático, pero podría ser perfectamente la misión de una Razón Abierta para cualquier época del hombre, un hombre que teniendo los pies en la tierra mira hacia arriba para ampliar la tierra que pisa. Un hombre sin miedo a las grandes preguntas. 

Sigue leyendo Las preguntas de fondo en «Lo que de verdad importa»

Marcelo López: “La vida no se detiene y cuando elegimos hacer algo crecemos o decrecemos, no hay punto medio”

La libertad entendida como la libertad para ser uno mismo, tener el impulso de expresarse en la acción y desarrollarse para acabar encontrándose es el punto de partida de la pregunta que plantea el presente cartel sobre la libertad: ¿A ti qué te permite volar? 

Sigue leyendo Marcelo López: “La vida no se detiene y cuando elegimos hacer algo crecemos o decrecemos, no hay punto medio”

20 de octubre: Café Newman sobre la libertad con Marcelo López Cambronero

El próximo Café Newman sobre la libertad se celebrará el 20 de octubre l a las 15:00 h. Lo introducirá Marcelo López Cambronero, profesor de Humanidades de la UFV. La actividad está dirigida a toda la comunidad universitaria y a todos aquel que, sin formar parte de la Universidad Francisco de Vitoria, esté interesado en unirse. No hay que inscribirse previamente para participar.

Sigue leyendo 20 de octubre: Café Newman sobre la libertad con Marcelo López Cambronero

Ser universitario

José Luis Parada Rodríguez, profesor de Humanidades UFV

Lección inaugural Curso 2021-2022

Buenos días y bienvenidos a la Universidad Francisco de Vitoria:

Es un placer recibiros en nuestras aulas y nuestro campus y también una responsabilidad grande, puesto que habéis apostado por nosotros, no simplemente para obtener un Grado, sino para vivir vuestra etapa universitaria. Mi nombre es José Luis Parada, profesor de Humanidades y coordinador de la asignatura que la gran mayoría de vosotros comenzaréis a cursar a partir de mañana mismo bajo diferentes nomenclaturas (Introducción a los Estudios Universitarios, Filosofía Aplicada, Gestión del conocimiento…). 

Sigue leyendo Ser universitario

El verano es verar

Por Luisa Ripoll Alberola

A la pregunta “¿qué es el verano?” me nace responder con un verbo. Porque el verano, de algún modo, es acción. Como cada estación, es la imprenta del paso del tiempo en el calendario. “Ya ha llegado el verano”. Es decir, antes no era verano, pero el verano ya es. Es una acción de cambio de estado: silenciosa, callada, aparentemente sin sujeto, sin ser sujetada, como una acción prendida en el aire, pero que acontece.

Sigue leyendo El verano es verar

Es verdad, luego escribo

Teresa García de Santos, promotora de Punto de Encuentro.

Escribir no es difícil. No creo demasiado en los qué bien escribes. No. Mis posts no están bien escritos. Reparto signos de puntuación como si no hubiese un mañana, escribo un meditado adjetivo cada dos palabras, tengo una extraña pasión por cualquier adverbio terminado en mente y trazo tantos guiones — aclaraciones silenciosas — que parece una obra de teatro. Así que no. Yo no escribo bien. Pero eso no es lo que importa.

Sigue leyendo Es verdad, luego escribo

Mi soledad habla de presencia

Cristina Cañete, becaria del Instituto Newman y alumna de Periodismo, Filosofía, Política y Economía

Hace un par de años vi un vídeo donde dos jóvenes conversaban sobre estar en público solos, sin nadie más. En ese momento la idea de ir al cine o a una cafetería sola me parecía de lo más absurdo. ¿Qué clase de loco es capaz de aquello? Incluso un ápice de vergüenza me rodeada. “¿Qué van a pensar de mí si lo hago? ¿Que nadie me quiere?”, me preguntaba. Ese recuerdo volvió a mí cuando comencé a redactar esto en mi mente.

Sigue leyendo Mi soledad habla de presencia

Siempre nos quedará el cielo

Marta Morcillo Martínez, estudiante de Medicina en la Universidad de Valencia

La luz baja del flexo calienta los posos de café de mi taza favorita. El gato durmiendo a los pies de mi cama. Las persianas están bajadas para que no refleje la luz en la pantalla y la ventana, cerrada. Hay apuntes de varias asignaturas esparcidos por toda la mesa entremezclados con libros a medio leer. Los bolis no tienen casi tinta. El rotulador fino que uso para hacer los títulos ha perdido a su compañera la tapa. Los ventiladores del ordenador están encendidos, llenando la atmósfera con su ruido envolvente. La silla del escritorio, caliente y mi parte posterior de las piernas, planas. Mi cabeza apoyada contra la mesa llenando de babas ese resumen que tanto me había costado hacer y que mañana tendré que repetir (¡genial!).

Sigue leyendo Siempre nos quedará el cielo

Vuelve a ver la conferencia: «Abrahán, el nacimiento del yo»

El pasado jueves 22 de abril tuvo lugar la conferencia «Abrahán, el nacimiento del yo». El encargado de impartirla fue D. Ángel Barahona Plaza, director del departamento de humanidades de la Universidad Francisco de Vitoria. La ponencia se celebró en el marco de la exposición sobre Abrahán que seguirá en el pasillo del Edificio Central de la universidad hasta el día 6 de mayo de 2021.

Sigue leyendo Vuelve a ver la conferencia: «Abrahán, el nacimiento del yo»

Volver a casa

Teresa Zurdo Gil, estudiante del Máster en Humanidades en la UFV y autora de Seremos héroes

Hay dos formas de llegar a casa. La primera de ellas consiste en permanecer allí. La segunda, en dar la vuelta al mundo hasta volver al punto de partida.

El hombre eterno, G. K. Chesterton

En las primeras páginas de Ortodoxia, Chesterton cuenta la historia de un navegante inglés que se equivoca en su ruta y llega a Inglaterra, pensando que es una isla nueva que acaba de descubrir. El autor admite lo ridículo que debe parecernos ese hombre que se cree descubridor de su propio país y, sin embargo, envidia esa mezcla de fascinación y familiaridad que debió sentir. Esta es una constante del escritor inglés: la necesidad de maravillarnos de lo que tenemos delante. «¿Cómo sorprendernos al mismo tiempo por el mundo y sentirnos en él como en casa?», se pregunta.

Sigue leyendo Volver a casa

Vuelve a ver el Café Newman sobre la cuestión de Dios con Ricardo Franco

El pasado miércoles 14 de abril  se celebró el Café Newman sobre la cuestión de Dios en la Universidad Francisco de Vitoria con la presencia del editor Ricardo Franco. Junto a él estuvo Rocío Solís, la coordinadora del Instituto Newman. Asistieron alrededor de 300 alumnos vía online y un grupo más reducido de forma presencial. 

Sigue leyendo Vuelve a ver el Café Newman sobre la cuestión de Dios con Ricardo Franco

Exposición: Abrahán, el nacimiento del yo

EXPOSICIÓN

El próximo 19 de abril se inaugurará la exposición «Abrahán, el nacimiento del yo», que permanecerá en la Universidad Francisco de Vitoria hasta el 6 de mayo de 2021. La muestra estará distribuida entre el pasillo del Edificio Central y el hall del edificio de comunicación, habrá pases guiados regulares de lunes a viernes a las 12:00 h y bajo petición en newman@ufv.es.

Sigue leyendo Exposición: Abrahán, el nacimiento del yo

14 de abril: Café Newman sobre la cuestión de Dios con Ricardo Franco

El próximo Café Newman sobre la cuestión de Dios se celebrará el 14 de abril a las 15:00 h. Lo introducirá Ricardo Franco, editor y colaborador habitual de El Debate de Hoy. La actividad está dirigida a toda la comunidad universitaria y a todos aquel que, sin formar parte de la Universidad Francisco de Vitoria, esté interesado en unirse. No hay que inscribirse previamente para participar.

Sigue leyendo 14 de abril: Café Newman sobre la cuestión de Dios con Ricardo Franco

Seminario El Sentido busca al hombre

Los días 16 y 17 de abril tendrá lugar el segundo seminario sobre la razonabilidad del cristianismo de este curso. Partiendo de la necesidad de respuestas que tiene el ser humano, el seminario aborda la cuestión del sentido de la vida y la contrasta con un dato histórico único: el acontecimiento cristiano. Ante la búsqueda de sentido volvemos la mirada sobre la pretensión de Jesús de Nazaret y nos preguntamos si tiene algo que decir al buscador del siglo XXI.

Sigue leyendo Seminario El Sentido busca al hombre

Vuelve a ver el último Ciclo Horizontes de Razón Abierta sobre neurobioética

El grado en Biotecnología organizó junto al Instituto John Henry Newman un nuevo Ciclo Horizontes de Razón Abierta. La segunda conferencia, titulada «La neurobioética para el tercer milenio», tuvo como ponente e invitado al Padre Alberto Carrara L.C., doctor en Biotecnología Médica y en Teología. La grabación ya está disponible en nuestro canal de YouTube y en nuestra web.

Sigue leyendo Vuelve a ver el último Ciclo Horizontes de Razón Abierta sobre neurobioética

Asistimos a nuestra vida, no la hacemos

María Hernández Martínez

Esta mañana en la universidad nos hemos acordado de que hace justo un año cancelaron las clases. En general, recibimos sin mucho alboroto ni desasosiego lo que parecía que iban a ser quince días de estar en casa. Tal vez porque desconocíamos que se convertirían en una cuarentena que luego se alargó durante meses y que nos recordó que la vida está hecha de imprevistos y accidentes; que la realidad pocas veces sigue nuestros planes pues, como escribe Jesús Montiel, la vida ni obedece, ni se puede domesticar. Es un hecho, lo sabemos. No dejamos de constatarlo, sea con pequeños acontecimientos personales o con una pandemia a nivel mundial.

Sigue leyendo Asistimos a nuestra vida, no la hacemos

Seminario: Darío, Nervo, Borges, Cortázar. Cuatro voces en busca de sentido

La Asociación “Proyecto Dios en la Literatura Contemporánea” organiza junto al Máster en “Estudios Latinoamericanos: Cultura y Gestión” de la Universidad de Granada y el Máster en “Estudios Avanzados en Literatura Española y Latinoamericana” de la Universidad Internacional de La Rioja el seminario virtual Darío, Nervo, Borges, Cortázar. Cuatro voces en busca de sentido.

Sigue leyendo Seminario: Darío, Nervo, Borges, Cortázar. Cuatro voces en busca de sentido

Café Newman sobre el sufrimiento con Gabriel Benedicto

El próximo Café Newman sobre el sufrimiento se celebrará online el 3 de marzo a las 15:00 horas. Lo introducirá el sacerdote Gabriel Benedicto, párroco de Virgen de la Paloma, lugar que sufrió una explosión el pasado 20 de enero y dejó cuatro víctimas mortales. Tras la tragedia y la pérdida, Gabriel confesó que estaba en paz y que el amor es más fuerte que la muerte. Estas palabras descolocan y nos hacen querer preguntarnos juntos si sobre la ruina y las grietas, puede haber construcción. El encuentro se realizará a través de la plataforma Zoom en el siguiente enlace. No hay que inscribirse previamente para participar en esta actividad.

Sigue leyendo Café Newman sobre el sufrimiento con Gabriel Benedicto

Ciclo Horizontes de Razón Abierta: La neurobioética para el tercer milenio

El grado en Biotecnología organiza junto al Instituto John Henry Newman un nuevo Ciclo Horizontes de Razón Abierta. La segunda conferencia, titulada «La neurobioética para el tercer milenio», tendrá como ponente e invitado al Padre Alberto Carrara L.C., doctor en Biotecnología Médica y en Teología.

Sigue leyendo Ciclo Horizontes de Razón Abierta: La neurobioética para el tercer milenio

Vuelve a ver el Café Newman sobre la libertad con Ana Iris Simón

El Café Newman sobre la libertad se celebró el pasado miércoles 17 de febrero en la Universidad Francisco de Vitoria con la introducción de la periodista y autora de Feria, Ana Iris Simón. Los anfitriones fueron Rocío Solís (coordinadora del Instituto Newman) y Juan Serrano Vicente (profesor de Humanidades de la universidad). A la actividad asistieron hasta 400 personas vía online. ¡Muchas gracias por vuestra participación!

Sigue leyendo Vuelve a ver el Café Newman sobre la libertad con Ana Iris Simón

CLAVE 4: El anhelo de eternidad y la experiencia del otro

Esta publicación se enmarca en el grupo de destacados del libro Dios no va conmigo para contextualizar el coloquio en torno al mismo que se celebrará el próximo día 16 entre profesoras creyentes y no creyentes de la Universidad Francisco de Vitoria.

Sigue leyendo CLAVE 4: El anhelo de eternidad y la experiencia del otro

CLAVE 1: La vida siendo atea

El próximo día 16 se celebrará el coloquio sobre el libro Dios no va conmigo entre profesoras creyentes y no creyentes de la Universidad Francisco de Vitoria. Pese al atractivo de la propuesta, este evento podría resultar algo ajeno para aquellos que no han leído el libro, por eso, en estas dos semanas ofreceremos algunas claves de la historia que narra Holly Ordway (su autora). Así, destacaremos algunos momentos significativos del libro a modo de píldoras muy breves para contextualizar el coloquio.

Sigue leyendo CLAVE 1: La vida siendo atea

Vuelve a ver el coloquio sobre el libro «Dios no va conmigo»

Dios no va conmigo es la historia de una académica sin influencias religiosas evidentes de ninguna clase que llega a un momento de silencio interior en su vida sin que medie ninguna situación especialmente traumática y se plantea el interrogante con mayúsculas al que se enfrenta el ser humano: ¿Qué hay después de la muerte?

Sigue leyendo Vuelve a ver el coloquio sobre el libro «Dios no va conmigo»

Ana Iris Simón introducirá el próximo Café Newman sobre la libertad

El próximo Café Newman sobre la libertad se celebrará online el 17 de febrero a las 15:00 horas. Lo introducirá la escritora y periodista Ana Iris Simón junto a Juan Serrano, profesor de Humanidades de la Universidad Francisco de Vitoria. El encuentro se realizará a través de la plataforma Zoom en este enlace. No hay que inscribirse previamente para participar en esta actividad.

Sigue leyendo Ana Iris Simón introducirá el próximo Café Newman sobre la libertad

¿Te gustaría escribir en nuestro blog?

«Por eso, en cierto sentido, escribir también es el intento de poseer y de retener un poco de ese trocito de belleza revelada en el instante, casi divino, en el que el asombro vence por fin a la distracción» Se escribe cuando se vive, y se ama, Ricardo Franco

¿Escribes para comprenderte? ¿Para entender el mundo? ¿Para intentar capturar la belleza o el dolor que encuentras? ¡Queremos leerte!

Sigue leyendo ¿Te gustaría escribir en nuestro blog?

Coloquio sobre el libro «Dios no va conmigo»

La Editorial UFV y el Instituto John Henry Newman presentarán la edición en español del libro Dios no va conmigo, de Holly Ordway. El acto se celebrará el próximo 19 de enero en la Universidad Francisco de Vitoria y contará con un coloquio entre cuatro profesoras de la casa: Victoria Hernández (profesora y coordinadora del Grado en Humanidades), Paloma Fernández (directora del grado en Publicidad), Olga Zafra (profesora de Biotecnología) y Ágeda Tejera (profesora de Biotecnología).

Sigue leyendo Coloquio sobre el libro «Dios no va conmigo»

Vuelve a ver el Café Newman sobre el amor

El pasado miércoles 25 de noviembre se celebró el Café Newman sobre el amor en la Universidad Francisco de Vitoria con la presencia del escritor y poeta Jesús Montiel. Los anfitriones fueron Rocío Solís (coordinadora del Instituto Newman) y José María Alejos (profesor de la Universidad Francisco de Vitoria). Asistieron más de 360 alumnos vía online y otras 15 personas en el visionado presencial. ¡Muchas gracias por vuestra participación!

Sigue leyendo Vuelve a ver el Café Newman sobre el amor

Vuelve a ver el Seminario online El Sentido Busca al Hombre

El pasado fin de semana tuvo lugar el seminario online sobre la razonabilidad del cristianismo en la Universidad Francisco de Vitoria. Esta actividad aborda la cuestión del sentido de la vida y la contrasta con un dato histórico único: el acontecimiento cristiano.  El recorrido se articuló en cinco sesiones entre el viernes y el sábado que contaron con una media de 350 asistentes.

Sigue leyendo Vuelve a ver el Seminario online El Sentido Busca al Hombre

2 de diciembre: Minicurso Newman sobre el amor

El próximo Minicurso Newman sobre el amor lo impartirá Chema Alejos el día 25 de noviembre. Esta actividad intentará dar respuesta a las preguntas planteadas en el Café Newman con Jesús Montiel.

El MiniCurso Newman es un curso de dos horas. Su misión es profundizar en las preguntas que surgen a partir del Café Newman, buscando un camino hacia las posibles respuestas.

El Minicurso se basa siempre en una obra literaria o artística de la mano de un profesor de la Universidad Francisco de Vitoria. La cultura es la expresión del hombre y de su drama, por eso movernos en las expresiones artísticas es adentrarnos y comprender un poco más de qué estamos hechos y qué deseamos.

Sigue leyendo 2 de diciembre: Minicurso Newman sobre el amor

Recordando al Rabino Jonathan Sacks

A propósito del fallecimiento del Rabino Johnathan Sacks el pasado 7 de noviembre, desde el Instituto Newman hemos querido recordar su paso por nuestra universidad y su gran aportación al pensamiento judío y al diálogo entre judíos y cristianos. El rabino Sacks fue Rabino Jefe Emérito de la Unión de Congregaciones Hebreas de la Commonwealth y un gran referente intelectual en el mundo judío.

El 4 de noviembre de 2013 se organizó la mesa redonda “Ciencia y Religión: ¿encuentros o desencuentros?” con la presencial del rabino en la Universidad Francisco de Vitoria. Esta fue su intervención en el acto:

Vuelve a ver el Café Newman sobre la muerte

El Café Newman se celebró el pasado miércoles 21 de octubre en la Universidad Francisco de Vitoria con la introducción de la escritora y periodista Rosa Montero. Los anfitriones fueron Rocío Solís (coordinadora del Instituto Newman) y Felipe Samarán (director del grado en Arquitectura). Asistieron más de 250 alumnos vía online y unos 20 en el visionado presencial. ¡Muchas gracias por vuestra participación!

Sigue leyendo Vuelve a ver el Café Newman sobre la muerte