Pan, José Jiménez Lozano

Foto de Rocío Solís Cobo

Rocío Solís Cobo. Instituto John Henry Newman

Se quema la tostada

de pan; mas si no se quemase,

no habría tal olor a casa,     

a consuelo, a paraíso.

Estos días se nos ha dado la oportunidad de que se queme la tostada. Es cierto. Puede haber chamusquina, ese polvito renegrido que se queda en el pan y que hay que quitar con el cuchillo. A veces, parece amenazar al pan mismo. Si rebañamos más, nos quedamos sin desayuno. Pero, si levantamos la mirada de la vianda de cada día, de pronto, olemos. Y hay casa. Esa en la que no reparamos habitualmente. O lo hacemos ya en el coche, en el atasco, llenos de melancolía por haber dejado atrás nuestra guarida, que no le ha dado tiempo a ser hogar todavía. ¿Aprovecharemos ahora el acontecimiento de tostar el pan de cada día?

Leer más sobre José Jiménez Lozano

Deja un comentario