La alegría de ser poca cosa

Santiago Huvelle

El Cardenal Merry del Val escribió unas letanías que siempre me dejan knock-out, me entran como un puñetazo, algo parecido a meter una bomba nuclear en la cabeza de alguien; encontramos peticiones –dirigidas Al manso y humilde de corazón – del tipo: del deseo de quedar bien,  ser estimado, o consultado… ¡líbrame Jesús!, o también ésta otra: del temor de ser calumniado, criticado, ridiculizado… ¡líbrame Jesús!

¿Puede alguien en su sano juicio pedir esto? Y no he enseñado todavía la carta bajo la manga: del deseo de ser amado, ¡líbrame Señor! Llamad a un psiquiatra, ¡Erich Fromm, venga usted que lo necesitamos! ¿Del deseo de ser amado? ¿No es ése un deseo elogiable, de esos que hacen la vida vivible?

Sigue leyendo La alegría de ser poca cosa