Susana Miró, profesora de Humanidades de la Universidad Francisco de Vitoria, introduce el Aula Newman explicando cómo están conectadas las cinco preguntas fundamentales: el amor, la libertad, el sufrimiento, la muerte y la cuestión de Dios. 

A continuación, accederás a referencias musicales que han expresado la pregunta por el amor en la música. También podrás echar un vistazo a algunas películas para comprobar cómo se ha tratado en el cine el tema del amor a lo largo de las distintas épocas de la historia de la humanidad. Y al final del Aula podrás consultar varias fuentes de filosofía que tienen que ver con los significados e interpretaciones que distintos autores han dado al amor. También encontrarás una selección los Cafés Newman de los últimos años que buscan plantear la pregunta en el ámbito universitario, confrontándola con la experiencia de los alumnos. 

EL AMOR EN LA MÚSICA

¿El amor es posible en el silencio? En este video de presentación, el profesor de la Facultad de Comunicación, Guillermo Vila, nos sitúa ante la inevitable pregunta sobre si el amor va más allá del sentimiento para convertirse en un acto de la voluntad. Así, va guiando al universitario, sirviéndose de varios temas musicales, para transitar por la senda del deseo, el dolor y la verdad, mientras va forjando las principales relaciones amorosas de su vida. 

Puedes escuchar más abajo las canciones que plantean las preguntas sobre la experiencia del amor en la vida del ser humano.

Quisiera conocer el olor de tu país, caminar por el jardín de tu casa, respirar en el aire sal y barbechos, los aromas de tu salvia y del romero, quisiera que todos los ancianos me saludaran, que hablásemos del tiempo y de días pasados, quisiera que todos tus amigos me hablaran como si fuéramos amigos de toda la vida, quisiera encontrar las piedras, los caminos, las salidas y los penachos de paredes pegados a los muros, la tira del caracol en su concha capta todas las miradas detrás de la oscuridad. Y lo quisiera porque no existo cuando no estás y solo descanso cuando piensas en mí y yo…

Ahora recuerdo la primera vez que te reíste y las ganas que me dieron de que se me ocurra un chiste. ¿Cómo van a convencerme de que la magia no existe?

El día en que escuchemos por vez primera nuestras voces se encenderán todas las luces, sonarán todas las canciones. El día en que sepamos que seremos inseparables tú lo adivinarás riendo, yo lo sabré al instante.

Quiero que me mires a los ojos para decirme que me quieres, que estés a mi lado. Te quiero al final de mi vida. Quiero ver tu cara cuando caiga con gracia en el momento de morir. ¿Está bien?

Quiero que nos volvamos a ver. Déjame ver cómo me ven tus ojos, ven quiero decirte que si hablamos de mirar los ojos son de quien te los hace brillar.

Que no es tu signo positivo el que invierte en conflictivo las cosas del querer que eres tú quien me revuelve, que eres tú quien me enamora, tú quien me convierte en la mejor persona y si tengo que gritarte lo que siento te digo que te quiero con tu suerte, con tu mierda, con pasado, con presente, con o sin enfermedad.

Juntos sumamos, separados la mitad. Plagas de Egipto contra la humanidad. Quieres pelea, ¿tú y cuántos más? ¿Qué vamos a enfrentar antes de desayunar?

No me olvides, te lo suplico, recuerdo que dijiste: «A veces permanece el amor, pero otras en cambio duele».

Solamente oír tu voz, ver tu foto en blanco y negro, recorrer esa ciudad, yo ya me muero de amor.

Estoy contigo, cuando la esperanza se ha ido todo lo que quieres es la verdad. Estoy contigo, continúa cuando dicen que no sirve de nada.

Te amo más que nunca, más que el tiempo y más que el amor. Te amo más que el dinero y más que las estrellas de arriba. Te amo más que locura, más que olas sobre el mar. Te quiero más que a la vida misma, significas mucho para mí.

El lunes me dejó roto, el martes estaba lleno de esperanza, el miércoles mis brazos vacíos estaban abiertos, el jueves esperando el amor, esperando el amor.

Lo quiero todo, todo contigo, tus aciertos y tus fallos, vivir contigo sin ensayos. Lo quiero todo, todo contigo, apostarlo todo al color de tus ojos, al rojo de tus labios, tu sabor de cada día, el perfume de tu piel con la mía, los misterios y mapas de tu mirada perdida.

Contigo, recorrería el mundo entero contigo, me pasaría todo el tiempo mirando el firmamento y con tus dedos tapando el sol. Solo si es contigo me perdería en una isla contigo, caminaría de tu mano y ahora que te tengo al lado me siento mucho mejor.

EL AMOR EN EL CINE

El amor también ha sido el tema favorito de la gran pantalla, pero no siempre se ha tratado con la misma profundidad. En los ejemplos de películas que figuran a continuación el guion se ha destacado en el Aula Newman por algún motivo que interpela la conciencia, por ejemplo, la concepción del amor como un acto de donación para hallar felicidad. 

El séptimo sello (1957), dirigida por Ingmar Bergman, es un clásico del cine en blanco y negro. Sitúa el amor, junto a otros temas fundamentales, como punta de lanza en la búsqueda de sentido. Al fin y al cabo, todos jugamos la misma partida de ajedrez.

En La Última Noche de Boris Grushenko (1975), dirigida y protagonizada por Woody Allen, hay una escena que parodia el azaroso sinsentido que implica explicar la imposibilidad de no sufrir al afrontar el amor. 

Mejor… imposible (1977), dirigida por James L. Brooks, hace patente la dificultad de expresar y acoger el amor cuando el Trastorno Obsesivo Compulsivo gana terreno a la salud mental. El personaje que interpreta Jack Nicholson no es su TOC.

Eduardo Manos Tijeras (1990), dirigida por Tim Burton, abre a la creatividad en una relación amorosa en la que se tienen «cuchillas en lugar de dedos».

El príncipe de las mareas (1991), dirigida por Barbra Streisand, es todo un alegato sobre la aventura de partida y regreso que supone el hecho de amar. El amor reclama seguimiento, es una cuestión de relación.

En El Indomable Will Hunting (1997), dirigida por Gus Van Sant, se ha querido mostrar el lado experimental que supone afrontar el amor de manera no teórica. 

Una mente maravillosa (2001), dirigida por Ron Howard, es la vida del Premio Nobel de Matemáticas, John Nash, que interpreta el actor Russell Crowe. En su famoso discurso ante la Academia plantea que la razón no puede encontrar un significado completo de la realidad hasta que no se abre al amor. Buscamos certezas matemáticas, pero hay cuestiones que obedecen a otro modo de verificación donde se juega lo importante, desde una certeza existencial.

La serie A dos metros bajo tierra (2001), creada por Alan Ball, cuenta la vida de una familia que tiene una empresa funeraria. Solo el amor incondicional espera al final de cualquier desequilibrio personal.

¡Olvídate de mí! (2004), dirigida por Michel Gondry, trata sobre la importancia de los recuerdos en las relaciones afectivas. La memoria es uno de los procesos psicológicos más importantes a la hora de establecer los vínculos con otras personas y anular el recuerdo no implica solucionar los problemas.

Little Miss Sunshine (2006), dirigida por Jonathan Dayton y Valerie Faris, cuenta la historia de la peculiar familia Hoover. Son sus historias las que nos muestran el verdadero alcance de los límites, fracasos y frustraciones humanas.

Juno (2007), dirigida por Jason Reitman, da nombre a una adolescente que se queda embarazada a los 16. La relación de acompañamiento de su padre resulta crucial cuando lo que está en juego es el anhelo profundo de un amor que sea para siempre. 

Cuestión de tiempo (2013), dirigida por Richard Curtis, hace una propuesta sobre el amor a primera vista. Resulta atractiva la manera de presentar la perseverancia en la conquista como si se tratase de una cuestión de tiempo. 

Paterson (2016), dirigida por Jim Jarmusch, es un homenaje a la generosidad de comulgar con otra vida en el quehacer rutinario de cada día, amando cada pequeño detalle sencillo y común. La poesía y el hombre se rescatan mutuamente.

Incluso el desinhibido anuncio de la bebida refrescante Sprite ha sabido sacarle partido a la fuerza del amor, aunque sea dentro de su parodia publicitaria de tono adolescente.

EL AMOR EN LA FILOSOFÍA

En este apartado del Aula Newman podrás leer algunos textos sobre la concepción del amor que albergaban pensadores que han dejado huella en la historia de la filosofía como S. Agustín (354), Freud (1856), Ortega y Gasset (1883), Tolkien (1892), Lewis (1898), Sartre (1905) o el propio Ratzinger (1927). Podrás descargarte los textos en PDF y subrayar las ideas que consideres más interesantes para despertar, descubrir y decidir en la vida.

CAFÉS NEWMAN SOBRE EL AMOR

José Luis Parada es profesor de Humanidades de la Universidad Francisco de Vitoria. 

Jesús Montiel es escritor y profesor universitario.

Ruth De Jesús es psicóloga y profesora en el grado de Psicología de la Universidad Francisco de Vitoria.

Cristina Papadakis es enfermera y profesora en el grado de Enfermería de la Universidad Francisco de Vitoria.

Lupe de la Vallina es fotógrafa freelance en numerosas revistas actuales.