Isidro Catela, en el Minicurso: “La libertad pasa por buscar la belleza en el sufrimiento inevitable”

El profesor de humanidades de la Universidad Francisco de Vitoria, Isidro Catela, impartió el Minicurso Newman sobre la libertad el pasado jueves 27 de abril de 2023. Constatar la atracción de los universitarios por la cuestión sobre lo que les impide ser felices conlleva la deconstrucción de la misma pregunta, es decir, pensar qué cosas lo impiden si fuera el caso, personalizarlo en cada uno,  y cambiar la pregunta del qué por el quién  permite ser libres o de quién es posible fiarse. Así comenzó el Minicurso al cual asistieron alrededor de 45 alumnos. 

5 ideas sobre el Minicurso

1. La conciencia del límite

¿En qué te reconoces limitado? ¿En qué te reconoces bueno? ¿Dónde y cómo ganas la partida a los límites? ¿Te molesta que te digan lo que tienes que hacer? No se puede concebir la libertad sin tener una conciencia de límite, ya que estamos condicionados por la propia condición humana. El límite es físico, biográfico, epistemológico (relativo al conocimiento), social. ¿Nunca llegamos a ser completamente libres? ¿La libertad se hace notar cuando la perdemos? 

  • Kintsugi: ¿Sabías que existe una técnica japonesa que restaura piezas rotas con filamentos de oro para embellecer la fractura?

2. Deseo de superación

¿En qué te has propuesto mejorar y no lo has conseguido? ¿En qué te has superado? El anhelo de mejorar es compartido por todos, también el deseo de superar los límites en un plano trascendente: ¿Qué sentido tiene todo? ¿Por qué algunas cosas siguen siendo un misterio? ¿Es razonable este anhelo? ¿La muerte es una mala jugada de la creación? ¿Estamos mal hechos? La tensión que estas preguntas producen es grande y en cierto modo el anhelo de infinito también es compartido, cualquiera puede decir «ojalá pudiera volver a abrazar a esta persona que ya no está». Este drama ha conducido a muchos al suicidio. ¿El problema de sentido y libertad van unidos?

3. Algunas concepciones sociales sobre la idea de libertad

  • O bien somos libres o bien vivimos en sociedad (T. Hobbes) 

¿Huimos de algo cuando nos apartamos de la sociedad pensando en ayudarnos a nosotros mismos? ¿Cuánta culpa echamos a la sociedad en la libertad que tenemos? El mismo filósofo que dijo «homo homini lupus» dijo también que la sociedad venía a fastidiarlo todo. Este pensamiento ha llevado a muchos Estados a instaurar un autoritarismo y a muchas personas a volverse antisociales. 

  • No se puede ser libre en el ámbito público (J.S. Mill) 

¿Por qué hay manifestaciones públicas de lo privado, como en el caso de las catedrales? En “Sobre la libertad”, Stuart Mill diferencia el ámbito público donde no podemos ser libres del ámbito privado que atañe a los deseos y creencias donde la libertad ha de ser total. 

La película El Show de Truman muestra las «cavernas platónicas» del mundo (sufrimiento, oscuridad, traición), a la vez que no todo el mundo es una caverna. ¿Existe la posibilidad de trascender y aunar libertad interior con superación de límites sociales?

Otras referencias: 

  • «Competencia social y ciudadana», José Antonio Marina.
  • «Zoom politicon», Aristóteles.
  • «Hijos tiranos», Javier Urra.
  • La paradoja de la tolerancia, de Karl Popper.

4. Rebeldía ante el límite

La experiencia del vértigo

¿Puede ser que no nos vaya tan mal por la valentía de personas que hace tiempo se rebelaron? ¿Florece la belleza en vidas que entregan su libertad hasta el extremo? Ante la asfixia se puede salir corriendo y sobrevivir apretando el acelerador, a través del placer hedonista inmediato, nunca suficiente. Isidro citó a dos autores:

  • Niveles de realidad y de conducta, de Alfonso L. Quintás.
  • «Vida oculta», de Terrence Malick, plantea la objeción de conciencia en la historia de libertad del alemán Franz Jägerstätter.
La vía estoica

Sustine et abstine significa aguantar y renunciar en latín. ¿Esta vida consiste en resistir ante «el aguacero»? ¿La resignación o imperturbabilidad puede alejarnos de una libertad vinculada que posibilite el crecimiento personal? Un ejemplo:

  • «Oda I Vida retirada», Fray Luis de León. «¡Qué descansada vida la que huye del mundanal ruido!».
La in-quietud

Si permanecemos en la rueda del estilo vital de Occidente, a través de pantallas donde la vida es representación y se mueve a gran velocidad, la experiencia de colocarse físicamente en un desierto nos sitúa en una batalla interior de inquietud. ¿Sirve para desconectar y volver a conectar después con mayor fuerza y creatividad? Isidro propuso dos lecturas:

  • «Vida contemplativa. Elogio de la inactividad», Byung Chul-Han.
  • “Agitación”, Jorge Freire
Libertad viciada o virtuosa

¿Nos planteamos la acción por las consecuencias? ¿Nuestras acciones forjan el carácter? ¿Es virtuoso que una monja contemplativa busque la soledad con una pequeña comunidad? 

  • Hikikomori: ¿Sabías que existe un fenómeno patológico que se produce cuando la libertad está atrapada en el mundo virtual?
Libertad creativa y responsable

El planteamiento más exigente para afrontar el ahogo de la sociedad es la vida creativa, la experiencia de donación y de amor. ¿Hay libertad sin responsabilidad? «Spondere» significa prometer en latín y una promesa en sí misma implica una acción. ¿Qué somos capaces de prometer y qué han cumplido otros? ¿Hay Alguien con mayúscula que nos haya prometido algo? Isidro recomendó informarse sobre:

5. Algunas referencias para educar en libertad

  • PADRES: «La Eneida», Virgilio. “Pronto querido padre súbete sobre mi cuello y esta carga no será pesada. Común será el peligro y la salvación para ambos”. 
  • AMIGOS: “Ética a Nicómaco”, Aristóteles. «Sin amigos nadie querría vivir».
  • LIBROS: Liber es la misma raíz de libro y libre en latín, libro que libra de una libertad alocada, del adanismo de pensar que el mundo empieza con uno mismo.
  • UNIVERSIDAD: Unus versus significa uno girado en latín, comunidad de profesores y alumnos en búsqueda conjunta de la verdad.
Comparte esta entrada:

También te puede interesar...

¿Bailamos?

Soy pésimo bailarín, excepto cuando doy clase. Sé que el aula no es, propiamente, una pista de baile, pero sí

Leer más