Susana Miró, profesora de Humanidades de la Universidad Francisco de Vitoria, introduce el Aula Newman explicando cómo están conectadas las cinco preguntas fundamentales: el amor, la libertad, el sufrimiento, la muerte y la cuestión de Dios. 

A continuación, encontrarás una selección de referencias sobre la pregunta por el sufrimiento dentro de tres expresiones culturales:  la filosofía, con varios textos destacados, la música, con el enlace a las canciones de Youtube; y el cine, con clips de películas. También encontrarás una selección los Cafés Newman de los últimos años que buscan plantear la pregunta en el ámbito universitario, confrontándola con la experiencia de los alumnos. 

EL SUFRIMIENTO EN LA FILOSOFÍA

En este fragmento de la obra «El Problema del Dolor», de C. S. Lewis, el autor reflexiona sobre el sufrimiento y el amor, qué relación existe entre ellos y cómo podemos entenderla. Para ello, recurre a la analogía de los “amores” humanos.

Este trabajo de la Universidad Católica de Cuyo, en Argentina, aporta perspectivas significativas sobre el tratamiento del dolor en la vida del ser humano, desde un enfoque no solo físico, sino también psicofísico. Así es como  plantea el gran interrogante sobre si puede haber algo más allá del sufrimiento.

Per aspera ad astra es un dicho latino que significa «por el sendero áspero, a las estrellas». Hay otras formas de expresarlo que vienen a decir lo mismo: «por las rudezas del camino, hacia las estrellas» o «hacia las estrellas a través de las dificultades». Juan Pablo II en esta meditación recuerda la misma idea de fondo: «A través del esfuerzo, el triunfo». 

EL SUFRIMIENTO EN LA MÚSICA

Estoy triste y me río, el concierto está lleno, pero yo estoy vacío. En la industria de la música todo es mentira, mi hijo tiene que comer así que sigo de gira (…). Mi alegría sigue rota, se apagaron las luces en el parque de pelota, ya no queda casi nadie aquí. A veces ya no quiero estar aquí. Me siento solo aquí, en el medio de la fiesta. Quiero estar en donde nadie me molesta.

Tú me dejaste de querer cuando te necesitaba, cuando más falta hacía tú me diste la espalda. Tú me dejaste de querer cuando menos lo esperaba, cuando más te quería se te fueron las ganas.

Pero tú no quieres estar drogado como yo, nunca realmente saber por qué como yo tú no quieres bajarte de esa montaña rusa y estar completamente solo. Tú no quieres subirte en un autobús como este, nunca sabiendo en quién confiar de este modo, no quieres estar atrapado en ese escenario cantando. Todo lo que conozco son canciones tristes, canciones tristes.

Cuando los días son fríos y las cartas ya han sido puestas sobre la mesa y los santos que vemos están todos hechos de oro. Cuando todos tus sueños fallan y por los que nos entusiasmamos son los peores de todos y la sangre se pudre, quiero ocultar la verdad, quiero protegerte, pero con la bestia en el interior no hay donde podamos escondernos.

Un-un shot pa’ la pena profunda (Un shot, eh). Y seguimo’ gastando la funda (La funda). Otro shot pa’ la mente (Yeah, yeah). Pa’ que el recuerdo no la atormente (Ah; oh).

¿Por qué me siento tan triste? ¿Cómo puedo ajustarme a la forma en que van las cosas? Me está matando lentamente. Oh, solo lo quiero para ser como solía ser porque desearía quedarme, pero con el tiempo las cosas deben cambiar, así que no debería ser tan malo.

Y no sé cuánto, no sé cuánto voy a soportarlo. Y no sé dónde, no sé dónde voy a dar sin ti. Y no sé cómo, no sé cómo lograré olvidarte. No sabes cuánto me duele este adiós.

Vives el sueño, pero aún eres un soñador. Tu vaso está lleno, pero nunca estás satisfecho. Tu hierba es verde, pero su hierba es más verde. Nunca llegarás a la cima de la colina.

Camino por una carretera solitaria, la única que alguna vez he conocido, no sé a dónde va, pero para mí es mi casa y camino solo, camino por esta calle vacía, en el boulevard de los sueños rotos, donde la ciudad duerme, y soy el único y camino solo,
camino solo, camino solo, camino solo y camino.

Aunque me ves de metal, vuelo con alas de cristal. De frente al vacío, de pie y sin dejar de temblar voy a saltar. Aunque me asfixie el dolor no pierdo la fe en el amor. Somos las flores naciendo del lodo. Somos nada, somos todo.

Qué llanto más grande llevo dentro de mi escaso cuerpo, qué chorro de fuego siento dentro de mí. Qué fuerte sopla el viento esta noche suave, qué cosas tan extrañas pasan cerca de mí. ¿Qué pasa aquí donde estoy que tengo resabio de nada?

EL SUFRIMIENTO EN EL CINE

Los Comulgantes (1963), dirigida por Ingmar Bergman, cuenta la vida de un pastor protestante que sufre una crisis espiritual. La pregunta es: ¿Quién puede salvarnos del desgarrón interior que supone la angustia vital y el miedo existencial?

Mi pie izquierdo (1989), dirigida por Jim Sheridan, es la historia de superación del escritor irlandés Cristy Brown, aquejado de una parálisis cerebral. El sufrimiento acaba imprimiendo carácter y conlleva todo un aprendizaje a la hora de separar la herida de la propia identidad personal.

Tierras de penumbra (1993), dirigida por Richard Attenborough, es la demostración de que el sufrimiento nunca ha dejado de ser la piedra de toque de la verdadera vida del hombre, como exclama el propio Anthony Hopkins en su gran interpretación de la vida de C.S. Lewis.

Adiós pequeña, adiós (2007), dirigida por Ben Affleck, se trata de una adaptación del autor best-seller de «Mystic River». La historia detectivesca del secuestro de una niña es una de las manifestaciones más evidentes de los límites humanos ante la contradicción de la presencia del mal en medio del mundo. Es entonces cuando la frase de Romanos 12 cobra significado al instar a vencer el mal a fuerza de bien.

Slumdog Millionaire (2008) está dirigida por Danny Boyle y Loveleen Tandan y es la historia de un joven pobre de los suburbios de Bombay que gana 20 millones de rupias en un concurso de la televisión. ¿Qué pasa cuando el marginado se convierte en protagonista? 

Lo imposible (2012), dirigida por J.A. Bayona, es una producción audiovisual sobre el tsunami de Tailandia del año 2004 que cambió para siempre la vida de millones de personas. El sufrimiento ante las catástrofes naturales continúa invitándonos a transformar la pregunta del porqué en un para qué y lleva a considerar nuestra pequeñez ante las fuerzas de la naturaleza y lo que se escapa a nuestro control.

Nace una estrella (2018), dirigida por Bradley Cooper, contrasta el éxito con la fragilidad humana cuando hoy parece que se tiene todo y mañana no se encuentra el sentido a ese todo. El sufrimiento puede ser un abismo que grita desde la profundidad una nueva manera de mirar las mismas cosas. 

Joker (2019), dirigida por Todd Phillips, plantea si es posible justificar el mal ante una vida marcada por el sufrimiento. ¿No hay una escuela de vida para el oscuro personaje de Batman? ¿No sería capaz de superarse a sí mismo y descubrir capacidades inimaginables?

El milagro del Padre Stu (2022), dirigida por Mel Gibson, es la historia real del boxeador que se enamoró de una chica católica y quiso ser sacerdote tras un accidente de moto que le deja en coma. El sufrimiento de toda una vida con un padre ausente y alcohólico zarandea sus cimientos hasta acabar encontrando sentido a una enfermedad neurodegenerativa.

CAFÉS Y ENCUENTROS

Marcelo López es filósofo, escritor y  profesor de Humanidades en la Universidad Francisco de Vitoria.

Pablo Delgado es fisioterapeuta y profesor de la Universidad Francisco de Vitoria. Convive con una enfermedad crónica desde su nacimiento.

Ruth de Jesús es psicóloga y profesora de psicología en la Universidad Francisco de Vitoria.

José Díaz Maroto es profesor del grado en Fisioterapia de la Universidad Francisco de Vitoria. 

Cristina García de Leonardo es médico y profesora en la Facultad de Medicina de la Universidad Francisco de Vitoria. 

Gaétan Kabasha es un sacerdote ruandés que huyó del genocidio y en su libro «Una mano invisible» da testimonio de cómo ha superado tanto sufrimiento. Pincha para leer más información.