LA SÁBANA SANTA – EXPOSICIÓN PERMANENTE UFV

¿QUÉ DICE LA CIENCIA?

1. Fotografía

1.1 Primera fotografía realizada a la Síndone (1898)

Descubrimiento de la negatividad de la Síndone

El abogado Secondo Pia logró la autorización de la Casa Real de Italia -propietaria de la Síndone desde 1452- para fotografiarla en la Ostensión de 1898 (las ostensiones son exhibiciones de la Síndone). Fue en esta ocasión cuando la impronta reveló una característica inexplicable: la negatividad.

Aunque la foto de 1898 no era aún muy perfecta (la fotografía se había inventado poco tiempo antes) causó un verdadero revuelo, pues en aquella placa fotográfica, donde debería verse una imagen confusa -como en todos los negativos- aparecía el «hombre de la Síndone» con una apariencia totalmente real. Las huellas impresas actúan como un negativo óptico del cuerpo que fue envuelto en ella, por eso, el negativo fotográfico de ese insólito negativo presentaron una imagen comprensible a nuestros ojos.

El negativo fotográfico de cualquier imagen contiene una doble inversión: lo que en el positivo aparece blanco, en el negativo aparece negro y viceversa (se invierte el claroscuro); y lo que en el positivo está a la derecha, aparece a la izquierda en el negativo y viceversa (por invertirse la posición). 

Lo que nunca ocurre es que sea en el negativo y no en el positivo donde veamos la imagen real del sujeto fotografiado. En las fotos en color del rostro el fenómeno de la negatividad de la impronta se produce igualmente. Eso sí, por efecto de la química de la película ortocromática, los tonos amarillos de la Síndone se convierten en tonos azulados (sus complementarios) y las zonas rojizas de la sangre se convierten en blancos.

Primera fotografía de la Síndone
Negativo de la fotografía anterior

1.2. Estudios de expertos sobre las fotografías

El médico Yves Delage afirma la veracidad de la fotografía

En París, el médico Yves Delage estuvo estudiando el negativo de la Sábana Santa, copia del tomado por Secondo Pia. Hizo su análisis con ayuda de una lupa y, a veces, con un microscopio. Esta fue su conclusión:

Me parece que esta fotografía es verdadera, sin el menor retoque. La imagen que la Sábana Santa ofrece al visitante se diría que es un negativo. De hecho, las zonas en relieve, por ejemplo, la nariz, los párpados cerrados, los pómulos, están obscuras, y en cambio las partes hundidas están claras. La fotografía, cambiando entre sí las luces y las sombras, me presenta una imagen humana increíblemente nítida, con una perfección anatómica y una belleza de formas que no me hubiera imaginado nunca antes de verla. El cuerpo de este hombre, que hasta hace un momento parecía misterioso e incomprensiblemente impreso al revés, tiene una figura perfectísima. Y este rostro, no puedo negarlo, es verdaderamente sorprendente. Dicen que este es el rostro de Cristo. Yo no lo sé, pero no sé tampoco a qué otra persona puede pertenecer. Y si lo comparo con los retratos de Jesús que desde el Renacimiento han realizado los mejores pintores este los supera a todos. Es por todo esto por lo que quiero saber cómo ha podido formarse esta imagen.

Conferencia del 2 de abril de 1902 en la Academia de las Ciencias en la Universidad de la Sorbona de París

Los artistas intentaban reproducir el rostro del hombre de la Sábana

El Dr. Paul Vignon también hizo un análisis del rostro y fue el primero que determinó que existían al menos 15 características iconográficas primitivas que no son explicables si no responden al intento de reproducir con líneas el rostro del hombre de la Síndone. 

1) Raya transversal surcando la frente;  2) Cuadrado incompleto entre las cejas;  3) Marca en forma de V en la base de la nariz;  4) Una segunda V dentro de una marca contigua;  5) Una ceja acentuadamente enarcada;  6) Pómulo hinchado;  7) Mejilla hinchada;  8) Un lóbulo nasal más abultado;  9) Línea vertical entre tabique nasal y labio superior;  10) Línea gruesa bajo el labio inferior;  11) Zona sin pelo entre labio inferior y barba;  12) Barba bipartida; raya transversal en la garganta;  13) Ojos fuertemente acentuados;  14) Mechones de pelo en la frente.

1.3. Segunda fotografía realizada a la Síndone (1934)

La siguiente fotografía se realizó en la Ostensión de 1934 y contó con un nuevo fotógrafo: Giuseppe Enrie.

La confirmación del fenómeno observado en las fotos de Secondo Pia se produjo con la toma de nuevas fotografías. Las fotos en blanco y negro sacadas por Giuseppe Enrie se consideran insuperables para la época.

Se constata nuevamente que el negativo contiene, en realidad, el positivo óptico de la imagen. Las manchas de sangre se ven claras en el negativo fotográfico porque en el original son manchas oscuras –como la sangre, lógicamente–; por el contrario, la impronta adquiere en el negativo fotográfico su verdadera apariencia.

Esta característica única hace inimaginable una falsificación medieval: hasta la invención de la fotografía se desconocía –y desde luego no se entendía– el concepto mismo de la negatividad. Se distinguen muy bien los dos tipos de huellas presentes en el Lienzo por su diferente intensidad: lo que es propiamente la impronta del cuerpo –de origen aún inexplicado– y las manchas de sangre producidas por contacto.

Positivo y negativo fotográfico de la impronta frontal.
Detalle del negativo a color del rostro.

- Has terminado ¿Qué dice la ciencia?: Fotografía -

© INSTITUTO JOHN HENRY NEWMAN - UNIVERSIDAD FRANCISCO DE VITORIA