LA SÁBANA SANTA

HUELLAS EN LA HISTORIA

2. Impronta de la Sábana Santa en el arte

Con las técnicas modernas de análisis de imágenes ha sido posible demostrar que las imágenes de Jesús, representadas en numerosas obras de arte, han estado inspiradas muy probablemente en una imagen muy precisa: la Sábana Santa de Turín.

2.1 Iconografía bizantina

La presencia en Constantinopla de la Síndone ha tenido una repercusión y fuerte influencia en la iconografía bizantina. Hay centenares de puntos de coincidencia entre la Síndone y antiguas representaciones de Cristo en esta tipología artística. 

Ha habido muchos iconos y mosaicos creados a partir del rostro de la Sábana, de manera que se puede apreciar la semejanza en la comparación de los trazos somáticos.

2.2 Los estudios de Giulio Ricci

Mons. Giulio Ricci, estudioso de la Síndone y fundador del Centro Romano de Sindonología, reconstruyó las heridas de hombre de la Síndone. Su Cristo sindónico sugiere el aspecto que tendría un Cristo que recogiera todos los detalles de la crucifixión del hombre de la Síndone.

Tras el estudio geométrico y lineal de las contusiones y marcas del rostro podemos deducir la presencia de sudor, lágrimas, sangre, saliva… Destaca una enorme contusión en la mejilla derecha (según los forenses, equivalente a la que produciría un golpe dado por un zurdo, con un bastón de unos 4 cm. de diámetro).

Puede deducirse de las marcas que nuestro hombre ha sido flagelado por dos profesionales (sabían dónde y cómo pegar), que golpeaban todo el cuerpo sistemáticamente. Una flagelación al estilo romano en la que se han contado unos 120 azotes (los hebreos también azotaban, pero no daban más de 39 y con un instrumento distinto).

Los artistas representan a Jesús con un aro de espinas, sin embargo, los evangelistas dicen que fue coronado de espinas. El concepto oriental de corona exige una especie de casco. Probablemente, en el caso de Jesús, lo que nos indica el Lienzo de Turín es que se trataría de un montón desordenado de varas de espino.

2.3 Representaciones recientes

Eran muchos los que deseaban tener copias de la Síndone pintadas (en España hay decenas). Sin embargo, los pintores difícilmente podían lucirse. ¿Quién podía entender que la imagen estaba en negativo? La diferencia entre el original de Turín y las pinturas que la imitan es abismal.

Artistas reconocidos representan la Síndone

  1. En 1935 el pintor armenio Aggemian realizó un estudio antropométrico del rostro de la Síndone para hacer una imagen de Jesús, un retrato robot para ver cómo sería su aspecto sin heridas.
  2. Rubens es, junto con Van Dyck, uno de los pocos artistas que colocan de forma anatómicamente correcta los clavos en sus crucificados, sin embargo, no tienen en cuenta la flexión del pulgar (ninguno de ellos vio nunca una crucifixión).
  3. Muchas representaciones artísticas no tuvieron en cuenta la información de la Síndone sobre la presencia de un solo clavo para los dos pies y sin apoyo. En el Cristo de Velázquez se coloca una cuña de madera bajo los pies del crucificado.
  4. Una reconstrucción muy realista de la zona de los brazos realizada por el pintor Francisco Trigueros sirve para entender mejor la colocación de los brazos y manos en la cruz.
  5. La escultura “El Galo moribundo” confirma que los romanos sabían que una lanzada en el costado suponía la muerte inmediata del enemigo. La daban habitualmente por el costado derecho –como en el caso de la Síndone– pues habitualmente los guerreros se protegen con el escudo el lado del corazón, que está desplazado hacia la izquierda. Es evidente la similitud de esta herida con la que aparece en la Sábana de Turín.
  6. La Pintura de Jean-Gaspard Baldoino (1660) que se encuentra en la Capilla de la confraternidad de los Penitentes Rojos, en Niza, Francia, llama especialmente la atención por la representación literal de la Sábana Santa.

2.3.1. El Cristo sindónico de Juan Manuel Miñarro

La escultura de Cristo Yacente del forense Juan Manuel Miñarro es de una estatura correspondiente a los estudios antropométricos realizados sobre la Sabana Santa de Turín.

La iconografía elegida representa a Jesús con el torso y cuerpo desnudo. El paño de pureza se adapta a la anatomía de las caderas y consigue el drama realista a través de los recursos técnicos: la realización de una boca representada semicerrada; el ojo izquierdo semicerrado y el derecho totalmente ocluido por la inflamación y el edema palpebral; la frente, zona malar derecha, dorso de la nariz y el mentón presenta traumatismo y heridas en relieve.

Con los conocimientos actualizados que se derivan del estudio del Sudario de Oviedo y la Síndone de Turín, y gracias a ser miembro activo del EDICES, J.M. Miñarro pasa el modelo en formato STL 3D, más actual (2017), y la madera elegida para la talla es la cedrela brasileña.

La anatomía de la talla y el estilo está basada en los procedimientos de la imaginería española de los Siglos de Oro, pero con el rigor que ofrece el conocimiento científico de la Pasión que se dispone. Igualmente, la policromía es al óleo pulimentado con vejigas o cortes según los procedimientos clásicos, pero con minuciosos detalles historicistas y de tipo forense. Técnicamente, la imagen se ensambla en hueco para evitar un exceso de peso y para la mejor conservación futura. Se han realizado 4 versiones, la última para Estados Unidos, Colorado Spring, en 2022. 

En el Museo de la Pasión de Cabra, en Córdoba, se conserva la versión realizada en 2017 como contenido principal de su sala forense, El hombre de la Sábana Santa, y parte de la exposición itinerante “El hombre de la Síndone”. Visita virtual aquí.

- Has terminado Huellas en la historia -

© INSTITUTO JOHN HENRY NEWMAN - UNIVERSIDAD FRANCISCO DE VITORIA