¿Y si el loco fuera el cuerdo?

José Víctor Orón

José Víctor Orón

Investigador del Grupo Mente-Cerebro de la Universidad de Navarra y asesor educativo de la UFV.

Nada parece lo que es cuando el mundo es visto por un loco. Donde uno cree ver amistad hay interés egoísta. Donde uno cree ver alegría hay una pose fingida para las redes sociales. Donde uno cree ver solidaridad con el desafortunado no hay más que adherirse a una moda de «me too» que solo se queda en golpes de pecho mientras es tendencia.

Normalmente el loco se destaca porque va contra corriente. Pero ¿y si la corriente va contra lo humano? ¿Quién es el loco? ¿Quién es el cuerdo? El cuerdo pasará por loco y el loco pasa por cuerdo porque su locura está institucionalizada. Hay muchos locos que no llevan bien la soledad de ir contra corriente y prefieren entrar en la «cordura» de la «locura legal» abandonando su sana locura. 

El cuerdo que pasa por loco no se deja engañar por la apariencia de Matrix. ¿Qué distingue a un loco, de un cuerdo, de un obcecado?

Este artículo pertenece a la serie Faro Newman, un breve texto diario de un profesor o alumno universitario que nos ayuda a mirar a fondo la realidad, preguntarnos sobre ella y descubrir juntos su significado.

Comparte esta entrada:

También te puede interesar...

¿Bailamos?

Soy pésimo bailarín, excepto cuando doy clase. Sé que el aula no es, propiamente, una pista de baile, pero sí

Leer más