Sí, gracias

Juan Serrano

Pareciera, a simple vista, que nos encontramos en una situación precaria a muchos niveles. Institucionalmente parece que el mundo, tal como lo habíamos conocido, amenaza con desmoronarse, económicamente no acabamos de remontar, la educación es un desastre, el terrorismo islámico amenaza nuestro estado de bienestar, las noticias más leídas de los periódicos digitales son siempre las más sensacionalistas y, como nos descuidemos, el Real Madrid podría perder el liderato de la Liga, que es lo único que parecía seguro hasta ahora. Sigue leyendo Sí, gracias

Verano es ¿desconectar?

Inma García Font

¿Qué es el verano? Para unos es el resultado de duros meses enclaustrados en una oficina, el momento de soltar los libros y el portátil y mirar por fin a lo lejos; para otros, simplemente es el tiempo de convertirse en la personificación del letargo y dejar que los días pasen por él o de anestesiarse frente a las obligaciones y responsabilidades. Sigue leyendo Verano es ¿desconectar?

Verano son los amigos

Gemma Sobrecueva

El verano es… No. El verano son. El verano son mis amigos. Es Belén y sus mimosas, siempre alegre, generosa, llena de luz, de amarillo, de escucha, de prudente y sabio consejo. Es Amalia y su sombrero de paja, su conversación llena de gozo, sus detalles, su atenta mirada. Su Álvaro y su camisa morada. Son los dos, dispuestos, cercanos, sonrientes, sinceros, transparentes.

Sigue leyendo Verano son los amigos

Verano es… gratuidad

María Serrano

El eterno dilema del hombre es el tiempo. Qué hacer con él, cómo sacarle el máximo partido, cómo aprender también a perderlo, cuál es su sentido. Porque cuando uno entiende la finitud de las cosas y de la propia vida es cuando conoce su significado. El verano, para los más afortunados, suele coincidir con las vacaciones. Así que verano es calor del que adormece y enfurece en Madrid en las idas y venidas a la redacción y suelta la risa en las terrazas de La Latina, pero también es un descanso cargado de sentido en Galicia, donde el tiempo se vuelve plástico y se estira hasta hacer prácticamente inútil el reloj. Sigue leyendo Verano es… gratuidad

Verano es… una mirada nueva

Isabel Montejo

El curso se convierte en un timbal de reuniones, clases atropelladas, carreras de entregas, compromisos forzados, conversaciones apuradas, también bucean gestos que te empujan o tal vez tropiezos inesperados,  y en medio de este ajetreado horario se nos olvida todo lo que se nos está dando y vivimos en el mundo al revés, en donde la exigencia es el primer recurso de la supervivencia y el agradecimiento se tambalea hacia un estado crítico. El siguiente proyecto está delante: el verano.

Sigue leyendo Verano es… una mirada nueva

Verano es… tiempo de libertad

Carla Vilallonga

Pienso en el verano y lo primero que me viene a la mente es un recuerdo de cuando era adolescente: yo esperando que viniera un autobús en la salida de la urbanización de mi amiga Julia. Estaba sola, hacía un calor asfixiante y se acercaba el final de curso. Recuerdo que sentí vértigo. ¿De qué estarían hechos los días y las noches de ese verano? ¿En qué emplearía todo ese tiempo libre? ¿Encontraría algo que pudiera llenar ese vacío que empezaba a invadirme por dentro?

Sigue leyendo Verano es… tiempo de libertad

Verano es… mi labrador color canela

Pablo Valentín-Gamazo

Verano es un deseo cumplido de quietud, es la reparación de las magulladuras del cuerpo y la mente. En cierto sentido, es lejanía, abstracción, tiempo de soledad reparadora y creadora, de compañía de otros y de uno mismo, de desmaquinizarse. La sobreexposición emocional, física e intelectual que pesa en los zapatos, en los atascos matinales y vespertinos, en las reuniones, cede a la quietud. Mi labrador color canela lo siente, lo vive conmigo y me acompaña. Su rutina también cambia. Se tumba, a ratos sestea, pero siempre alerta al movimiento de mi silla y el tintineo de su correa.

Sigue leyendo Verano es… mi labrador color canela

La muerte, una provocación

Rocío Solís

La cuestión del misterio de la muerte siempre está ahí. Se nos mueren seres queridos o políticos que no conocemos. De un modo u otro, esta realidad nos interpela. Podemos jugar con ello, podemos disfrazarlo o podemos visitar lugares santos sin tener tampoco muy claro que hacemos. Pero haciendo todo eso, nos asomamos al gran interrogante de nuestra vida: ¿qué va a ser de mi?

Sigue leyendo La muerte, una provocación

Zygmunt Bauman: ¿tiene la ética una oportunidad en un mundo de consumidores?

Sophie Grimaldi

Así titula Zygmunt Bauman en su versión original uno de sus ensayos más significativos. Para construir el escenario, cita al intelectual checo Václav Havel que declaraba que “la esperanza no es la ciencia del pronóstico”. Y siguiéndole, Bauman vuelve a subrayar que la esperanza no se preocupa de las estadísticas ni de las opiniones mayoritarias inconstantes. Esta Esperanza será más que necesaria para llegar hasta el final del libro que describe un panorama desolador de nuestra sociedad post-moderna.

Sigue leyendo Zygmunt Bauman: ¿tiene la ética una oportunidad en un mundo de consumidores?

El sentido de la universidad: una tradición milenaria

Javier Galán 

Dar cuenta del sentido de ser universitario en un escrito de corta extensión, tal y como es éste, no resulta sencillo. Cuando se han escrito innumerables volúmenes sobre una institución con 1000 años de historia, ¿qué más se puede aportar? Supongo que poco o casi nada… Aun así, espero que mis palabras puedan servir de pequeña chispa que incendie la curiosidad del lector que acaba de empezar su andadura en la universidad. Curiosidad por querer indagar más acerca de cuál es el sentido de la universidad, del ser universitario y, de esta manera, pueda vivir con toda la profundidad de la que se sea capaz uno años que, sin duda, marcarán de forma definitiva su ser.

Sigue leyendo El sentido de la universidad: una tradición milenaria

El consuelo de la belleza

Sophie Grimaldi

Leyendo la prensa estos días, mi atención ha sido atrapada por una noticia: la historia de un matrimonio japonés, el señor y la señora Kuroki, que viven en la región de Miyazaki. Ella se había quedado ciega a consecuencia de una diabetes severa y había caído en una profunda depresión. Para consolarla, durante dos años su marido había plantado en su jardín miles de shibazakura, una variedad de flores minúsculas que desprenden un perfume delicioso. Y la señora Kuroki ha vuelto a sonreír, ya sea por el olor de las flores o por el amor de su marido. La historia y el jardín de flores atraen desde entonces a muchísimos visitantes.

Sigue leyendo El consuelo de la belleza

Haz click aquí para acabar con el aburrimiento

Santiago Huvelle

Hace unos días un amigo comentaba que la conversación más habitual entre las mesas del restaurante donde trabaja, gira en torno a un tema de actualidad. Todo el mundo entiende lo que es la actualidad, y mucho más, lo que es estar actualizado. Actualizamos entradas en Blogs, estados en Facebook, fotos en Instagram. Y estamos actualizando cuando retwitteamos o cuando nos damos por enterados del último trending topic. Pero también cuando llevamos toda esta información recogida en los medios de comunicación a nuestra comida de amigos o familia. Todos nos enteramos de cualquier suceso a tiempo real. Todos hablamos sobre ello con un compañero de trabajo, un familiar, un amigo. La información es mucha, es rápida y alcanza a todos los bolsillos que tengan un smartphone dentro de sí.

Sigue leyendo Haz click aquí para acabar con el aburrimiento

Los hijos de mis amigos

Juan Wast

Últimamente, cada que vez que veo al hijo de algún amigo en una fotografía, experimento una extraña sensación. Las caras de estos bebés delatan una faceta de la personalidad de sus padres que ya conocía y, sin embargo, no dejo de sorprenderme. Sigue leyendo Los hijos de mis amigos

Yo, yo mismo y mi magia

Ricardo Morales

¿Buscas respuestas a tus preguntas? ¿Necesitas ayuda en el trabajo, el amor, el dinero…los coches? ¿Tienes hombres… tie…  ¿Das por sentadas muchas cosas? ¿Vas siempre por delante?  ¿Deberías relajarte? ¿Vas muy tenso por la calle? ¿Quieres hablarlo? ¿Quieres hablarlo o no quieres hablarlo? Llama ahora. Tarot Bulbasur. Veinticuatro horas al día. De seis a diez de la tarde. De dos a cuatro no. Pausa para comer. Por la noche también abrimos. Las veinticuatro horas. Menos los lunes. Los lunes no. ¡No podrás escapar!

Sigue leyendo Yo, yo mismo y mi magia

Edvard Munch o el arte que cambia la vida

Paula Martínez del Mazo

Pablo López Raso, director de la carrera de Bellas Artes y Diseño de la Universidad Francisco de Vitoria, nos ayuda a adentrarnos en la personalidad del conocido pintor Edvard Munch. Tanto la vida como la obra del artista es un fascinante camino entre luces y sombras que interpela al espectador a encontrarse con ese “alma que grita”, a adentrarse por rincones estéticos, comunicativos y biográficos donde todo se concentra en la súplica de un hombre que pide que alguien le escuche. Conocemos otra faceta del arte; el arte como sanación, como comunicación, como canal y camino de las preguntas existenciales del ser humano.

Sigue leyendo Edvard Munch o el arte que cambia la vida

La alegría de ser poca cosa

Santiago Huvelle

El Cardenal Merry del Val escribió unas letanías que siempre me dejan knock-out, me entran como un puñetazo, algo parecido a meter una bomba nuclear en la cabeza de alguien; encontramos peticiones –dirigidas Al manso y humilde de corazón – del tipo: del deseo de quedar bien,  ser estimado, o consultado… ¡líbrame Jesús!, o también ésta otra: del temor de ser calumniado, criticado, ridiculizado… ¡líbrame Jesús!

¿Puede alguien en su sano juicio pedir esto? Y no he enseñado todavía la carta bajo la manga: del deseo de ser amado, ¡líbrame Señor! Llamad a un psiquiatra, ¡Erich Fromm, venga usted que lo necesitamos! ¿Del deseo de ser amado? ¿No es ése un deseo elogiable, de esos que hacen la vida vivible?

Sigue leyendo La alegría de ser poca cosa

Firewatch, el incendio de la duda

Aaron Cadarso

El incendio de la duda solo se puede extinguir con el agua de la verdad. Saber quiénes somos es el mayor de los misterios.

De niño, hubo un tiempo en el que quería ser de mayor guardabosques y caminar calmada y sobriamente entre árboles y riachuelos hasta el alba y dormir en la intemperie, como en las películas clásicas de vaqueros que tanto le gustan a mi padre, supongo que todo se pega. Sigue leyendo Firewatch, el incendio de la duda

El pellizco

Fernando Savater

Artículo publicado originalmente en www.tiempodehoy.com

De vez en cuando, por azar, por arte, se abren las puertas que nos separan del fondo de las cosas y conectamos.
Me lo contaron hace años unos amigos italianos, que estuvieron de visita en San Sebastián.Tras una jornada de playa y variedad de gratos paseos, cenaron suculentamente en un asador de la parte vieja donostiarra. Muy satisfechos, con el dulce arrobo de la buena comida bien regada y algunas copas más como remate, salieron a la tibia hermandad de la noche, entre calles estrechas y acogedoras. Se sentían no propiamente en la gloria, sino bastante cerca de ella. Entonces, llegó la mismísima gloria. De repente, sobrecogedoramente, comenzaron a oír un coro que se les antojó celestial: entonaba nada menos que el Va pensiero de la ópera Nabucco,el clamor de los prisioneros por la libertad perdida y la nostalgia de la patria. ¡Allí, en las callejas remotas de la pequeña capital vasca! Eran voces maravillosas, arrebatadoras, mágicas, nada que ver con el berrear de los borrachos a altas horas de la madrugada. Mis amigos, más italianos entonces que nunca, se creyeron poseídos por algún embrujo digno de Ariosto, y sintieron que todo era posible, que el infinito siempre está cerca, cercándonos…

Sigue leyendo El pellizco

Somos pregunta

Rocío Solís

Hace 20 años, ¡ya de casi todo hace 20 años! Aunque ahora os parezca una exageración, dos pipiolos estudiantes de periodismo entrevistaron al poeta José Hierro en su casa. Tenía una bombona de oxígeno enganchada de compañera desde hacía tiempo pero seguía narrando la vida con una voz profunda y potente. Las preguntas de los estudiantes no eran tan buenas como sus respuestas, pero él, hombre generoso, supo dar buen alimento a aquellos dos muchachos. Y ante una cuestión banal, les contó su historia:

“Cuando era niño y paseaba por la bahía del Sardinero, en Santander, me aburría tremendamente…hasta que un día pensé ‘habrá un momento en el que yo sea mayor, esté agonizando en una cama de hospital y desee con todas mis fuerzas volver a esta bahía a aburrirme’ y eso me cambio. Empecé a pasear por la playa con esa conciencia de disfrutar de aquello que tenía delante sabiendo que dentro de un tiempo lo echaría de menos”.

Sigue leyendo Somos pregunta

El poder redentor del perdón

Juan Pablo Serra

Está claro que la audacia de Clint Eastwood a la hora de abordar sus últimas películas no conoce límites y, si comenzó la década de los 90 rodando en Zimbabwe una historia sobre un director de cine obsesionado con cazar un elefante (Cazador blanco, corazón negro, 1990), veinte años más tarde vuelve al continente africano para abordar la historia de un singular partido de rugby -la final de la copa del mundo de 1995 celebrada en Sudáfrica- que “unió a una nación”, como reza el subtítulo del libro en que se basa la película.

Sigue leyendo El poder redentor del perdón

De cine y trascendencia

Luis R. Viña

¿Qué tiene que ver el cine y lo trascendente? Mucho, para empezar que todo lo que toca el hombre, a modo de un Rey Midas muy especial, tiene un toque de trascendencia. Porque todo lo que hace lo hace por un sentido. Finalidad o causa final lo llamarían nuestros sabios medievales. Sentido le llamamos los humildes mortales de nuestro tiempo. El caso es que no hacemos nada sin una razón. Y como el hombre no puede renunciar, aunque quiera, a que su razón vaya más allá de este mundo que vemos, tocamos y olemos…

Sigue leyendo De cine y trascendencia

Matrimonio: cásate o te devolvemos el dinero

David García Díaz

Mientras los templos coloridos se revisten perfumados entre lirios y azucenas, mientras los novios impacientes esperan ver doblar la esquina al coche que porta en el interior su bien más preciado, mientras las novias lucen del brazo de sus padres camino del altar al son de la marcha que en su día compusiera Félix Mendelssohn para su ópera El sueño de una noche de verano, mientras las emocionadas madres de las dichosas parejas inundan con sus lágrimas kilómetros de pañuelos de papel, mientras familiares y amigos brindan al grito de “¡Viva los novios!” y se aflojan un agujero del cinturón repletos por una copiosa comida, mientras los DJ´s desempolvan los vinilos con los éxitos de siempre y los invitados se contonean olvidando su sentido del ridículo entre los hielos de un Gin-Tonic… Mientras todo eso sucede, encuéntrome tumbado al resguardo de una sombrilla al borde de la piscina, entablando diálogo, compartiendo reflexiones y dedicando esas preciadas horas que solamente se encuentran en esta época del año al bueno de Kierkegaard, que a cambio me cuenta cosas, con su exquisita prosa, sobre la validez estética del matrimonio.

Sigue leyendo Matrimonio: cásate o te devolvemos el dinero

¿Quiénes somos para ti?

Francesco de Nigris

Rara vez se produce belleza en una obra cuando no brota de las entrañas de una vida que pretende hacer luz sobre su mayor oscuridad. En la película El árbol de la vida, recientemente proyectada en los cines españoles, su director, Terrence Malick, se abre radicalmente a su vida, se deja asombrar por ella, consigue superar el pudor con la delicadeza de quien sabe hacer de su intimidad la del público. Este tránsito, esta capacidad de hacer otro lo que es íntimamente propio, es lo que llamaría el estilo; y en el estilo, que es la morada del artista, se da la peculiar fruición de la belleza interior de la vida humana.

Sigue leyendo ¿Quiénes somos para ti?