Las preguntas de fondo en «Lo que de verdad importa»

Almudena Collado

Este es un momento para soñar en grande, para repensar nuestras prioridades y replantear nuestro futuro, comprometiéndonos a actuar cada día de acuerdo con lo que hemos soñado. Esta es la inspiración del Papa Francisco para la Cumbre del Cambio Climático, pero podría ser perfectamente la misión de una Razón Abierta para cualquier época del hombre, un hombre que teniendo los pies en la tierra mira hacia arriba para ampliar la tierra que pisa. Un hombre sin miedo a las grandes preguntas. 

También su predecesor San Juan Pablo II nos regaló el maravilloso concepto de “diaconía de la verdad» para manifestarnos el camino que hemos de hacer hacia esa verdad existencial plena, no compartimentada, que parte de un deseo profundo del corazón del hombre. En ese recorrido en el que la ciencia debe hacer el esfuerzo de salir de su zona de comodidad, también la persona debe recorrer en paralelo esa misma senda de apertura de miras para alcanzar su madurez espiritual.  

Y en este proyecto de gigantes no estamos solos. Muchos otros han estado ya en callejones de los que brotan manantiales de vida y confirman su experiencia de verdad a través de una mirada transformada. Sin ir más lejos, el pasado viernes 29 de octubre durante la gala anual LO QUE DE VERDAD IMPORTA en el Palacio de Congresos de Madrid. 

Ousman llegó en patera pisando los cadáveres de sus amigos y gracias a una familia que lo adoptó pudo estudiar y crear «Alimenta tu mente» con importantes proyectos formativos en África. Ahora no se pregunta por qué, sino para qué, y él con su historia salió de sí mismo y se puso al servicio de los demás por una razón que iba mucho más allá y le trascendía, por la que merecería la pena donarse y ser feliz. 

Álvaro se quemó casi todo su cuerpo en un accidente, pero fue capaz de preparase para correr una maratón. Solo recuerda cómo vomitaba de dolor por las curas y los injertos, y reconoce que quiso morir varias veces. Su familia siempre estuvo ahí y confió en que podía. Ahora está convencido de que la gente que te dice que puedes hacerlo es clave a la hora de superar cualquier dificultad. La medalla del maratón se la llevó a las enfermeras que le cuidaron. El otro que te interpela, el otro que te revela quién eres, el otro que te hace consciente. 

Carlos era un vagabundo y ahora es un director de cine famoso en México. Pasó tanta hambre que ya no recordaba cuándo había sido el último día que había comido y buscaba en la basura algo para sobrevivir. Llegó incluso a ser CEO de una gran compañía y nos pregunta a todos: ¿Por qué no estás haciendo lo que quieres? Es común señalar fuera de ti la causa de tu desgracia, pero como en la película de Batman, esa cueva en la que tanto miedo te da entrar es donde se encuentra el tesoro que tanto anhelas y, como el personaje de ficción, se hace preciso saltar sin cuerda de seguridad

Estos tres aprendizajes nos interpelan sobre nuestra propia madurez. ¿El otro me salva o es obstáculo? ¿Por qué ante el sufrimiento siempre es otro el que nos tiene que sacar de ahí? ¿Qué dice esto de nosotros mismos?   

La libertad como responsabilidad para tomar la vida en serio. ¿Te ha pasado algo alguna vez que haya sido una llamada para tomar las riendas de la propia vida y ver qué quiero realmente, qué me hace más feliz, si lo que hago o dejo de hacer corresponde al deseo profundo de mi corazón? 

Somos seres dinámicos que en el amor renovamos constantemente. Despierta y descubre quién eres y qué quieres de tu propia vida. Luego decide qué vas a hacer para alcanzarlo.

Comparte esta entrada:

También te puede interesar...

¿Bailamos?

Soy pésimo bailarín, excepto cuando doy clase. Sé que el aula no es, propiamente, una pista de baile, pero sí

Leer más