Siempre nos quedará el cielo

Marta Morcillo Martínez, estudiante de Medicina en la Universidad de Málaga

La luz baja del flexo calienta los posos de café de mi taza favorita. El gato durmiendo a los pies de mi cama. Las persianas están bajadas para que no refleje la luz en la pantalla y la ventana, cerrada. Hay apuntes de varias asignaturas esparcidos por toda la mesa entremezclados con libros a medio leer. Los bolis no tienen casi tinta. El rotulador fino que uso para hacer los títulos ha perdido a su compañera la tapa. Los ventiladores del ordenador están encendidos, llenando la atmósfera con su ruido envolvente. La silla del escritorio, caliente y mi parte posterior de las piernas, planas. Mi cabeza apoyada contra la mesa llenando de babas ese resumen que tanto me había costado hacer y que mañana tendré que repetir (¡genial!).

Sigue leyendo Siempre nos quedará el cielo

Volver a casa

Teresa Zurdo Gil, estudiante del Máster en Humanidades en la UFV y autora de Seremos héroes

Hay dos formas de llegar a casa. La primera de ellas consiste en permanecer allí. La segunda, en dar la vuelta al mundo hasta volver al punto de partida.

El hombre eterno, G. K. Chesterton

En las primeras páginas de Ortodoxia, Chesterton cuenta la historia de un navegante inglés que se equivoca en su ruta y llega a Inglaterra, pensando que es una isla nueva que acaba de descubrir. El autor admite lo ridículo que debe parecernos ese hombre que se cree descubridor de su propio país y, sin embargo, envidia esa mezcla de fascinación y familiaridad que debió sentir. Esta es una constante del escritor inglés: la necesidad de maravillarnos de lo que tenemos delante. «¿Cómo sorprendernos al mismo tiempo por el mundo y sentirnos en él como en casa?», se pregunta.

Sigue leyendo Volver a casa