Carpe Vitam

Ha vuelto a pasar, enero se va. Mira que lo intuía cuando me tomé la primera uva. Pensé “pues así, así se va a marchar el tiempo que la compone”. Incluso aunque no haya cosas buenas, incluso aunque las circunstancias nos hagan desear que pasen, incluso así, el tiempo vuela. Y cuando te quieres dar cuenta esas circunstancias cansinas ya han pasado también.

Sigue leyendo

No mires hacia atrás

“Nadie que pone la mano en el arado y mira hacia atrás es apto para el Reino de los  Cielos” (Lc 9:62)

Estos días de principio de año recibí un paquete sorpresa con fotos de infancia, agendas y cartas de mi adolescencia. En vez de alegrarme, ha sido como recibir un golpe empolvado del pasado: relaciones que no han crecido o han desaparecido, proyectos soñados que nunca han prosperado o personas queridas ya fallecidas, y todo lo demás envuelto de mucha nostalgia.

Sigue leyendo

El testamento del Papa Sabio

Salvador Antuñano Alea
Catedrático de Filosofía Antigua y Medieval de la Universidad Francisco de Vitoria

Desde el anuncio de su declive final, se habla y se escribe mucho en estos días sobre el Papa Benedicto XVI y probablemente la tendencia continúe todavía una o dos semanas después de sus exequias. Al lado de abundantes notas necrológicas al uso -tópicas, superficiales y prescindibles- se encuentran también comentarios excelentes que nos señalan la significación y la hondura de uno de los hombres más grandes de nuestro tiempo.

Sigue leyendo

El valor de lo escondido

Tras la expansión, llega la contracción: acabadas las bandejas de polvorones, recogidos los adornos del árbol, guardadas las figuritas del belén que esperan pacientes en su caja hasta el próximo año, comienza la antaño conocida como cuesta de enero. Esta denominación refiere principalmente a la acusada pendiente (metafórica) que nos toca subir en un mes de austeridad económica tras el dispendio en celebraciones, regalos y viajes varios.

Sigue leyendo

Betty o la necesidad de algo seguro

Nos asomamos a la ventana del comedor y, como cada noche, vemos a Betty, nuestra vecina de enfrente. Merilid comenta “es curioso, puede que hayas tenido un día horrible o genial, pero por la noche, ves a Betty y es como si pasara todo eso. Su presencia constante es tranquilizadora. El mundo puede estar atravesando una crisis tremenda, pero Betty sigue ahí, delante del ordenador tras la ventana».

Sigue leyendo

El papa de la esperanza

Isidro Catela Marcos
Profesor de humanidades de la Universidad Francisco de Vitoria

La puerta oscura del futuro ha sido abierta de par en par. He aquí el atisbo de una esperanza fiable, una luz antes, durante y después del túnel con la que, candil en mano, uno se encarama a la vida de Joseph Ratzinger, con el temblor y el agradecimiento de quien se sabe alzado en hombros de un gigante. En la hora de su muerte resuena el pórtico de una de sus encíclicas: Spe salvi, en esperanza fuimos salvados, también para afrontar nuestro presente, aunque sea un presente fatigoso, sabedores -con la claridad que él transparentaba- de que el presente recio se puede vivir y aceptar si lleva hacia una meta, si podemos estar seguros de que esa meta es tan grande que justifica el esfuerzo del camino.

Sigue leyendo

No esperemos para vivir

En los primeros años de nuestro matrimonio, cuando todavía no teníamos a nuestros pequeños madrugadores, desayunábamos largo y tendido juntos los fines de semana. Mientras mi marido intentaba tener un despertar paulatino delante de su taza, le exponía mi plan del día. Básicamente era una lista interminable de tareas por hacer. Y la conversación se solía acabar muchas veces con una pregunta suya:

“¿Dónde está?”

A lo que contestaba sorprendida: “¿Quién?”

“Pues”, me decía el santo de mi marido, “¡El señor que nos persigue!”.

Sigue leyendo

Reinicio

Camino de noche, desvelado. Al cruzar la calle enturbio charcos que un momento antes reflejaban la luz amarillenta de una farola solitaria. El agua garabatea finos trazos aprovechando las grietas de viejos adoquines disparejos. No hay nadie. La ciudad parece la carcasa de la ciudad, un decorado que cubre un decorado, la pesada sombra que oculta una sombra más tenue. Se acaba un año y otro viene y todo se repite. Es como si una pintura de ausencias viniera a cubrir la cuarteada capa de pintura de ausencias acumuladas.

Sigue leyendo

Mi tesoroooo

Leo que unos europarlamentarios han salido a la carrera, por la puerta del garaje, con 600.000 euros metidos en una bolsa, y la primera tentación que me viene es la de afirmar que eso no es posible en el siglo XXI, que eso es propio en todo caso de antaño, del tiempo atrasado y en blanco y negro; un tiempo que –por supuesto – como cualquier tiempo pasado habría sido peor.

Sigue leyendo

Algunas ideas sobre el minicurso del amor con Tasio Pérez

El amor da sentido a la vida

Generalmente, se invierte mucho tiempo de la vida en llegar a ser buenos profesionales, pero la felicidad la da el hecho de estar bien conectados con nuestros seres queridos: “Si me preguntaran qué da sentido a mi vida la respuesta siempre es el amor”, empezó declarando Tasio Pérez. En el amor como fundamento de la existencia humana es donde reside nuestro potencial.

En realidad, la prueba de que alguien nos quiere es bastante objetiva: si miramos a nuestra pareja y hay afinidad, diversión, cariño, afecto, comunicación, lealtad, confianza, empatía… Sin embargo, una relación pasa por varias fases, es un camino.

Lo primero que se experimenta es la atracción, responde a una necesidad y genera deseo de conocer al otro, de pasar tiempo juntos, de conversaciones infinitas, pero “si la intensidad emocional desparece no es un problema, el problema es creer que lo es”.

Lo segundo que aparece es el gusto y van surgiendo cosas que nos gustan y otras que no porque se comparten más experiencias en diferentes ámbitos: “La auténtica dimensión del amor se revela cuando hay cosas que no nos gustan del otro y aun así le queremos, acogemos sus limitaciones”. El foco no puede ser cómo el otro nos hace sentir porque entonces estaríamos en el centro de la relación, sino que “hay una decisión en el hecho de querer”.

El amor es hacer feliz a otro

Se trata de establecer la dinámica del cambio. Cuando la mujer de Tasio P. le reveló una necesidad de mayor comunicación por su parte tenía dos opciones: dejarlo pasar o entender que “el amor crece amando al otro como necesita ser amado, querer amar al otro nos hace mejores”. Con cada debilidad del otro se plantea la posibilidad de amar mejor porque si fuera perfecto no creceríamos.

La siguiente fase es descubrir que no queremos perder la relación nunca y encontrar la vocación en amar y hacer feliz a otra persona, lo cual da sentido a la vida. No se trata de casarse por pasarlo bien, sino por encontrar que la felicidad gira en torno a hacer feliz a otra persona: “Se puede amar para siempre, aunque no sea fácil”.

Fiat

Acabo de aterrizar de Tierra Santa: seis días siguiendo las huellas del Dios encarnado en la historia humana. Allí su presencia se hace muy patente en cada rincón y allí el tiempo queda suspendido, al igual que en un poema, para ser recuperado y dotado de sentido y significado por cada uno de los peregrinos convocados en torno a unas piedras y a una tumba vacía. Pero hoy, en puertas de la Navidad, mejor hablaremos del sí de María.

Sigue leyendo

Así fue el Ciclo Horizontes de Razón Abierta sobre ciencia y fe

Los Ciclos Horizontes de Razón Abierta son ciclos de conferencias que organizan algunas facultades de la Universidad Francisco de Vitoria en colaboración con el Instituto John Henry Newman para tratar lo que denominamos “temas frontera”; aquellas preguntas que surgen del estudio de la ciencia pero que esta por sí misma no puede responder y, por tanto, necesita entrar en diálogo con la filosofía y la teología para profundizar en el conocimiento de la realidad. En esta ocasión se celebró un ciclo organizado por el departamento de Humanidades de la U. Francisco de Vitoria para tratar la relación entre ciencia y fe. 

Sigue leyendo

¿Por qué cantamos?

En los trayectos, cuando hago la compra, si bajo o subo las escaleras, mientras cocino y frego los platos, en la oficina –o peor- en mitad de una conversación seria: vivo con el impulso constante de canturrear. Continuamente relaciono palabras con canciones y, traviesa, deseo compartir la ocurrencia. En contadas ocasiones y según la situación, combato las ganas, pero la mayor parte del tiempo les doy rienda suelta.

Sigue leyendo

Así fue la presentación del libro «Resistir al mal»

El pasado 30 de noviembre se celebró en la Universidad Francisco de Vitoria la presentación del libro Resistir al mal (Ediciones Encuentro).

Israel Castillo, traductor del libro “Resistir al mal”, rescata para el mundo hispanohablante la figura de Franz Jägerstätter, un mártir austriaco que se negó a jurar lealtad a Hitler. Fue beatificado en 2001 y el director de cine Terrence Malick se inspiró en su testimonio para hacer la película Vida oculta.

Sigue leyendo

Así fue la segunda sesión del Ciclo Horizontes de Razón Abierta sobre ciencia y fe

Juan Arana, catedrático de Filosofía en la Universidad de Sevilla, comenzó su intervención en el Ciclo Horizontes de Razón Abierta del pasado 30 de noviembre, titulado «Ciencia y Fe», explicando que, aunque la religión implica aspectos que no tienen que ver con la ciencia positiva, también tiene una dimensión cultural y hay cuerpos de doctrina que permiten objetivarla. La relación entre razón y fe, situadas en un plano donde es posible la interacción, implica que ni la fe monopoliza a la razón ni la razón monopoliza a la fe, es decir, cada una desempeña su papel en la vida de todos los seres humanos.

Sigue leyendo

La textura de las cosas

Me apasiona la textura de las cosas, esas sencilleces a menudo inadvertidas. Recorrer con los dedos las abruptas grietas que las eras han trazado sobre el tronco de los árboles. Sentir la superficie de las piedras que surgen descaradas de las sentinas de la Tierra. Desmigar los gasones con las manos y dejar que la arena roja caiga por su propio peso, dibujando riveras a su paso. Posar el pie desnudo sobre la hierba mojada envuelto en los cobrizos de un crepúsculo de estío.

Sigue leyendo

Café Newman de andar por casa

Era esa hora en la que todas las horas del día se cierran. Me preparaba a hacerme una con el sofá y dejar que el sueño fuera relentizando el «qué tal el día…» y de pronto: un grito. Era el de un hijo. Y seguido: el silencio. Nos pusimos en pie, bueno el padre, que a mi mucho grito tiene que haber para que el pie me obedezca a esas horas. En la habitación nuestro tercero estaba tapado con la manta por la cabeza.

Sigue leyendo

«¿Se puede ser científico y creyente?» Así fue la primera sesión del Ciclo Horizontes sobre ciencia y fe

La mesa redonda sobre Ciencia y Fe del miércoles 16 de noviembre ha tratado sobre la pregunta “¿Se puede ser científico y creyente?”. Los ponentes fueron Juan Meléndez, subdirector del Departamento de Física de la Universidad Carlos III, Alfonso Vicente Carrascosa, doctor en Biología del CSIC, y Tomás Alfaro, profesor de la UFV.

Sigue leyendo

Así fue el Ciclo Horizontes de Razón Abierta sobre la construcción de la Capilla de la UFV

Felipe Samarán, director del grado en Arquitectura, Emilio Delgado, director de obra y profesor del grado en Arquitectura, y el P. Florencio Sánchez L.C., director del Instituto Newman, han sido los encargados de inaugurar el Ciclo Horizontes de Razón Abierta sobre la construcción del espacio sagrado, que tuvo lugar el 15 de noviembre en la Universidad Francisco de Vitoria.

Padre Florencio L.C.: “Hubo un contacto, una comunión, un encuentro con mayúscula con la comunidad de estudiantes y profesores que hizo que ocurriera un milagro”

En el plan urbanístico del campus no estaba previsto hacer la capilla hasta el final. Pasaron muchos años hasta que se dio con los textos que inspiran la obra:

  1. El libro de los Proverbios habla de la sabiduría, uno de los atributos de Dios Creador: “La sabiduría ha edificado una casa con siete columnas en medio de los hombres… Si alguno es simple véngase a comer”. Es como si Dios, haciendo una tienda en medio de los hombres, les invitara a entrar en su banquete: ¡Qué mejor que poner una Iglesia dedicada a la sabiduría en medio de un campus! Dios quiere entrar en diálogo con las cosas que pasan en la Universidad.
  2. La carta a los Hebreos recuerda a lo que hacían los judíos cuando iban al Templo a ofrecer un sacrificio. El sacerdote inmolaba la víctima en el altar, había un velo y detrás estaban las piedras de la Alianza que Dios dio a Moisés en un Arca que iban transportando. Significaban la presencia de Dios, sublime y omnipotente, pero no podía entrar nadie, solo el Sumo Sacerdote una vez al año. La carta dice que Cristo ha roto el velo del Templo y ya la presencia de Dios no está tras el velo, sino en la humanidad de Jesús: “Se presentó Cristo a través de una tienda mayor… no fabricada por manos de hombres, no de este mundo, y penetró en el santuario una vez para siempre… no con sangre de víctimas, sino con su propia sangre”. 

En cuanto a los mosaicos, la idea es ilustrar la capilla por fuera con ellos para que inviten a entrar a la gente que pase por delante: “La capilla es como un libro abierto en medio del campus proclamando una verdad a la que todos están invitados a adentrarse«.

Felipe Samarán: “La capilla da sentido al campus, actuando como patrón geométrico y morfológico”

Para el director del Grado de Arquitectura de la UFV, Felipe Samarán, lo primero es saber conectar la idea con la forma y recalcó que lo que parece perdido en las primeras versiones suele ser lo que permite evolucionar. Lo importante es que la construcción valga la pena para todos.  

Le golpeó una entrevista con Javier Fesser sobre el enfoque de su cine, que cuando hacía una película tenía un guion y después lo materializaba, pero un documental le exigía primero ir a ver algo y después adaptarse a ello. Lo segundo costaba menos dinero, pero exigía más esfuerzo entenderlo, y algo parecido le ha ocurrido a él: “Ha sido un proceso largo, yendo y viniendo a Roma, hasta que decidí rendirme”.

La pregunta era: “¿Seremos capaces de hacer una Biblia en piedra?”. Durante un viaje a Auschwitz comprendió que el Templo también era Semina Verbi, o sea, semilla que el ser humano va encontrando en su camino y le da información sobre algo mayor: no trata de que salga el brote, sino que espera a que la semilla germine y vaya creciendo sola.

Esto es lo que quiere que pase en un rectángulo de 700 m2 con una capilla unida a un centro de formación en la fe: 

  1. El acceso principal se da a través del baptisterio y la capilla penitencial, ya que se entra a la Iglesia a través del bautismo y la penitencia.
  2. El altar es el epicentro y está sobre la tierra.
  3. El Sagrario habita dentro del espacio sagrado como un templo dentro del  templo.
  4. Al aire libre hay una capilla tipo bosque de almendros y álamos blancos para reproducir el paso del tiempo entre las estaciones.
  5. La sede de la sabiduría es la Virgen acogiendo al Niño entre sus brazos como metáfora del acompañamiento a los alumnos.
  6. En la arquitectura el lugar geográfico donde se sitúa el Templo no es baladí: las iglesias católicas se orientan hacia el sol, hacia Oriente
  7. Se buscó que tuviera más altura que el polideportivo para ganar luz, así fue como se llegó a la conclusión de que toda la Creación era pregón.
  8. Se pretende que la tienda de tela cubra a la asamblea y se encuentre con el exuberante ábside de 15 metros que recoge el mensaje iconográfico. 

Emilio Delgado: “La comunidad es la piedra viva que soporta todo el espacio arquitectónico”

El director de la obra y profesor de la UFV, Emilio Delgado, reconoció que el espacio litúrgico va más allá de la celebración, requiere de un preludio y una continuación. Debe provocar una interpretación individual de lo trascendente y que lo pueda realizar cualquier persona. Por ejemplo, la Iglesia Iessu de San Sebastián está muy despojada de toda figura o en la Playosa de Argentina se puede ver una sombra de la Cruz solo en un momento determinado del día: “Parece que se llena el espacio con personas y sucesos según se concibe cada lugar”. Propuso tres claves para acercarse a la obra:

  1. Sentido escatológico: tiene que ver con aquello que hace referencia al final, a la Jerusalén celeste: “Es lo escatológico lo que permite entender la capilla como un conjunto y no una suma de fragmentos”. Por tanto, se trata de un espacio consecutivo, contiguo y continuo. Los elementos van contando algo en su todo y convocan a gente distinta que convive junta. 
  2. Sentido de la transfiguración: tiene que ver con que la capilla es dinámica. Toda capilla por pequeña que sea representa el cosmos transfigurado en la Jerusalén celeste y el icono desvela las claves. La arquitectura tradicional de los templos no presenta visiones hacia el exterior, se han petrificado plantas en capiteles y la luz es de vidriera. El espacio no está quieto, sino en movimiento, y el culmen es la Eucaristía.
  3. Sentido de la presencia: tiene que ver con que la capilla es orgánica, las imágenes dotan de vida al espacio. Es a través de esa mirada cuando se produce un encuentro con lo trascendente y los lugares están a la espera, conteniendo la tensión antes y después de la Eucaristía. 
Emilio Delgado y Felipe Samarán, durante la visita posterior a la obra.

Vivir más vidas

Sábado 8 de octubre por la tarde, manso otoño en Madrid. Bajo las escaleras en Islas Filipinas y de repente me siento observado.

En efecto, a mi izquierda alguien me mira. Alguien cuya mirada denota seguridad, presencia, fuerza de convicción. Y que parece estar queriendo decirme algo, pues mira como si me dijera: “llevo todo el día esperando a que pases por aquí”. Será cierto: el cartel publicitario debe llevar, por lo menos, todo el sábado allí colocado, asistiendo al flujo de pasajeros dispuestos a dejarse engullir por la boca del Metro.

Sigue leyendo

El milagro de la palabra

Estaba estudiando el otro día, cuando topé con esta frase: “Son las obras literarias aquellas en que el mensaje crea imaginariamente su propia realidad, en que la palabra da vida a un universo de ficción”. El querido maestro, Aguiar e Silva, plantea de este modo en su Teoría de la literatura una de las muchas acepciones que pueden atribuirse al arte de escribir.

Sigue leyendo

Preguntas

Los seres humanos tenemos una pertinaz dificultad para acoger aquello que se nos da (y que por lo tanto es un don), comenzando por la propia vida. Y tenemos también particular impedimento para comprender la compleja y rica realidad que nos rodea. Es una tarea, escribe Irich Murdoch en La soberanía del bien, llegar a ver el mundo tal y como es.

Sigue leyendo

Madre Verónica María, superiora general del Instituto Iesu Communio: “Mi música no sonaba hasta que Ireneo me descubrió la única sinfonía verdadera”

Verónica nació de la mano de Santa Mónica en Aranda de Duero, pero volvió a nacer a los 17 años cuando en una fiesta contempla a un grupo de jóvenes desorientados en la que se pregunta si vivir es para nada. Estudió en la Universidad hasta que tomó contacto con las hermanas clarisas de Lerma en 1984 con 18 años. Fue maestra de novicias y en 2009 abadesa. Un año después, Benedicto XVI aprobó un nuevo Instituto denominado Iesu Communio del que se la reconoce como fundadora y superiora general. Actualmente, el Instituto se encuentra ubicado en Burgos y Valencia.   

Sigue leyendo

Madre Verónica María, superiora general del Instituto Iesu Communio: “Mi música no sonaba hasta que Ireneo me descubrió la única sinfonía verdadera”

Verónica nació de la mano de Santa Mónica en Aranda de Duero, pero volvió a nacer a los 17 años cuando en una fiesta contempla a un grupo de jóvenes desorientados en la que se pregunta si vivir es para nada. Estudió en la Universidad hasta que tomó contacto con las hermanas clarisas de Lerma en 1984 con 18 años. Fue maestra de novicias y en 2009 abadesa. Un año después, Benedicto XVI aprobó un nuevo Instituto denominado Iesu Communio del que se la reconoce como fundadora y superiora general. Actualmente, el Instituto se encuentra ubicado en Burgos y Valencia.   

Sigue leyendo

Salvador Antuñano: “Si San Ireneo contradice nuestra época de oscuridad es que puede ser un instrumento de Cristo para salvar a la sociedad actual” 

El catedrático de la Universidad Francisco de Vitoria, Salvador Antuñano, ha inaugurado la Jornada sobre San Ireneo con la conferencia titulada “Aproximación a la vida y obra de San Ireneo de Lyon”. Tras la lectura de los cuatro versos iniciales de la primera carta de San Juan nos puso en consonancia con el misterio de la fe en un mundo de metaverso, relativismo, ideológico, posverdad y populismo, divisiones y guerras”. Por tanto, ¿qué utilidad puede tener mirar a un antiguo griego del siglo II, quizá demasiado alejado de nuestras categorías? S. Antuñano consideró que precisamente por eso es tan relevante rescatar la vida y obra de S. Ireneo, por ser una alternativa de fe para resolver los problemas de hoy, que no distan tanto de los de ayer. Además de ser un tema de actualidad pues ha sido recientemente nombrado Doctor de la Iglesia.    

Sigue leyendo

San Ireneo, un modelo para nuestro tiempo

La jornada celebrada el pasado 2 de noviembre de 2022 bajo el título San Ireneo de Lyon. Doctor de la unidad, un modelo para nuestro tiempo ha tratado de subrayar la figura del padre y doctor de la Iglesia, San Ireneo, como uno de los principales impulsores de la fe cristiana desde los apóstoles, así como insigne defensor de la unidad de la Iglesia contra las herejías posteriores.  

Sigue leyendo

Marcelo López, en el Minicurso Newman: “El sufrimiento nace de la distancia entre el deseo y la realidad”

El profesor de Humanidades encargado de profundizar en el tema del sufrimiento, Marcelo López Cambronero, ha comenzado la presentación del Minicurso Newman del miércoles 26 de octubre proyectando una escena de la película “Tierras de penumbra”. En ella, C.S. Lewis plantea la pregunta sobre cuál es la localización precisa de Dios cuando el ser humano sufre. Pero ¿cuántas veces opinamos de ello sin experiencia? Por eso, Marcelo L. ha pedido a cada universitario escribir en un post-it una pregunta personal para contrastarlo con una vivencia interna.

¿Después de morir qué ocurre? ¿Podemos ser felices en cada momento de la vida hasta cuando peor estamos? ¿Si cayera en una adicción aprenderé a volver a quererme a mí mismo? ¿Superaré su muerte después de las terapias? ¿Estará mi familia orgullosa de mí? ¿Por qué la vida es tan complicada? ¿Por qué me creo insuficiente e inferior a los demás? ¿Existe amor para toda la vida? ¿Me recibirá Dios con los brazos abiertos?

Así, ha demostrado que cada pregunta emana un deseo. Por ejemplo: ¿Podré confiar en alguien al cien por cien en algún momento de mi vida? Detrás está el deseo de ser amado. ¿Lograré ser feliz? Esconde el deseo que resume todos los deseos: la felicidad. ¿Por qué existo? Expresa el deseo de que la vida tenga sentido pues los seres humanos no se conforman con el pasar de los días. ¿Me quiere o es conveniencia? Habla de la necesidad de ser amados por lo que somos, no por las habilidades que tengamos, es decir, sin condiciones.

Además, la complejidad del ser humano hace pensar que los motivos por los que sufre son muy diversos. Hay un componente subjetivo que tiene que ver con la personalidad y el momento vital, pero hay otros criterios que permiten entenderlo y estar preparados:

  1. El sufrimiento nace de la distancia entre la realidad y el deseo. Empezamos a sufrir cuando la persona que nos quiere no lo hace, cuando el trabajo se convierte en un peso o la amistad no es verdadera. Aquí percibimos que lo que sucede y la expectativa se alejan. Ante un suceso doloroso se pierde la esperanza de que ese deseo se pueda cumplir y expresamos un cierto escepticismo que arranca el proceso del sufrimiento. Por tanto, entre el deseo y la pregunta hay un sufrimiento. “Es una pequeña mota en el interior que actúa como señal de que algo no sucede”, señaló Marcelo L.
  1. Hay una diferencia entre el dolor y el sufrimiento. Con el dolor físico hay un área cerebral que se activa y se desactiva cuando empieza y acaba, pero hay sufrimientos que son más duraderos. Es curioso que si aparece un león la cebra reacciona para correr, pero pasado el peligro se pone a pastar como si no hubiera pasado nada, pero si nos pasa a nosotros seguiremos corriendo hasta atravesar dos países si hace falta, tendremos pesadillas y al día siguiente estaremos nerviosos. Esto es porque convertimos las experiencias en sentimientos, se nos quedan dentro y configuran lo que somos. El sufrimiento es transformador y la persona que sufre genera todo un contexto que modifica su modo de ser y la seguirá modificando. “¿No sería interesante entenderlo y hacer algo con él?”, preguntó Marcelo L.
  1. El sufrimiento da información para conocernos. En ocasiones, la ira puede estar justificada si sucede algo que nos perturba, pero dar un puñetazo a alguien no sería adaptativo porque somos seres humanos y no animales. También los celos son universales pese a que hagan dudar de la propia autoestima, pero somos seres dependientes y los estados de los otros nos afectan si los amamos. “Es preciso conocernos y conocer las emociones para no introducir en las relaciones elementos que nos hagan sufrir: límites, cortapisas, miedos, etc.”, apuntó Marcelo.
  1. El sufrimiento es transformador. Dividimos aquello que genera un estado de ánimo positivo de lo que genera un estado negativo a partir de experiencias de placer o displacer, pero la experiencia muestra que no siempre del sufrimiento se derivan cosas malas y las emociones negativas pueden tener consecuencias positivas. Es cierto que nadie quiere sufrir, pero algunas veces “toca” estar triste y es un bien para iniciar un proceso de duelo. El elemento objetivo sería lo que pasa y el subjetivo por qué duele tanto, incluso cuando lo objetivo no es tan fuerte no puede menospreciarse y al entender el verdadero deseo se puede pensar en la vida que se quiere. O sea, el sufrimiento es una joya que nos descubre lo que debemos hacer en nuestro camino de crecimiento, nos avisa y nos despierta hacia nuestro proyecto.

El cuento “El rey triste y el criado feliz” es la historia de un hombre con poder que siempre estaba triste mientras su criado tenía mucha alegría. Un día le preguntó por qué estaba contento, pero le dijo que no lo sabía, no tenía ninguna causa para estar triste. El rey le dijo que si no le contestaba otra cosa le cortaría la cabeza. Aun así, no lo consiguió y el criado se marchó. Llegó un consejero al que pidió que investigara el motivo de la felicidad de su criado, pero se propuso lo contrario, inyectarle la tristeza. Consistió en ponerle una bolsa con 99 monedas de oro por sus servicios en la puerta de su casa. Así fue como el criado las puso en columnas de 10 y se dio cuenta de que en la última columna faltaba una. Revolvió todo sin encontrarla y se propuso aumentar su trabajo para conseguirla y poner a trabajar a su mujer. El rey observó que el criado estaba más preocupado de todo, irascible, desagradable. Hasta que un día lo despidió.

El cuento habla por sí solo: cuando estamos felices no nos damos cuenta de que lo estamos y “al transformar el deseo a un espacio diferente se encamina la vida a una dirección que nos puede hacer desgraciados”, explicó Marcelo L. Ya que el sufrimiento es una certeza animó a aprender de él porque cuando estamos encaminados a una meta importante el sufrimiento nos hace crecer: “en un mundo en que la epidemia de depresiones ya no genera bromas porque se tiene experiencia generalizada del abismo y la medicación, hay que aceptar el sufrimiento, no seremos jugadores de fútbol profesionales, pero lo pasaremos bien disfrutando del camino”.

C.S. Lewis, autor de “Las Crónicas de Narnia” y amigo de Tolkien, perdió a su madre de niño. Reaccionó protegiéndose del sufrimiento y se volcó en la enseñanza hasta que un día entra en su vida una mujer. Se casan para que ella no sea deportada, pero después empieza a surgir el afecto y muere tras diagnosticarle un cáncer terminal de hueso. Así expresa Lewis su sentido del sufrimiento: “No tengo respuestas, pero sí tengo la vida que he vivido. Dos veces he elegido: como niño la seguridad, como hombre el sufrimiento, que es parte de la felicidad de entonces”.

Marcelo López Cambronero concluyó el Minicurso asegurando que el sufrimiento hace más real la vida y propulsa la felicidad.

Encuentro ‘De Testigos’ con Gaetan Kabasha, un sacerdote que huyó del genocidio de Ruanda

«Durante mis años en el exilio fueron muchos los obstáculos a los que tuve que enfrentarme. Siendo seminarista, la guerra de Ruanda y el posterior genocidio contra los tutsis me obligaron a abandonar mi país y a convertirme en refugiado. Sin embargo, estaba convencido de que, refugiado o no, tenia que ser sacerdote. Esa esperanza me sostuvo. Así fue como sobreviví al cólera y a la malaria, al hambre y a la sed, a la soledad, a la pobreza y a la precariedad»

Sigue leyendo

«De viernes»

Bajaba hace poco las escaleras de la universidad que llevan de mi lugar de trabajo a la calle y escucho «venga que ya es jueves» a lo que la voz receptora responde «sí, ¡¡ya queda menos!!». Ambas voces animadas se dan palmadas en la espalda y se separan.

Sigue leyendo

No somos máquinas

Hoy toca pizza. Y no estoy hablando de restaurante italiano. No, hablo de pizza congelada precocinada que se calienta en 15 minutos mientras de fondo se oyen gritos de la horda desatada: “¡¡Mamááááá tenemos hambre!!”. Porque hoy ha fallado cualquier tipo de organización y es lo que hay… Al principio de curso, creo que todos tenemos “momentos pizza” porque al final llegamos hasta donde podemos. Por mucho que nos esforcemos, no hay manera de cuadrar el círculo.

Sigue leyendo

Ciclo Horizontes de Razón Abierta sobre la construcción de la capilla

Los Ciclos Horizontes de Razón Abierta son ciclos de conferencias que organizan algunas facultades de la Universidad Francisco de Vitoria en colaboración con el Instituto John Henry Newman para tratar lo que denominamos “temas frontera”; aquellas preguntas que surgen del estudio de la ciencia pero que esta por sí misma no puede responder y, por tanto, necesita entrar en diálogo con la filosofía y la teología para profundizar en el conocimiento de la realidad.

Los grados de Arquitectura y Bellas Artes organizan un Ciclo Horizontes de Razón Abierta en torno a la construcción de la capilla de la Universidad Francisco de Vitoria. Arquitectura, arte y teología se ponen en diálogo para adentrarnos en lo que significa la construcción de un espacio sagrado. Participan Felipe Samarán, Emilio Delgado y el P. Florencio Sánchez L.C. 

Día: Martes 15 de noviembre de 2022
Hora: 10:30 h.
Lugar: Pecera del Edificio H de la Universidad Francisco de Vitoria.
Créditos: 0,1 ECTS para alumnos UFV.
Inscripción: no requiere inscripción previa. Entrada hasta completar aforo.

Abrazar el instante

-Hasta se te ve diferente.

Eso, recuerdo, me dijo mi amigo Fernando una cálida noche de octubre (en plena primavera porteña) mientras charlábamos tomando un helado cerca de mi casa.

Un mes y medio antes, el martes 27 de agosto, yo había comprado un pasaje de avión con destino a Madrid. Lo recuerdo como si fuera ayer, aunque ya pasaron más de tres años.

¿Cuándo empieza un viaje?

¿Cuándo empieza algo?

La pregunta por el momento cero, el puro inicio, acaso el instante, es una pregunta difícil. Y apasionante. Una pregunta de sentido.

Sigue leyendo

Dos realidades, un mismo espíritu. Sobre el encuentro de Jesús Carrascosa y el P. Florencio con motivo de la presentación del libro sobre D. Giussani de Massimo Camisasca

El jueves 13 de octubre de 2022 presentamos el libro de “D. Giussani, su experiencia del hombre y de Dios” (Ediciones Encuentro) con el deseo de que, más que una presentación académica de un libro interesante, fuera un encuentro entre dos realidades eclesiales en torno a la figura de Luigi Giussani, con motivo del centenario de su nacimiento.

Sigue leyendo

Jornada sobre San Ireneo en la Universidad Francisco de Vitoria

El próximo 2 de noviembre de 2022 se celebrará en la Universidad Francisco de Vitoria una jornada sobre San Ireneo bajo el títuloSan Ireneo de Lyon. Doctor de la unidad. Un modelo para nuestro tiempo con el propoósito de profundizar en las enseñanzas del santo del Lyon y la novedad y pertinencia de estas para nuestra cultura contemporánea.

Sigue leyendo

Presentación del libro ‘D. Giussani, su experencia del hombre y de Dios’ de Massimo Camisasca en la Universidad Francisco de Vitoria

El jueves 13 de octubre se celebrará en la Universidad Francisco de Vitoria (UFV) la presentación del libro de Massimo Camisasca «Don Giussani, su experiencia del hombre y de Dios» (Ediciones Encuentro). En el acto participará Jesús Carrascosa, responsable de Comunión y Liberación (CL) en España y el P. Florencio Sánchez L.C., director del Instituto John Henry Newman de la UFV.

Sigue leyendo

Amanecer en tierra de Dante

Dice Italo Calvino en Las ciudades invisibles que “de una ciudad no disfrutas las siete o setenta y siete maravillas que pueda tener, sino la respuesta que da a tu pregunta”. Entre otras cosas, yo me pregunto qué tiene Florencia y, de forma más amplia, qué tiene esta tierra para atraparme así. Qué sucede para que una de las cosas que más me apasiona en esta vida sea escuchar cómo se pronuncia el mundo en italiano. Y no, no me refiero un placer estético, al mero reconocimiento de la belleza de la lengua o del lugar sino, más bien, a un reclamo, un rapto innegable, una manifestación inesperada de la propia autenticidad.

Sigue leyendo

La UFV beca a 17 alumnos para participar en el Observatorio de lo Invisible, una escuela de verano de arte y espiritualidad organizada por el imaginero Javier Viver

La Universidad Francisco de Vitoria (UFV) beca a 17 alumnos para participar en el Observatorio de lo Invisible, una escuela de verano de arte y espiritualidad para más de 100 estudiantes de todas las disciplinas artísticas; fotografía, música, pintura, escultura, escritura y teatro.

La UFV ha querido formar parte de este proyecto para impulsar una concepción del arte como medio de expresión de lo verdaderamente humano. En el arte, de un modo privilegiado, lo material y lo espiritual se hacen uno para expresar las preguntas y respuestas que nos dan razones para vivir.

Rocío Solís, coordinadora del Instituto John Henry Newman de la UFV, ha moderado una mesa redonda sobre la búsqueda del sentido de la vida en el arte. En la mesa han participado los fotógrafos Eduardo D’Acosta y Lupe de la Vallina, la escritora Izara Batres y el actor Joaquín Notario

Sigue leyendo

Libro «Relativismo: ¿relativo o absoluto?»

Con audacia, humor y rigor lógico, Peter Kreeft nos enfrenta al mundo y nos invita a reflexionar sobre los modos de actuar, pensar y creer. ¿Existen los absolutos morales? ¿Es el campo de la moral algo meramente subjetivo? A través del diálogo entre un realista y su entrevistadora, una ferviente relativista, el autor pone sobre la mesa los argumentos capitales de ambas posturas: desde teorías filosóficas hasta opiniones comunes que puedan recogerse a pie de calle. Un libro que entretiene y, a la vez, provoca.

Sigue leyendo

Libro: La historia de la apologética

El término “apologética” se traduce para muchos cristianos y no cristianos en retórica oportunista, a veces agresiva y cerrada, que busca convencer mediante argumentos la conveniencia de unirse a la Iglesia. 

El apo-logeta, según esta imagen, será una persona que entre en escena con una estructura argumental cerrada, una falsa intención de diálogo y un marcado propósito proselitista.

Contra este prejuicio se alza la obra del cardenal Avery Dulles, un recorrido por la historia tras los pasos de aquellos hombres de fe comprometidos con su tiempo que buscaron dar razón de su esperanza, comprender y hacer comprensible a otros ese suelo que llenaba de sentido su vida y estimulaba su pensamiento.

Sigue leyendo

Libro: El Sentido busca al hombre

El hombre lleva dentro preguntas: ¿de dónde vengo?, ¿a dónde voy?, ¿por qué existo cuando pudiera no existir?, ¿qué es el mal?, ¿puedo superarlo?, y el amor, ¿qué sentido tiene? Las respuestas que se den no son indiferentes, antes bien, condicionan la vida; estas preguntas se presentan en la literatura, se enraízan en las religiones, hablan a través del arte. Revelan una actitud humana fundamental: la búsqueda de sentido.

El Sentido busca al hombre parte de esta inquietud vital y la contrasta con un dato histórico único: el acontecimiento cristiano

Ante la búsqueda de sentido último volvemos la mirada sobre la pretensión de Jesús de Nazaret y nos preguntamos si dicha pretensión tiene algo que decir al buscador del siglo XXI. 

Considerar esta posibilidad que se impone como dato, desde la razón y un quehacer propiamente universitario, es el propósito de esta obra. Desde el hombre y con el hombre, sin silenciar las exigencias que lo constituyen, nos acercamos a la historia de aquel que, en gestos y palabras, afirmó ser Dios.

El Instituto John Henry Newman es un departamento que trabaja en la Universidad Francisco de Vitoria (Madrid) poniendo en contacto la fe y la razón; la fe cristiana con la inteligencia y el corazón del hombre moderno para que éste, con su libertad, verifique si esa fe puede responder a las preguntas más profundas que llevamos dentro. Desde esa pregunta constante que es el ser humano, el I.Newman se pregunta con él y traza posibles caminos para recorrerlos. 

El observatorio de lo invisible: una escuela de arte y espiritualidad al servicio de la pregunta por el misterio

El Observatorio de lo Invisible es una escuela de verano de arte y espiritualidad para más de 100 estudiantes de todas las disciplinas artísticas, durante una semana de intensa creación en el Monasterio de Guadalupe, en Cáceres. Abrirá sus puertas del 25 al 30 de julio a todos aquellos alumnos que quieran hacer experiencia en primera persona de lo que significa ser artista. 

La Universidad Francisco de Vitoria ha querido formar parte de este proyecto para impulsar una concepción del arte como medio de expresión de lo verdaderamente humano. Y si algo define con exactitud a todo ser humano es que es una pregunta andante. En el arte, de un modo privilegiado, lo material y lo espiritual se hacen uno para expresar las preguntas y respuestas que nos dan razones para vivir. El Observatorio de lo Invisible quiere ser escuela de esto.

Rocío Solís, coordinadora del Instituto Newman, entrevistó en el periódico digital El Debate al artista Javier Viver, uno de los creadores de este observatorio. Rescatamos algunas preguntas y respuestas. La entrevista completa se puede leer aquí.

Sigue leyendo

Un minuto de microondas

Sophie Grimaldi

Escuché en una tertulia un comentario que me hizo sonreír. Se trataba de una reflexión sobre cómo la mayoría de nosotros somos incapaces de esperar a que el contador del microondas llegue a cero. Por muy rápido que sea el calentamiento, le damos siempre al botón de “stop” antes del tiempo programado. Me sentí muy identificada. Siempre se me hace demasiado largo y lo apago antes, con el riesgo, claro, de tener que volver a ponerlo porque la comida sigue estando fría…

Sigue leyendo

La universidad como ágora

Rocío Solís

Si miramos esta foto deprisa vemos a unos jóvenes rodeando a dos personas encima de una tarima. Parece un aula y parece que los chicos, que empiezan a parecernos alumnos, están escuchando.

Si agudizamos un poquito más la mirada podemos reconocer, quizá, que quien habla es Antonio López, uno de los pintores españoles más importantes de nuestra época. La foto es mala, cogida por la cámara mala de un móvil viejo. Pero el momento es inconmensurable y eso es lo que quiere atrapar esta fotografía: la sabiduría que surge en los pliegues de lo cotidiano y que no está colapsada por el flash de una instantánea, que no tiene la calidad estética para pasar el filtro de fugacidad y sorpresa de ninguna red, quiere colarse en la vida universitaria cuando esta es lo que dice ser.

Si agudizamos el oído, como están haciendo los alumnos que vemos, comprendemos que el pintor Antonio López, llevado de la mano del catedrático Pablo López Raso, estaba haciendo universidad, es decir, estaba enseñando a otros a través de la palabra, la experiencia y el conocimiento. Invitado a impartir un curso a los alumnos de Bellas Artes lo clausuraba con una conversación con el director del grado y lo hacía en el aula, sin focos, hablando de lo que sabe y vive, el misterio de la creación a través del arte de la pintura.

Sigue leyendo

Tumbas que nadie visita

Isidro Catela

En mi charra tierra natal la muerte forma parte de la vida. De un trágico y unamuniano sentimiento vital, si quieren, pero parte insoslayable de una vida digna de entenderse como tal. A la generación que se está marchando se les hace un nudo en el estómago solo con oír hablar de eso del cremar y no se encuentran del todo a gusto en los asépticos y eficaces tanatorios de las afueras. Este ADN tan mortal ha dejado en algunos de nosotros huellas indelebles que, con el paso de los años, componen un cuadro que – a grandes rasgos – da gusto verlo. 

Uno de los episodios frecuentes, y contra pronóstico felices, que urden la trama de mi herencia intangible se remonta a la niñez, en torno a la edad del uso de razón, cuando mi madre y mi abuela me empezaron a llevar a hacer la visita a nuestros muertos en el cementerio. La liturgia, que sigo celebrando, ahora ya más de Pascuas a Ramos, comprendía emocionados padrenuestros y avemarías, y sobre todo, una limpieza de las lápidas como Dios manda. Mi madre, mi abuela y alguna que otra tía abuela que venía en la comitiva siempre tenían hueco para, entre tanta aparente desolación, ensanchar la mirada y hacer una discreta y rotunda afirmación de la vida: consistía en apiadarse de las tumbas vecinas, aquellas que nadie visitaba, aquellas que lucían sucias y abandonadas, de las que solo conocíamos nombres, epitafios, fechas y alguna foto de carné de los difuntos. Mi madre fregaba la lápida llena de tierra, mi tía abuela se privaba de alguna flor fresca para su madre y se la colocaba a una madre desconocida, mi abuela extendía los rezos para fueran también por todos los ignorados del cementerio. Me enseñaron así, por la vía de los hechos, una primera forma de compasión cristiana, de esa de la que tan bien habla el profesor Alejandro Rodríguez de la Peña cuando afirma que la verdadera compasión se da con el extraño.     

Este fin de semana pasado se me agolparon en el corazón y en la memoria unos cuantos cementerios infantiles y un número indeterminado de vidas ocultas. Fue al sobresaltarme con la nueva matanza de católicos en Nigeria. Lo hice contra la indiferencia y el silencio reinante en algunas parrillas de programación, que prefirieron hace tiempo ocultar la verdadera compasión y darnos a cambio un líquido sucedáneo de solidaridad que apenas nos vincule y comprometa. Lo hice releyendo aquellas palabras que corolan “Vida oculta”, la película de Terrence Malick sobre el beato Franz Jagerstatter: “el bien del mundo depende en parte de actos no históricos. El hecho de que a ti y a mí las cosas no nos hayan ido tan mal como pudiera haber sido, se debe, en parte, a aquellos que vivieron fielmente una vida oculta y descansan en tumbas que nadie visita”. 

Rafael Álvarez, El Brujo: “Las grandes obras siempre giran en torno al significado de la vida”

El famoso dramaturgo Rafael Álvarez, más conocido como «El Brujo», ha participado en una tertulia organizada por el Máster de Humanidades de la Universidad Francisco de Vitoria  en colaboración con el Instituto Newman el pasado 19 de mayo, en compañía del periodista El Debate, Ricardo Franco, y la coordinadora del Grado en Humanidades, Victoria Hernández Ruiz.

Sigue leyendo

Cada día

Rocío Solís

Cada día arranco mi furgo y cada día me doy cuenta de que a pesar de las amenazas sigue sucia y llena de papelitos que los niños han desperdigado como migas para volver a casa. Cada día esa furgo me lleva a través de una carretera de curvas, que cojo porque es más bonita que la autopista, a mi lugar de trabajo, y cada día lo encuentro disponible para que lo asuma, para que haga cosas, para que labore, para que las cosas sucedan. Cada día hay personas que me esperan y que a mí me parece que se alegran de que esté, yo desde luego mucho de que ellas permanezcan. Cada día empiezo el día suplicando, junto a otros, que el Misterio de la vida no decaiga, y luego me tomo un café con un buen compañero de ese viaje. Cada día veo esto y me pregunto por qué ese árbol no se tuerce y por qué el Cielo no cae sobre nosotros. 

Y muchos días escucho voces que enseñan detrás de esos cristales a un puñado de alumnos que sentados lo esperan todo de la vida aunque ellos no lo sepan. Cada día pido no dejar de esperarlo yo tampoco. Cada día, un rato al menos, me quedo mirando esas nubes, u otras, ya me entienden, y por un momento siento que son ellas las que me vigilan. ¿Cambiaré yo tan rápido como ellas? ¿Pasaré yo tan rápido como ellas pasan? ¿Alguien jugará a interpretarme a mí y darme forma? Cada día, dice Google, que respiro 23.000 veces, ¡y yo sin enterarme! Y las mismas veces, ¡qué armonía!, son las que parpadeo. Y mientras, hago otras cosas, porque estas, las que hace mi cuerpo, es como si no las hiciera yo, no tengo que preocuparme. Cada día hay una conversación que no esperaba, una confidencia que no me he ganado, un agradecimiento que sé que no me corresponde, quizá también algún disgusto que me despierta y no me permite abstraerme. Cada día, cada día…. Solo pido estar atenta.

Una declaración de intenciones

Juan Serrano

La semana pasada un viejo amigo invitó a muchos viejos amigos a cenar asado. Un jueves, a cenar, con muchos exámenes por corregir y levantándome el viernes a las 6 de la mañana.

Últimamente, la respuesta automática para mí, cuando se me plantean planes tras la puesta de sol —los niños— es la negativa. En esta ocasión me animó mi mujer y dije que sí. Era una convocatoria atípica donde el denominador común era el Departamento de Humanidades de la universidad. Tiendo a anticipar el resultado de las cosas antes de que sucedan y a menudo me privo a mí mismo de la posibilidad de que algo me pueda sorprender.

Sigue leyendo

El eco del folio

Alejandro de Pablo Martínez
Profesor de Humanidades de la Universidad Francisco de Vitoria

Enfrentarse a un folio en blanco es un reto. A veces lo asumimos y en ocasiones intentamos postergarlo aludiendo a incapacidad para ello. Pero desde luego ante un folio, proyecto, vida, experiencia, ante la verdad desnuda, nos encontramos con nosotros mismos.

Sigue leyendo

Tertulia con Rafael Álvarez, El Brujo.

El Máster de Humanidades de la Universidad Francisco de Vitoria, en colaboración con el Instituto Newman, organiza una tertulia sobre la búsqueda del sentido de la vida y la convivencia con el misterio a través del teatro. Tendremos el privilegio de contar con el actor y dramaturgo español Rafael Álvarezmás conocido como «El Brujo«. Acompañarán a nuestro invitado en el diálogo Ricardo Franco, periodista de El Debate y Victoria Hernández Ruiz, profesora de humanidades de la Universidad Francisco de Vitoria.

Día: Jueves 19 de mayo de 2022.
Hora: 19:00 hrs.
Lugar: Pecera del Edificio H de la Universidad Francisco de Vitoria. 
Es necesaria la inscripción en este enlace

*Está actividad no otorga créditos ECTS a los alumnos de la UFV.

Captura de pantalla 2022-05-09 a las 12.49.01

Cristianismo y cultura contemporánea

Licenciado en Pedagogía y doctor en Filosofía, Gregorio Luri es autor de una veintena de libros, el último bajo el título “La mermelada sentimental”. Durante el coloquio que lleva por título “Cristianismo y Cultura Contemporánea: ¿Podemos esperar?”, expresó que se trata de una pregunta urgente que implica una diversidad de respuestas. Con este encuentro de la Universidad de Navarra se quiere reflexionar sobre los retos de la cultura contemporánea y cómo afrontarlos desde una perspectiva cristiana.

No se puede esperar que la solución venga de fuera, empezó argumentando Gregorio Luri, quien afirmó que no se trata tanto de contar lo que dice el cristianismo, sino de contarlo en relación con el mundo contemporáneo. Por dos razones: porque al transmitir la realidad le debemos el elogio del rigor, “Cristo no fue un cenizo y puso las cosas en su sitio”, y porque tiene un carácter de diálogo con esa realidad que es un requisito imprescindible.

En el coloquio también intervino Lupe de la Vallina, fotógrafa especializada en retrato. Dijo que no había que esperar nada porque ya está ocurriendo, y el cristianismo no necesita que vuelva Cristo, la oportunidad de expresar el evento cristiano es el mismo que el del año primero. Expresó que es fascinante la relación que existe con la contemporaneidad: “Si Rosalía o Tangana graban donde graban no es por algo exótico, sino por la potencia histórica de tantos siglos”, declaró.

Junto a ella, Ricardo Piñero, catedrático de Estética en la Universidad de Navarra, afirmó que hay que liberarse del miedo para responder a lo que podemos esperar, para que haya una convivencia serena con la realidad. El proyecto intelectual del máster busca atajar la incertidumbre y transformar la desesperanza actual. “No quiero hacer filosofía cristiana, sino vivir la experiencia real de ser profesor de filosofía, al mínimo problema tomamos un analgésico y no miramos el valor salvífico del dolor”, afirmó.

La aportación del cristianismo para Luri se resume así: frente al presente perdido ante el viento del futuro, la mirada correcta es la del pasado que se proyecta hacia el presente. Ante el cansancio del hombre de sí mismo que le lleva al ideal transhumano, “basta con recordar que hemos conocido el amor de Dios”.

Lupe de la Vallina constató dos mundos en el arte: el moderno vanguardista y el de la experiencia religiosa. Sin embargo, la necesidad de buscar lo infinito le ha llevado a amar la libertad que da el arte como profeta, en el sentido de decir las cosas como son, pese a las apariencias, ya que la poesía es el único lenguaje con el que se puede decir lo eterno: “La cultura cristiana que puede ser transformadora es la que surge del enamoramiento y la necesidad de palpar el misterio último surge de una experiencia, no de un programa”, confesó.

El mundo está para amarlo, insistió G. Luri, pero las cosas grandes, si no se aman, no se conocen. Se puede pensar que la Teología es una ciencia excéntrica, incluso los expertos de otras religiones se sorprenden ante la falta de leyes en el cristianismo, pero hace falta caridad cristiana para tener una mirada adecuada sobre la realidad. “Estamos esperando el analgésico que nos libre de las asechanzas del mal mientras lo bello se oculta tras lo útil”, afirmó.

¿Por qué hay que renunciar a hablar de la belleza? El profesor Piñero se lo preguntó porque, en su opinión, existe un deseo amoroso en el hombre que no encierra un efecto de centrifugadora no saciante, sino que su fin es Cristo. Lamentó que los académicos e intelectuales recientes nieguen esta dimensión en el arte y la ciencia. “Nuestra forma preferida de vivir en el mundo es la belleza, incluso en la favela más miserable te encuentras un tiesto”, manifestó con contundencia.

Gregorio Luri reflexionó que incluso en la fragilidad hay intensidad de belleza, como en el abrazo, el beso, el sol, la comida…, son bellezas efímeras, pero que aportan grandeza porque sabemos que junto a ellas hay una belleza especial: “No hay espectáculo dramático más bello que una Misa que anuncia la victoria de la muerte”, observó, “el hombre se mueve entre el animal y el ángel, puede degradarse y sublimarse, para lo primero solo hay que seguir la inercia, lo segundo exige esfuerzo, precisa llevar la belleza a la vida”.

Ricardo Piñero añadió que eso tiene que ver con la condición de Dios como Belleza absoluta y si somos hijos de Dios por naturaleza es una “estupidez” huir de esa armonía y magnanimidad. “La persona más inteligente y buena con la que he trabajado se llama Josepth Ratzinger, y hablando con él sobre por qué se había apuntado al cristianismo y no al hinduismo, me contestó que por amor, el amor es tumbativo, aunque no se entienda a veces”.

La fotógrafa respondió a las preguntas de los estudiantes asegurando que no hace falta traducir el cristianismo para hacerlo atractivo, solo necesita ser encarnado para que se transmita por ósmosis, por lo que “generar cultura cristiana contemporánea es vivir apasionadamente la fe”.

 

G. Luri finalizó el coloquio animando al auditorio a no vivir como el erizo, encorvado sobre sí mismo, y a reivindicar el alma sin complejos porque no tiene sustitutos. “No hay una manera única de conocer la realidad, hay una parte que demanda una mirada ampliada si se quiere comprender en su singularidad y tenemos pocos instrumentos que ayuden más a esto que la propia fe”, concluyó.

Pablo Delgado, profesor de Fisioterapia UFV: “Una gran mentira es que la felicidad está en la salud”

El profesor Pablo Delgado de la Serna celebró el pasado miércoles 1 de diciembre el Café Newman sobre el sufrimiento y ese mismo viernes le detectaron un cáncer. Un mes y medio después este minicurso iba a ser online, pero Pablo prefirió ver las caras de los universitarios y seguir su vida normal. Aunque le da vergüenza hablar de su libro, propone “Diario de un trasplantado” como base para el trabajo de reflexión universitaria. En este libro relata cómo ve su vida y una de las cosas que más le ayuda, lo que él llama el equipo SAP: Sara (su mujer), Amelia (su hija) y Pablo (él mismo).

Sigue leyendo

Entrevista con el vampiro

Isidro Catela

Hay un tipo calvo, con un fino sentido del humor, que habla con los ojos y baila sevillanas en su silla de ruedas. Dice de sí que es como un muñeco hinchable. Se llama Jordi Sabaté, padece ELA, tiene casi 90.000 seguidores en Twitter y aparece, de vez en cuando, en las noticias porque desde su vida postrada es capaz de encender la llama de otras vidas y hasta de hacer rugir los leones del Congreso para que sus señorías (algunas, al menos) no hagan oídos sordos al clamor de sus rayos infrarrojos. Sin apenas moverse de la cama, ha conseguido que el Congreso de los Diputados tramite una ley para mejorar la vida a los enfermos de ELA y ha recaudado ya más de 300.000 euros para que la ciencia investigue esta enfermedad, todavía tan desconocida, que mata a un español cada ocho horas.

El movimiento de sus ojos le permite utilizar un teclado virtual para escribir y un reproductor de voz para hablar. Jajajá, escupe una voz electrónica sin pizca de gracia y que, sin embargo, te hace reír como si no hubiera un mañana.

Jordi es un tipo con Gracia. Sabe que, en efecto, tiene alguna posibilidad más que el común de los mortales de que no haya un mañana para él en este mundo. Se yergue, sin embargo, como yerba entre el cemento y pone el grito el cielo para que el derecho no sea a morir sino a vivir, para que nadie atropelle la palabra dignidad, ni sea tan necio de confundir valor y precio cuando de hablar de calidad de vida se trata.
Escribe el gurú de los tanatófilos, Peter Singer, barbaridades tales como que no podemos esperar de una persona con Síndrome de Down que toque bien la guitarra, que sea una estrella del baloncesto, o que hable con fluidez unos cuantos idiomas. Todo para acabar sosteniendo que puestos a elegir entre los chimpancés o algunos humanos, él podría quedarse con los monos. Es cierto que los principios desencarnados lo aguantan todo y que, para pasar la prueba del algodón, Singer tendría que tener delante al infante del infanticidio y al bonobo de sus amores. O por qué no, a Jordi Sabaté. Ya que Jordi lanza la caña para tratar de entrevistar a todo humano viviente que pueda dar visibilidad al ELA, aquí hay materia para una gran exclusiva. Se la ha pedido hasta al Rey y está esperando contestación, así que, anímate amigo, pídesela a Peter Singer, a ver si, teniéndote enfrente se atreve a sostenerte la mirada, mientras te recomienda -vivamente – la eutanasia.