Somos pregunta

Rocío Solís

Hace 20 años, ¡ya de casi todo hace 20 años! Aunque ahora os parezca una exageración, dos pipiolos estudiantes de periodismo entrevistaron al poeta José Hierro en su casa. Tenía una bombona de oxígeno enganchada de compañera desde hacía tiempo pero seguía narrando la vida con una voz profunda y potente. Las preguntas de los estudiantes no eran tan buenas como sus respuestas, pero él, hombre generoso, supo dar buen alimento a aquellos dos muchachos. Y ante una cuestión banal, les contó su historia:

“Cuando era niño y paseaba por la bahía del Sardinero, en Santander, me aburría tremendamente…hasta que un día pensé ‘habrá un momento en el que yo sea mayor, esté agonizando en una cama de hospital y desee con todas mis fuerzas volver a esta bahía a aburrirme’ y eso me cambio. Empecé a pasear por la playa con esa conciencia de disfrutar de aquello que tenía delante sabiendo que dentro de un tiempo lo echaría de menos”.

Sigue leyendo Somos pregunta