Así fue el I Curso Interdisciplinar sobre el Sudario de Oviedo

Algunos miembros del I. Newman de la Universidad Francisco de Vitoria asistieron al  I Curso Interdisciplinar sobre el Sudario de Oviedo, que tuvo lugar el 23 y 24 de mayo de 2024 en la ciudad de Oviedo, con el objetivo de conocer los resultados de las últimas investigaciones en torno a las manchas del Sudario. Este Curso se celebra después del I Congreso Internacional de hace 30 años.

La Universidad Francisco de Vitoria está preparando una exposición permanente sobre la Sábana Santa de Turín y el Sudario de Oviedo. El origen y la imagen de ambos objetos siguen siendo una incógnita sin resolver para la ciencia actual, de ahí que su presencia en la Capilla de la Universidad Francisco de Vitoria sea pertinente. En los últimos años, estudios forenses han concluido sorprendentemente que ambas telas cubrieron a la misma persona en su entierro. La exposición quiere poner en diálogo a la ciencia con la filosofía y la teología para la explicación de estos objetos de veneración y la reflexión que suscitan. 

A día de hoy solo están colgadas ambas réplicas, a falta de la inaugaración del recorrido íntegro. 

Entre los principales hallazgos que se presentaron el el Curso de Oviedo, están las concordancias entre la Sábana y el Sudario, manchas duplicadas en ambos lienzos ocasionadas por la misma herida, reproduciendo los movimientos de los lienzos sobre los rostros. 

Actualmente, la investigación se orienta hacia el análisis matemático del Sudario, mancha por mancha, para hacer nuevos descubrimientos y señalar la correlación de cada una de ellas con las que figuran en la Sábana, según el método de la antropología física, la anatomía y la geometría descriptiva.

También se va a profundizar en el estudio de los residuos laterales hallados en la Sábana, que han sido muy discutidos. Con un escáner de alta resolución de la Síndone, facilitado por Turín, se ha observado que hay otras manchas con una morfología distinta, situadas en la periferia. Está sobre la mesa la hipótesis de que sean residuos fecales, en la zona de nalgas, dada la violencia de la muerte, causados por la pérdida de control de esfínteres.

El inicio de la investigación

Guillermo Heras, Ingeniero de Caminos: “Mi idea era encontrar algo que descartara la autenticidad del Sudario para marcharme”

El esquema de la tumba judía, reproducido por el CES en 1995 con la ayuda de Florentino Díez, presidente del Instituto Bíblico de Jerusalén, señala la primera cámara donde estuvo el cadáver de Jesús. El primer estudioso Giulio Ricci, famoso por descubrir que las manchas del Sudario eran simétricas, planteó la posibilidad de que el Sudario no tiene que ver con una mortaja sino que tuvo un uso improvisado entre el lugar de la muerte y el de sepultura. Tras el estudio hematológico de la muestra tomada en 1977 se puede saber por la secuencia de las manchas que esa distancia era de 42,7 metros y que se tardó 10 minutos en efectuar el traslado. En el 79, el Dr. Jackson del equipo STURP consiguió una fotografía de la se sacaron importantes resultados. Fue crucial la presencia del Dr. Villalaín, el primer forense que intervino en la investigación del CES.

"La impronta de la Sábana no es una radiación al uso"

Cuatro segundos, según el CES, y ocho, según J. Jackson del STURP, es lo que tardó la cara superior de la Sábana Santa en caer sobre la inferior. Los primeros estudios de 1988 demuestran que en los lienzos hay información, el analizador VP-8 de la NASA detectó en la Sábana la impronta de un cadáver con información sobre la intensidad de las manchas de sangre y a qué distancia estaban del cuerpo, lo que indica que no fue una radiación al uso. 

Pero en un sistema físico de coordenadas espacio temporales estamos ante un comportamiento enigmático de la materia, ya que los restos mortales no tienen capacidad de relación. En el caso de la Sábana, el intercambio de información con la parte frontal se hace en dos tiempos: primero, manchas de sangre y después, desplome de la parte superior sobre la inferior sin ofrecer resistencia, algo que no sigue las leyes de la física.

Las fuerzas que actúan en este fenómeno son: la atracción gravitatoria (a modo de imán) y las fuerzas electromagnéticas (a modo de calambre), también la fuerza nuclear débil y la fuerte del núcleo del átomo. Por materia se entiende alguna interacción con las cuatro fuerzas descritas. Giuseppe Ghiberti, custodio de la Síndone, se pregunta qué pasó en la tumba y qué pudo transformar así la estructura de la materia. 

Resultados del análisis forense y criminológico

Alfonso Sánchez Hermosilla, médico forense: “Me tiene atónito la vorágine de descubrimientos de estos lienzos”

Síndone y Sudario cubrieron a la misma persona, aunque no simultáneamente. El Sudario se usó para cubrir cabeza, cara, cuello y parte superior de los hombros de un cadáver. El sujeto ya era cadáver cuando se usó. Alguna de las manchas son compatibles con haber sido causadas por una corona de espinas, una flagelación con el flagrum taxilatum romano y una lanzada. Hay manchas superpuestas, con capas de información unas sobre otras.

Se descubrieron coágulos de fibrina, desapercibidos por su tamaño, pero que han traído muchos descubrimientos. Los coágulos de fibrina se formaron en la cavidad pleural y en la cavidad pericárdica como mecanismo de respuesta a los golpes recibidos durante la flagelación, produciendo un líquido pleural y pericárdico ricos en fibrina, pero sin cantidades significativas de sangre. Estos coágulos se habrían quedado ahí, y nunca habríamos tenido conocimiento de su existencia de no haber recibido el cadáver una herida postmortem, la Lanzada, que puso en comunicación estas cavidades con el exterior. Estos mismos coágulos de fibrina han permitido identificar el orificio de salida de la lanzada, y también explicar la peculiar composición de la «mancha en acordeón» y de la «mancha difusa», ambas ricas en coágulos de fibrina y casi exentas de sangre.

La batería de test disponibles dio positivo: era sangre humana, del grupo AB y se identificaron otros fluidos corporales. Hay gran cantidad de líquido pleural y pericárdico que aumenta para proteger de una agresión como ya hemos visto. En 2017 presentó este resultado en el Congreso de Paleopatología. Por tanto, murió por asfixia y espectoró mucosidad y sangre. Hay más sangre en el Sudario que en la Sábana por el edema de pulmón provocado por la asfixia, fluye de forma distinta, no coagula y mancha más.

OTRAS APRECIACIONES…

  • Para evitar que la sangre saliera por boca y nariz las personas que prestaron este servicio usaron las manos, son manchas dactilares. Pero sin huellas digitales.
  • Hay costuras hechas con aguja e hilo.
  • No hay lesiones óseas ni fracturas, la lesión de la nariz es una luxación del cartílago nasal. Se descarta rotura de la tibia.
  • Los fragmentos de ADN son diminutos. Hay ADN mitocondrial y se espera que mejore la tecnología para saber más del ADN nuclear. No hay ningún fragmento importante de ningún cromosoma.
  • El cadáver se espolvoreó con áloe y mirra (estoraque). Marzia Boi, miembro del equipo de investigación, demostró que fue amortajado con laúdano, cistus, lentisco, terebinto, gálbano y helichrysum en vez de gundelia. Se realizaron experimentos con ramas de plantas espinosas, una de ellas, el ziziphus, que crece en Oriente Medio, tiene espinas grandes y otras pequeñas en forma de garfio, lo que permite tejer fácilmente coronas de espinas muy sólidas al trabarse entre sí estas espinas en forma de garfio. La única corona coherente con este cadáver tiene forma de casco asegurada alrededor de la cabeza con algún cordón.
 

EN RELACIÓN CON EL HOMBRE DE LA SÁBANA… En España para convencer a un juez de que una huella pertenece a un sospechoso basta con 12 puntos de coincidencia, a efectos judiciales solo 8. El Dr. Pedro Peinado Rocamora determinó muchos más. Visita guiada con Pedro Peinado por la exposición «El hombre de la Sábana».

Datación

Felipe Montero, director adjunto del CES: "El C14 no falla"

La muestra del Sudario que se tomó medía 35×5 mm y pesaba 0,0375 gr, se garantizó una cadena de custodia segura. Se envió al laboratorio estadounidense Beta Analityc con la identificación SO-1711 y se analizó previo lavado a 80º hasta la neutralización del tejido con distintos elementos químicos lo que hizo perder un 58% de su peso eliminando también partículas vivas (con gran influencia en la datación). El resultado fue: 710+-50 d.C.

El análisis de infrarrojos determinó la contaminación por grasa de las manos. La cromatografía en fase líquida indica solo trazas de ácidos grasos. 

La espectometría de Raman no encontró resultado orgánico, sino carbono amorfoDespués de enviar la muestra se observaron manchas negras discontinuas. Sacando una madeja de fibras negras se mandó hacer otro análisis de la parte limpia, y el resultado fue igual, carbono amorfo, típico de hollín de combustión. 

Después se hicieron análisis de cultivos para saber si era una contaminación biológica y se determinó patata dextrosa agar y tryptona soja agar.

De manera que había fibra limpia, fibra negra y fibra de óxido de hierro ya que el Sudario estuvo fijado al soporte durante mucho tiempo con tachuelas de hierro. Y en la fibra negra había hierro, cobre y plata, partículas metálicas propias del aceite de uso común. Posteriormente, se observó en la Iglesia de Santa María de las Blanquernas, Turquía, que las lámparas que ardían tenían las cadenas negras. Y así fue como se descubrió que en la Cámara Santa estuvieron dos lámparas ardiendo día y noche durante 400 años dejando en el Sudario la contaminación. De hecho, en las zonas contaminadas los cultivos incluyen estafilococos y se observó el crecimiento de un hongo, el cladosporium, que surgía con hifas y esporas en un medio de cultivo incomprensible, sin medio de nutriente.

Esta información encaja con la declaración de J. Jackson, investigador del STURP, quien demostró que el incendio de la Síndone había contaminado la datación. Igualmente ocurrió en el Sudario a pesar de que los procesos de investigación habían tenido lugar por separado. 

Conclusiones:

  1. El rejuvenecimiento anterior al siglo VII ha sido provocado por carbono amorfo.
  2. Organismos saprófitos y quimioheterótrofos son los culpables del biodeterioro.
  3. El lino absorbe CO2 contaminado químicamente.
  4. Si el resultado hubiera sido del siglo I sería falso sabiendo que hay materia inorgánica añadida, incluso debía ser de siglos anteriores al s. I. Es importante tener en cuenta la información que tiene el propio lienzo después de su fabricación. Por eso, el C14 no quita autenticidad, no es que falle, sino que refleja los periplos del textil.
  5. Puede que no proceda una datación C14. La muestra de Ricci no tenía autorización, por esa razón en 2006 el Equipo de Investigación EDICES hizo una datación propia.
  6. La coincidencia botánica entre la Sábana y el Sudario solo se da con plantas originarias de Oriente Medio y pólenes del Mediterráneo. A partir de ahí todo son diferencias por el distinto recorrido geográfico que han tenido.
  • Montero Ortego, Felipe. El Sudario de Oviedo. Memorias de investigación. 

Síndone y Sudario cubrieron el mismo cadáver

Juan Manuel Miñarro, investigador del CES: "¿Hace falta que venga alguien a decir que las manchas son iguales?

Desde el 2022 se ha llevado una actividad frenética en la correlación matemática de ambos lienzos. Esta correlación se basa en una metodología propia: la antropología física, anatomía y geometría descriptiva. Juan Manuel Miñarro, que se había dedicado a impartir cursos a criminólogos de reconstrucción facial con el cráneo de referencia, aportó seriedad al estudio fijando una distancia y posición relativa de las manchas del lienzo con referentes anatómicos. Su inspiración fue el trabajo de Ángel del Campo Francés, ingeniero de Caminos y académico de Bellas Artes.

Intentó conseguir un retrato y el aspecto de un rostro politraumatizado. Para reproducir la mancha central del Sudario cuando ya tenía dos versiones del rostro de la Sábana lo crucial fueron las referencias anatómicas y no las manchas de sangre, por lo que hizo muchas comparaciones fotográficas, ajustando la escala correctamente entre las fotos y la posición relativa respecto al cuerpo. También corroboró la información 3D que había aportado el STURP.

Tuvo en cuenta la inclinación de la cabeza y los grados. Tenía información frontal y trasera, y ahora disponía del perímetro completo. Partió de un calco de Felipe Montero y buenos facsímiles para situar el eje de inclinación del rostro unos 15 grados a la derecha ya que las manchas de sangre están influidas por el movimiento de fluidos.

Colocó los puntos cefalométricos en el Sudario restando el escalón nasal donde la convexidad no es simple, así determinó que sobre el punto de la nariz giraba todo lo demás y también reflejó la zona de las orejas.

Se estudia un orificio oval que pasa de izquierda a derecha con la misma relación simétrica. Las costras oscuras de los bordes de la quemadura de una vela, observadas en una exploración rutinaria, podrían ser restos de sangre. La técnica de transiluminación (que muestra toda la densidad de la sangre) permite observar que la mancha se debió de formar según el lienzo fue colocado doblado sobre la cabeza del cadáver en la primera posición.

Sábana y Sudario proceden del mismo fenómeno, atendiendo a las nubes de puntos de las medidas angulares en la frente y en la nuca, es la primera vez que se puede cuantificar algo así. El pómulo derecho y la barbilla reflejan la correspondencia en el espacio entre los distintos accidentes topográficos de las dos cabezas; en el Sudario, según la forma en que ha circulado la sangre por el rostro (como se ha visto, no es tan importante el área de la mancha sino la posición de la lesión). Las tumefacciones y deformaciones coinciden en ambos lienzos, en uno por la imagen y en otro por la dirección del fluido.

La historia del Sudario

Jorge Rodríguez Almenar, director del CES: "Ratzinger me dijo que siguiéramos estudiando el Sudario"

El Sudario es una tela auxiliar, sucia, manchada y arrugada. A diferencia de la Sábana, no tiene imagen. 

Alfonso II el Casto fue el rey que custodió el relicario del Arca santa. Y el Acta del año 1075 d.C. reflejó la lista de las reliquias que venían de Toledo, firmada por Urraca y el Cid. La primera referencia al Sudario está en la misma tapa del Arca: “Atque sudario et cruore domini”. En el Manuscrito de san Antonio mártir se hace alusión al sitio donde se guardó, pero los documentos antiguos que reflejan la traslación del Arca están en Bruselas, Valenciennes y Cambrai, según el historiador Mark Guscin. Guscin encontró una unción sagrada del rey Wamba en la que vierten aceite sobre un manto en su cabeza, de hecho, el IV Concilio de Braga prohibió colocarse reliquias sobre uno mismo, lo que indica que se estaba haciendo con anterioridad. San Isidoro, que era hijo del Dux de Cartagena, guardó el Arca con las reliquias llegadas de manos de los persas y después se llevó a Toledo donde fueron los reyes quienes guardaron los objetos de valor.

La invasión musulmana tuvo dos focos cristianos: Huesca y Asturias. En el Monsacro hay una iglesia octogonal que indicaba presencia de reliquias y el pozo de Santo Toribio era reconocido como refugio del Sudario, el historiador musulmán Abumbenque escribió que los cristianos escondían reliquias en lugares subterráneos. Por otra parte, Justo García Sánchez, decano de Derecho en Oviedo, demostró que el Sudario tuvo una misa propia durante siglos que se prohibió en 1640 al no entender su significado, a raíz del II Congreso Internacional de 2007 se volvió a permitir.

Lienzos sepulcrales y sepulcro vacío

Constantino Bada, Centro de Estudios Diocesanos: "El Sudario es una prenda atestiguada por el evangelista Juan"

Para llevar a cabo una aproximación a los indicios materiales del sepulcro vacío hay que ir a las fuentes bíblicas que iluminan el hecho originario y que atestiguan la existencia de una sábana y un sudario. Es importante la mención del evangelio apócrifo de San Pedro, hallado en 1945, que se conserva parcialmente. Y la del códice sinaítico cuando menciona en griego los lienzos extendidos. 

Florentino Díez, director de la excavación arqueológica del santo sepulcro en Jerusalén, explica que no se pudo completar la prescripción del rito funerario por la premura del sabath y que se tapó la cara de forma improvisada por las consecuencias del edema y el rostro desfigurado. En concordancia con los datos y las posibilidades de los textos griegos sobre el Sudario lo convierten en una prenda atestiguada por el evangelista Juan.

Hay una cuestión de traducciones imperfectas sobre las vendas en el suelo y el sudario enrollado. En 2010 la Conferencia Episcopal Española presentó la nueva traducción: «los dos corrían juntos… inclinándose vio los lienzos tendidos… y el sudario con que le habían cubierto la cabeza… en un sitio aparte«. En Jn 20 introducen la palabra lienzo que viene de othonia. Otras referencias están en Jn 11, 44 que hace alusión al sudario de la cabeza de Lázaro como un pañuelo ritual y en Jn 19, 39 que dice que lo envolvieron en los lienzos.

Los sinópticos usan la palabra síndone. Marcos lo refleja como un lienzo blanqueado de buena calidad de linoMateo hace referencia a la síndone limpia no utilizada antes, para indicar que es la que se usó para envolver el cuerpo. Lucas emplea la palabra síndone y los lienzos en pluralSe había conservado la forma de envoltura.

Conservación

Rodrigo Álvarez, profesor de la Universidad de Oviedo: "No se logra la estanqueidad de la urna"

La conservación del Sudario se vincula a tres periodos históricos:

  1. Arca Santase ha visto que hay rastros de polvo y suciedad en el Sudario como consecuencia de hechos históricos de distintas épocas, por ejemplo, la Revolución de Asturias de 1934 que supuso la voladura de la Cámara Santa de la Catedral. El modelo futuro incluye protección frente a intentos de vandalismo.
  2. Hasta 2014 se hacían ostensiones y el Sudario se tapaba con una cortina de terciopelo rojo, por lo que la degradación fue más acentuada y sufrió pérdida de adherencias. El profesor Jesús García Iglesias estudió el polvo de fondo de armario donde encontró restos de lino con partículas sanguinolentas ya embebidas.
  3. Desde 2014 se pasó a un marco de aluminio, con ausencia de luz y manipulación mínima, dentro de una urna con control de temperatura y humedad. El gas que se empleó fue nitrógeno, pero tras 5 años se ha comprobado que el contenido de oxígeno del interior es del 18%, con posibilidad de que el hongo se reproduzca. No se logra la estanqueidad y por eso continúan en esta dirección los trabajos de conservación en el presente.
  • La Asociación del Sudario de Oviedo, ASDO, nace para la conservación, investigación y difusión, exposición y custodia de documentos del Sudario.

HABLAMOS CON LOS EXPERTOS

¿Sabías que...?

Los negativos de las fotografías realizadas a las copias de la Sábana siguen conservando las propiedades del negativo original.

Las propiedades que sirven para comparar Sudario y Sábana se fundamentan en la información facilitada por el STURP del analizador VP-8 sobre fotografías que no se subordina al cotejo directo sobre el lienzo.

Las manchas del Sudario fueron transferidas en vertical y horizontal durante el descendimiento y traslado, mientras que las manchas de la Sábana fueron transferidas solo en horizontal, y aun así se parecen.

La probabilidad de que Síndone y Sudario no hayan cubierto a la misma persona es menor que la de que una persona que tiene un accidente de avión no sufra daños cuando llegue a la tierra y ese mismo día le toque el premio gordo de la Lotería.

Juan Manuel Miñarro, investigador del CES, nos interpreta de forma improvisada, junto a Jorge Rodríguez Almenar, director del CES, cómo sería la forma correcta de envolver el rostro con el Sudario, usando un trozo de tela de su bolsillo impreso con las manchas del original.

Visita la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo

Investigadores del CES: "No nos cansamos de fotografiarlo"

Los físicos, ingenieros, médicos, forenses y artistas del grupo de investigadores que componen el EDICES también se sumaron a la visita del Sudario original, contemplada en el programa, y que se custodia actualmente en la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo. Para ellos, acompañar a los asistentes del Curso Interdisciplinar, en el recorrido a pie que hay entre el Hotel Reconquista y la Catedral de Oviedo, les permitió transmitir sus impresiones personales y otras anécdotas de una forma más distendida sobre el objeto de estudio. Pese a la gran cantidad de ocasiones que han tenido el lienzo bajo sus microscopios siguen manifestando un gran asombro al contemplarlo en la urna de cristal, después de tener tanta información sobre sus manchas.