Carta a Kierkegaard, José Jiménez Lozano

Foto de Lupe de la Vallina

Rocío Solís Cobo . Instituto Newman UFV.

Le escribo a Soren Kierkegaard

las últimas noticias: disolución del mundo.

Mas hay aves en el cielo,

lirios en el campo. No ocurre

nada.

Decía Don José en una de sus últimas entrevistas que merece la pena vivir porque hay personas, hay pájaros, hay cosas que están excelentemente bien.  Ahora cuando él ya no está entre esas personas, ni escuchando los pájaros, y por tanto, podríamos pensar que todo está un poquito menos excelentemente bien, nos volvemos a topar con su palabra profética, como si supiera que iba a ocurrir tras su paso a la Mañana: la disolución del mundo.

Mas nos hace una advertencia conociendo nuestro carácter tendente a la devastación “mira las aves y los lirios del campo”. Nos hace reparar así, junto con su amigo Soren, en aquello que ya nos dijeron hace años. ¿Aprovecharemos ahora para ser vestidos como los lirios del campo sin que nada de lo importante podamos darnos nosotros?

2 comentarios en “Carta a Kierkegaard, José Jiménez Lozano

  1. José Jiménez Lozano ha sido uno de los escrito que más me ha marcado, ¡gracias por traerlo de nuevo!

  2. […] Estos días se nos ha dado la oportunidad de que se queme la tostada. Es cierto. Puede haber chamusquina, ese polvito renegrido que se queda en el pan y que hay que quitar con el cuchillo. A veces, parece amenazar al pan mismo. Si rebañamos más, nos quedamos sin desayuno. Pero, si levantamos la mirada de la vianda de cada día, de pronto, olemos. Y hay casa. Esa en la que no reparamos habitualmente. O lo hacemos ya en el coche, en el atasco, llenos de melancolía por haber dejado atrás nuestra guarida, que no le ha dado tiempo a ser hogar todavía. ¿Aprovecharemos ahora el acontecimiento de tostar el pan de cada día? […]

Deja un comentario